En esta sección

Osteosarcoma en niños

Aspectos generales

El osteosarcoma es muy poco frecuente, pero es el tipo de cáncer de hueso más común en niños y adolescentes. Y es más común en adolescentes y adultos jóvenes.

El osteosarcoma es un tipo de cáncer que comienza en el hueso. Las células cancerosas (malignas) parecen células óseas inmaduras. El hueso que forman no es fuerte.

El tumor suele crecer en los extremos de los huesos largos, principalmente en la parte inferior del hueso del muslo (fémur) y en la parte superior del hueso de la espinilla (tibia). La parte superior del húmero, cerca del hombro, es otro lugar donde suele comenzar.

El equipo de tratamiento de su hijo podrá explicarle el tipo que tiene y lo que significa.

Causas

Se desconoce la causa exacta. El cáncer es provocado por cambios en el ADN de las células. En la mayoría de los casos de osteosarcoma, estos cambios no se transmiten de padres a hijos, sino que ocurren por azar.

Factores de riesgo

Los niños con determinados síndromes de cáncer hereditarios raros pueden tener mayor riesgo de padecer osteosarcoma. Recibir tratamiento de radioterapia o quimioterapia para otros tipos de cáncer también aumenta el riesgo.

Otros factores de riesgo de osteosarcoma son:

  • Edad entre 10 y 30 años
  • Estatura alta
  • Sexo masculino
  • Determinadas enfermedades óseas

Síntomas

Pueden ser diferentes en cada niño. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Dolor en los huesos o articulaciones en la zona donde se encuentra el tumor
  • Inflamación en la zona donde se encuentra el tumor
  • Bulto (masa) en el hueso afectado
  • Mayor dolor al hacer actividad física o a la noche
  • Fractura de un hueso sin motivo conocido

Los síntomas del osteosarcoma pueden ser muy parecidos a los de otras enfermedades más comunes. Asegúrese de que su hijo acuda a un profesional sanitario para que le realicen un diagnóstico.

Diagnóstico

El profesional sanitario que atiende a su hijo le preguntará sobre sus antecedentes médicos y los síntomas que presenta. Examinará a su hijo. El médico podría remitirlo a un especialista, que puede ser un especialista en huesos (cirujano ortopédico) o un especialista en cáncer de hueso (oncólogo ortopédico). Es posible que su hijo necesite realizarse los siguientes estudios:

  • Radiografía. Una radiografía utiliza una pequeña cantidad de radiación para tomar imágenes de los huesos y otros tejidos del cuerpo.
  • Análisis de sangre. El osteosarcoma puede provocar cambios en algunos análisis de sangre. Por ejemplo, los valores de los análisis hepáticos y de la tasa de sedimentación eritrocítica pueden ser más altos de lo normal. Los análisis de sangre también dan una idea del estado de salud general de su hijo.
  • Tomografía computarizada. En este examen se utilizan rayos X y una computadora para obtener imágenes detalladas del interior del cuerpo.
  • Imagen por resonancia magnética. Para este examen se utilizan imanes grandes, ondas de radio y una computadora para obtener imágenes detalladas del interior del cuerpo.
  • Gammagrafía ósea. Se inyecta en una vena una pequeña cantidad de un marcador radiactivo. Este se desplaza por la sangre y luego se escanea todo el cuerpo. El marcador se acumula en aquellas partes del hueso donde puede haber cáncer.
  • Tomografía por emisión de positrones. En este análisis, se coloca azúcar radiactiva en el torrente circulatorio. Las células cancerosas utilizan más azúcar que las células normales, por lo que el azúcar se acumulará en las células cancerosas. Se utiliza una cámara especial para ver en qué parte del cuerpo se encuentra el azúcar radiactiva. Una tomografía por emisión de positrones suele detectar las células cancerosas en diferentes partes del cuerpo, incluso cuando no se pueden ver en otras pruebas. Esta prueba suele utilizarse junto con una tomografía computarizada. Esto se denomina tomografía por emisión de positrones/tomografía computarizada.
  • Biopsia del tumor. Se extrae una pequeña parte (muestra) del tumor y se analiza para detectar células cancerosas. Para diagnosticar el osteosarcoma, es necesario realizar una biopsia. La biopsia puede hacerse con una aguja o mediante cirugía. Es muy importante que sea realizada por un médico con experiencia y conocimientos sobre tumores óseos.

Tras un diagnóstico de osteosarcoma, podrían realizarse otros exámenes. Estos exámenes ayudan a los profesionales de la salud a obtener más información sobre el cáncer. Muestran cuánto cáncer hay y qué tan lejos se propagó (esto se denomina metástasis) en el cuerpo de su hijo. Luego se asigna un estadio.

Un sistema de estadificación comúnmente utilizado emplea grupos de estadios con un valor de 1 a 3. Se escriben con los números romanos I, II y III. Algunos sistemas de estadificación incorporan un estadio 4 (IV). Cuanto mayor es el número, más cáncer hay y más se extendió. Se pueden usar letras y números después del número romano para dar más detalles.

La estadificación del osteosarcoma también tiene en cuenta el grado del tumor. Se trata de una medida que indica cuánto se parecen las células cancerosas a las células normales. Se usa un 1 o un 2. En los tumores de grado 1 (G1), las células cancerosas se parecen mucho a las normales y tienden a crecer y diseminarse más lento que las de grado 2. También se lo llama «tumor bien diferenciado». El tumor de grado 2 (G2) se denomina «tumor anaplásico», y las células son muy diferentes de las normales. Tienden a crecer y diseminarse rápidamente.

Al trabajar en un plan de tratamiento, algunos profesionales utilizan una manera más sencilla de describir el osteosarcoma:

  • «Localizado» significa que el cáncer solo está en el hueso y los tejidos cercanos. La mayoría de los osteosarcomas son localizados cuando se detectan.
  • «Avanzado» o «metastásico» significa que el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo, como otros huesos o los pulmones.

El osteosarcoma localizado luego se clasifica en 1 de estos grupos:

  • Extirpable: significa que todo el tumor puede extraerse con cirugía.
  • Inextirpable o no extirpable: no puede extraerse por completo.

El estadio de un cáncer es uno de los aspectos más importantes que se deben conocer para decidir el tratamiento. Asegúrese de pedirle a su profesional de la salud que le explique el estadio del cáncer de su hijo con palabras que usted pueda entender.

Tratamiento

El tratamiento dependerá del estadio y otros factores. El osteosarcoma puede tratarse de cualquiera de las siguientes maneras:

  • Cirugía. Se puede realizar una cirugía para tratar de salvar un brazo o una pierna. Esto se denomina cirugía de rescate de extremidades o cirugía de conservación de extremidades. O también se puede realizar para cortar un brazo o una pierna (amputación). En otros casos se recurre a procedimientos quirúrgicos para extirpar los tumores de otras partes del cuerpo.
  • Quimioterapia Es un tratamiento con fármacos fuertes que destruyen las células cancerosas. Por lo general, se administran antes de la cirugía para ayudar a reducir el tamaño del tumor. También pueden darse después de la cirugía para ayudar a destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado en el cuerpo. La quimioterapia se administra en ciclos con períodos de descanso.
  • Radioterapia. Consiste en utilizar rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir las células cancerosas o evitar que crezcan. No se suele utilizar radiación para tratar el osteosarcoma. Puede recurrirse a ella cuando resulta difícil eliminar un tumor por completo con cirugía. O bien, puede usarse para hacer más lento el crecimiento de un tumor y controlar los síntomas. También pueden administrarse medicamentos radiactivos por vía intravenosa. Se acumulan en las células cancerosas y las destruyen.
  • Tratamiento dirigido. Estos fármacos se dirigen a los cambios que se producen principalmente en las células cancerosas. Esto les permite destruir células cancerosas limitando los daños en las células normales.
  • Ensayos clínicos. Pídale al profesional de la salud de su hijo si hay tratamientos que estén siendo probados y que podrían funcionar bien para su hijo. Los ensayos clínicos son una buena manera de obtener el mejor tratamiento disponible junto con un nuevo tratamiento que podría ser aun mejor.

Con cualquier cáncer, la recuperación de cada niño puede variar (pronóstico). Recuerde lo siguiente:

  • Para lograr el mejor pronóstico, es importante recibir tratamiento médico de inmediato. El cáncer que se ha diseminado es más difícil de tratar.
  • Es necesaria la atención de seguimiento continua durante el tratamiento y luego de él.
  • Se están probando tratamientos nuevos para mejorar los resultados y reducir los efectos secundarios.

Complicaciones

Algunos problemas vinculados con el osteosarcoma o su tratamiento incluyen:

  • Infección o hemorragia debido a la cirugía
  • Injertos o varillas sueltos o rotos por la cirugía de preservación de extremidades
  • Pérdida de cabello, llagas en la boca, náuseas, vómitos, diarrea, mayor riesgo de infección, aparición de hematomas y hemorragias con facilidad, y cansancio a raíz de la quimioterapia
  • Irritación en la piel, pérdida de cabello, náuseas, diarrea, poco crecimiento óseo, daño en los órganos y tumores nuevos provocados por la radiación
  • Dificultades emocionales y físicas a causa del tumor, la cirugía u otros tratamientos
  • Problemas cardíacos y pulmonares provocados por la quimioterapia o el tratamiento dirigido
  • Problemas de crecimiento y desarrollo
  • Problemas para tener hijos (fertilidad) en el futuro
  • Reaparición del cáncer (recidiva)
  • Desarrollo de otros cánceres en el futuro (cánceres secundarios)

Cómo sobrellevar

Un niño con osteosarcoma necesita atención continua. A su hijo lo atenderán oncólogos y otros profesionales de la salud para tratar los efectos tardíos del tratamiento y descartar signos o síntomas de reaparición del tumor. A su hijo le realizarán pruebas de diagnóstico por la imagen y otras pruebas. Es posible que deba llevarlo a ver a otros profesionales de la salud para tratar problemas provocados por el tumor o el tratamiento. También es posible que su hijo necesite tratamiento para aumentar el movimiento y la fuerza muscular. Este tratamiento puede brindarlo un fisioterapeuta o un terapeuta ocupacional.

Puede ayudar a su hijo a manejar su tratamiento de muchas maneras. Por ejemplo:

  • Su hijo puede tener problemas para comer. Un especialista en dietética puede ayudarlo.
  • Puede que su hijo esté muy cansado. Tendrá que equilibrar el descanso y la actividad. Aliente a su hijo a hacer un poco de ejercicio. Eso es bueno para la salud en general y puede ayudar a aliviar el cansancio.
  • Busque apoyo emocional para su hijo. Un asesor, un terapeuta o un grupo de apoyo para niños pueden ayudar.
  • Asegúrese de que su hijo asista a las citas de seguimiento.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

El equipo de tratamiento de su hijo hablará con usted sobre los problemas a los que debe estar atento y los cambios por los que debe llamar de inmediato. Asegúrese de averiguar a qué número llamar si tiene preguntas o inquietudes después del horario de atención o los fines de semana y feriados.

Es posible que se le indique que llame al profesional de la salud si su hijo:

  • Muestra síntomas que empeoran o no mejoran con el tratamiento, como vómitos aunque esté tomando medicamentos contra las náuseas.
  • Presenta nuevos síntomas
  • Tiene efectos secundarios del tratamiento, como:
    • fiebre
    • Escalofríos
    • Dificultad para respirar
    • Tos
    • Diarrea
    • Dificultades para comer o beber

Puntos claves

  • El osteosarcoma es un cáncer de hueso. No es frecuente, pero es el tipo de cáncer de hueso más común en niños y adolescentes.
  • Los síntomas pueden incluir dolor de huesos, inflamación o un bulto (masa).
  • El cáncer puede verse en una radiografía o en otras pruebas de diagnóstico por la imagen. Se diagnostica con una biopsia.
  • La biopsia y la cirugía deben ser hechas por un cirujano ortopédico con experiencia en el tratamiento del osteosarcoma.
  • El tratamiento generalmente consiste en quimioterapia y cirugía. La cirugía puede estar orientada a la conservación de extremidades o consistir en una amputación.
  • Es necesaria la atención de seguimiento continua durante el tratamiento y luego de él.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas y procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes