En esta sección

Arritmias en niños

Aspectos generales

Una arritmia es el ritmo anormal del corazón. Cuando un niño presenta una arritmia, se envían señales eléctricas anormales a través del músculo cardíaco que puede hacer que los latidos del corazón sean demasiado rápidos (taquicardia), demasiado lentos (bradicardia) o irregulares. Cuando el corazón no late de manera normal, es posible que no pueda bombear sangre al cuerpo de manera eficiente. Esto significa que el cerebro, los pulmones y otros órganos posiblemente no reciben suficiente sangre. Entonces, los órganos no pueden funcionar muy bien y pueden dañarse con el tiempo.

Las arritmias en los niños incluyen lo siguiente:

  • Síndrome de QT largo. Es una enfermedad que normalmente se transmite de padres a hijos (hereditaria), pero no siempre. Muchos niños no presentan síntomas. Pero los desmayos son comunes en aquellos que sí los presentan. También puede incluir paro cardíaco y muerte súbita.
  • Contracción auricular prematura y contracción ventricular prematura. Las contracciones auriculares o ventriculares prematuras son latidos anormales que comienzan en las cavidades superiores ( aurículas) o en las cavidades inferiores del corazón (ventrículos). A menudo son vistos como completamente normales e inofensivos.
  • Taquicardia sinusal. Es un ritmo cardíaco acelerado (mayor a 100 latidos por minuto) que sucede cuando hay fiebre, excitación o ejercicio. Se considera normal.
  • Taquicardia supraventricular. Es el tipo de taquicardia más habitual en niños. Un circuito eléctrico anormal o un sitio focalizado en la aurícula puede causar ritmos cardíacos rápidos. Es posible que se necesite tratamiento si esto sucede a menudo o si dura mucho tiempo. Taquicardia supraventricular, también conocida como taquicardia auricular paroxística y taquicardia supraventricular paroxística.
  • Síndrome de Wolff-Parkinson-White. Normalmente, el recorrido eléctrico de las cavidades superiores del corazón hacia las cavidades inferiores pasa por el nodo auriculoventricular. Es un conjunto de tejidos que sirve de puente entre las 2 cavidades. En el síndrome de Wolff-Parkinson-White, existe un recorrido eléctrico adicional entre las cavidades superiores e inferiores. Esto permite que pase electricidad por fuera del recorrido normal. Está presente desde el nacimiento. Un síntoma común es el ritmo cardíaco acelerado. Muchos niños no tienen síntomas. En casos raros, puede ocurrir muerte súbita.
  • Taquicardia ventricular. Es una arritmia con potencial riesgo de vida. Está marcada por señales eléctricas muy rápidas que comienzan en los ventrículos, en lugar de las aurículas. Puede ser ocasionada por enfermedad cardíaca, puede suceder luego de cirugías del corazón o puede ser causada por una enfermedad genética. El niño puede sentirse débil, cansado, mareado o desmayarse (síncope). También puede sentir los latidos del corazón (palpitaciones).
  • Síndrome del seno enfermo. En esta enfermedad, el marcapasos natural del corazón (nódulo sinusal) no funciona correctamente. Esto causa una disminución en los latidos cardíacos. Es una enfermedad poco frecuente en niños. Pero puede aparecer en niños que se han sometido a una cirugía a corazón abierto. Es posible que el niño no presente síntomas. Un niño con síntomas puede sentirse cansado o mareado, o puede desmayarse.
  • Bloqueo cardíaco completo. Esto sucede cuando la señal eléctrica de las cavidades superiores a las inferiores se bloquea. Con esta enfermedad, el corazón a menudo late de forma mucho más lenta. Se puede nacer con esta enfermedad. O el niño puede desarrollar la enfermedad luego de una cirugía, una enfermedad cardíaca o una infección. Los síntomas pueden incluir poca energía, debilidad o desmayos.

Causas

La causa de una arritmia puede ser desconocida. Algunas de las causas conocidas en los niños pueden incluir:

  • Problema cardíaco presente en el nacimiento (congénito)
  • Problema cardíaco que es heredado
  • Infecciones
  • Niveles anormales de algunos químicos en la sangre
  • Reacción normal al ejercicio, la fiebre o las emociones
  • Cambios en la estructura del corazón
  • Anormalidad de conducción eléctrica
  • Como resultado de una cirugía cardíaca

Síntomas

Un niño con arritmia puede no presentar síntomas. Para aquellos que sí presentan, los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Sensación de debilidad
  • Sensación de cansancio
  • Sensación de revoloteo del corazón (palpitaciones)
  • Baja presión sanguínea
  • Sentirse mareado
  • Desmayos (síncope)
  • Mala alimentación

Los síntomas de una arritmia pueden parecerse a otras enfermedades o problemas cardíacos. Asegúrese de que su hijo vea a un profesional de la salud para recibir un diagnóstico.

Diagnóstico

El profesional de la salud que atiende a su hijo le preguntará sobre los antecedentes médicos y familiares. Buscará signos y síntomas de una arritmia. El profesional de la salud le realizará un examen a su hijo que se enfocará en el corazón. Es probable que su hijo necesite ver a un cardiólogo pediátrico. Es un médico con formación especializada para tratar niños con problemas cardíacos. Es posible que su hijo necesite algunas pruebas, que incluyen:

  • Electrocardiograma. Este examen sencillo mide la actividad eléctrica del corazón. Un electrocardiograma puede mostrar una arritmia. La prueba puede ser:
    • Electrocardiograma en reposo. Mientras su hijo esté recostado se le colocarán electrodos que se conectan a la máquina de electrocardiograma mediante cables. El electrocardiograma registra la actividad eléctrica del corazón durante aproximadamente un minuto.
    • Prueba de esfuerzo (electrocardiograma en ejercicio). Su hijo estará conectado a la máquina de electrocardiograma como se describe más arriba. Deberá caminar en una cinta o pedalear en una bicicleta mientras se graba el electrocardiograma. Esta prueba se realiza para verificar el corazón durante el ejercicio.
  • Monitoreo por Holter. Se revisará el ritmo cardíaco de su hijo durante 24 a 48 horas. Su hijo llevará un monitor portátil pequeño mientras realiza las actividades normales.
  • Estudio electrofisiológico. Para esta prueba, el médico le coloca un tubo pequeño y delgado (catéter) en un vaso sanguíneo grande de la pierna o del brazo. El médico mueve el catéter hacia el corazón de su hijo. Esta prueba puede revelar el tipo de señal eléctrica que causa el problema, y dónde está la señal.
  • Prueba de inclinación. Esta prueba se puede realizar si su hijo se desmaya con frecuencia. La prueba revisa el ritmo cardíaco y la presión sanguínea de su hijo mientras cambia de posición.
  • Ecocardiograma. Esta prueba utiliza ondas de sonido para realizar imágenes detalladas de la estructura y la función del corazón de su hijo.
  • Registrador de bucle implantable. Este dispositivo de monitoreo del corazón puede utilizarse cuando el médico piensa que su hijo está en alto riesgo de una arritmia o porque otras pruebas no arrojaron un resultado directo. Esta prueba puede utilizarse solo en niños con riesgo alto. El dispositivo se coloca debajo de la piel y se utiliza en monitoreos a largo plazo.
  • Imagen por resonancia magnética. Puede utilizarse para evaluar la estructura anormal del corazón que puede ser centro de la actividad eléctrica anormal.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado de salud general de su niño. También dependerá de la gravedad de la enfermedad. Algunos niños no necesitan tratamiento. Si su hijo necesita tratamiento, será atendido por un cardiólogo pediátrico. El tratamiento consta de lo siguiente:

  • Medicamentos. Con medicación se pueden aliviar los síntomas o eliminar las arritmias.
  • Ablación por radiofrecuencia. Este procedimiento utiliza un catéter especial para destruir el tejido que causa las señales eléctricas anormales.
  • Cirugía. La cirugía puede detener un ritmo cardíaco anormal.
  • Marcapasos. Es posible que sea necesario un marcapasos artificial para tratar el ritmo cardíaco anormalmente lento. El marcapasos es un dispositivo pequeño que se coloca dentro de la panza (abdomen) o pecho. Le da una pequeña cantidad de electricidad al corazón para que se mantenga latiendo con normalidad.
  • Desfibrilador cardioversor implantable. Este dispositivo se coloca en el pecho o el abdomen. Automáticamente envía un choque para detener un ritmo anormal o peligroso. Algunos dispositivos cardioversores implantables funcionan también como marcapasos.
  • Cardioversión eléctrica. Durante este procedimiento, se da un choque eléctrico. Detiene brevemente la acción eléctrica anormal del corazón. «Resetea» el marcapasos normal del corazón. Entonces el corazón puede reiniciarse a un ritmo normal.

Complicaciones

Pueden ocurrir complicaciones, según el tipo de arritmia y de su gravedad. Las complicaciones pueden incluir:

  • Daño en el cerebro, riñones, pulmones, hígado y otros órganos.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Coágulos de sangre. Un coágulo de sangre en el cerebro puede ocasionar un accidente cerebrovascular.
  • Muerte súbita cardíaca.

Cómo sobrellevar

Algunas arritmias no causan problemas. Otras son más graves. Un niño con una arritmia grave necesitará chequeos frecuentes.

Hable con el profesional de la salud que atiende al niño sobre cómo manejar la arritmia de su hijo. Es probable que su hijo necesite pruebas periódicas. O es probable que su hijo no pueda participar de algunos deportes o actividades.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Llame al profesional de la salud de su hijo si presenta síntomas de arritmia. Entre ellos se encuentran:

  • Sensación de debilidad o cansancio
  • Palpitaciones cardíacas
  • Sentirse mareado
  • Desmayos (síncope)
  • Mala alimentación

Puntos claves

  • Una arritmia es el ritmo anormal del corazón. Puede ser un ritmo cardíaco muy rápido, muy lento o irregular.
  • La causa puede ser desconocida. En algunos casos, es ocasionada por un problema que está presente en el nacimiento o por un problema heredado o una infección.
  • Es posible que no haya síntomas. O bien el niño puede tener síntomas de moderados a graves.
  • Su hijo puede necesitar ver un médico cardiólogo pediátrico para un diagnóstico. Es probable que también sea necesario hacerle estudios a su hijo.
  • Algunos niños no necesitan tratamiento. Si se proporciona tratamiento, su hijo puede necesitar medicación, ablación por radiofrecuencia, un dispositivo o cirugía.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes