En esta sección

Linfoma no hodgkiniano en niños

Aspectos generales

El linfoma no hodgkiniano es un cáncer que se origina en el sistema linfático. El sistema linfático es parte del sistema inmunitario. Ayuda a combatir las enfermedades y las infecciones.

El linfoma no hodgkiniano es provocado por el crecimiento de células anormales en el sistema linfático. Las células también se propagan hacia otros órganos y tejidos del cuerpo (metástasis). El linfoma no hodgkiniano es poco común en niños. Puede ocurrir a cualquier edad y afecta con mayor frecuencia a hombres que a mujeres.

Hay distintos tipos de linfomas no hodgkinianos en niños. Sin embargo, la mayoría suelen crecer rápidamente. El equipo de atención de su hijo puede solicitar realizar distintas pruebas según el tipo de linfoma detectado. Las opciones de tratamiento también dependerán del tipo específico de linfoma.

Causas

Los investigadores no saben exactamente la causa del linfoma no hodgkiniano. Los genes y algunas infecciones virales pueden aumentar el riesgo de que su hijo tenga linfoma no hodgkiniano. Entre los factores de riesgo que pueden estar relacionados con el linfoma no hodgkiniano se incluyen:

  • Infección con el virus de Epstein-Barr, este virus causa mononucleosis
  • El virus del VIH, que causa el sida
  • Radioterapia como tratamiento para el cáncer en el pasado
  • Algunas enfermedades hereditarias del sistema inmunitario presentes desde el nacimiento
  • Tomar medicamentos antirrechazo después de un trasplante de órgano

Síntomas

En muchos casos, el linfoma no hodgkiniano en niños no presenta síntomas hasta ya haber crecido o proliferado. Cuando se diagnostica, muchos niños ya se encuentran con la enfermedad en estado avanzado. Esto se debe a que los síntomas son repentinos y los tumores suelen crecer rápido. Un niño puede ponerse muy enfermo en un periodo de tiempo breve (un par de días o semanas).

Los signos y los síntomas dependen del tipo de linfoma no hodgkiniano. Entre los síntomas de tumor en el vientre (abdomen) se incluyen:

  • Dolor abdominal
  • Náuseas y vómitos
  • Fiebre
  • Dificultar para hacer deposiciones (estreñimiento)
  • Poco apetito

Entre los síntomas de los tumores en el tórax se incluyen:

  • Problemas respiratorios o de deglución
  • Dolor al respirar profundamente
  • Tos o sibilancia
  • Pitidos al respirar
  • Inflamación o piel azul en la cabeza y brazos

Otros síntomas pueden incluir:

  • Inflamación indolora de los ganglios linfáticos, el pecho, el abdomen, la axila o la ingle.
  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Dolor de huesos y articulaciones
  • Transpiración nocturna
  • Cansarse fácilmente (fatiga)
  • Pérdida de peso
  • Poco apetito
  • Picazón en la piel
  • Infecciones recurrentes

Los síntomas del linfoma no hodgkiniano pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo acuda a un profesional sanitario para que le realicen un diagnóstico.

Diagnóstico

El profesional sanitario que atiende a su hijo le preguntará sobre sus antecedentes médicos y los síntomas que presenta. Examinará a su hijo. Es posible que su hijo necesite realizarse los siguientes estudios:

  • Análisis de sangre y orina. Se recolectan muestras de sangre y orina para luego hacerles pruebas en un laboratorio.
  • Biopsia de ganglio linfático. Se toma un pequeño trozo de tejido, o muestra, de los ganglios linfáticos (u otras zonas anormales). Esto se hace normalmente durante la cirugía. Se hace para verificar si hay células cancerosas. Este tipo de biopsia es necesario para diagnosticar el linfoma no hodgkiniano.
  • Radiografías torácicas.  Una radiografía de tórax muestra el corazón, los pulmones y otras partes del tórax. Puede mostrar si el linfoma no hodgkiniano se ha proliferado hacia los ganglios linfáticos en el tórax.
  • Tomografía computarizada. Esto puede realizarse para revisar el abdomen, el pecho y la pelvis. En una tomografía computarizada, se utilizan rayos X y una computadora para realizar imágenes detalladas del interior del cuerpo. A veces se administra un medio de contraste en la sangre para obtener imágenes más claras.
  • Escáner de imagen por resonancia magnética. En una imagen por resonancia magnética, se utilizan imanes grandes, ondas de radio y una computadora para obtener imágenes detalladas del cuerpo. Esta prueba puede usarse para revisar el cerebro y la médula espinal. También puede usarse si los resultados de la radiografía o de la tomografía computarizada no son claros.
  • Ecografía. A esto también se le denomina ecosonografía. Se utilizan ondas de sonido y una computadora para tomar imágenes de los vasos sanguíneos, de los tejidos y de los órganos.
  • Tomografía por emisión de positrones. En este análisis, se coloca azúcar radiactiva en el torrente circulatorio. Las células cancerosas utilizan más azúcar que las células normales, por lo que el azúcar se acumulará en las células cancerosas. Se utiliza una cámara especial para escanear todo el cuerpo y verificar dónde se acumuló el azúcar radiactiva. Una tomografía por emisión de positrones suele detectar las células cancerosas en diferentes partes del cuerpo, incluso cuando no se pueden ver en otras pruebas. Esta prueba suele utilizarse junto con una tomografía computarizada. Esto se denomina tomografía por emisión de positrones/tomografía computarizada.
  • Aspiración o biopsia de médula ósea. La médula ósea es un líquido espeso que se encuentra en el centro de algunos huesos. Es donde se crean los glóbulos sanguíneos. Se puede extraer una pequeña cantidad de médula ósea utilizando una aguja. A esto se le llama aspiración. Algunas veces, se extrae una muestra sólida de médula ósea con una aguja más grande. Esto se denomina biopsia por aguja del núcleo. La médula ósea normalmente se extrae desde el hueso de la cadera. Esta prueba se realiza para detectar si las células cancerosas llegaron a la médula ósea.
  • Punción lumbar. Se coloca una aguja larga y delgada en la espalda baja, entre los huesos de la columna vertebral y dentro del canal espinal. Esta es la zona que rodea la médula espinal y el cerebro que contiene un líquido llamado líquido cefalorraquídeo. El líquido cefalorraquídeo amortigua y sostiene la médula espinal y el cerebro. Se extrae una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo y se verifica la presencia de células cancerosas
  • Muestra de líquido pleural o peritoneal. Se extrae el líquido que está alrededor de los pulmones (pleura) o del abdomen (peritoneo). El líquido se analiza para detectar la presencia de células cancerosas.

Estadificación

Parte del diagnóstico del cáncer se denomina estadificación. La estadificación es el proceso de determinación de cuántas células cancerosas hay presentes y si se han expandido. La estadificación se utiliza para decidir las mejores opciones de tratamiento. Hay diferentes maneras de estadificar el linfoma no hodgkiniano. Consulte al proveedor sanitario de su hijo acerca de su estadio del cáncer y su significado. El sistema St. Jude es el que se utiliza con mayor frecuencia. El linfoma no hodgkiniano se divide en 4​​​​​​​ etapas:

  • Estadio I (1). El linfoma está presente en un solo lugar. Se encuentra en los ganglios linfáticos de solo una parte del cuerpo o hay solo un tumor que no está en un ganglio linfático. El linfoma no hodgkiniano de estadio I no se encuentra en el pecho ni en el abdomen (vientre).
  • Estadio II (2). El linfoma no está en el pecho, pero se encuentra en uno de los siguientes lugares:
    • El linfoma es solo un tumor que está cerca del ganglio linfático
    • Se encuentra en dos o más lugares, pero reunidos en la parte superior o inferior del cuerpo (ya sea todos arriba o todos abajo del diafragma)
    • El linfoma se originó en el tracto digestivo y se puede extraer completamente mediante cirugía, donde también se pueden extraer los ganglios linfáticos con cáncer.
  • Estadio III (3). Puede tener cualquiera de las siguientes características:
    • El linfoma se encuentra en la parte superior y la parte inferior del cuerpo (arriba y abajo del diafragma)
    • Se originó en el pecho
    • Se originó en el abdomen (vientre) y es demasiado grande para extraerse con cirugía
    • Hay un linfoma cerca de la columna vertebral y tal vez en otras partes del cuerpo
  • Estadio IV (4). El linfoma se encuentra en la médula ósea o en el sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) cuando se detecta por primera vez. También puede estar presente en otras partes del cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento dependerá del tipo y el estadio del linfoma. El linfoma no hodgkiniano puede tratarse con cualquiera de los siguientes tratamientos:

  • Quimioterapia En este tratamiento se utilizan medicamentos que eliminan las células cancerosas o evitan que crezcan. Puede administrarse por vía intravenosa hacia las venas, inyectarse en el tejido (como una vacuna) o por vía oral.
  • Radioterapia. Consisten en rayos X de alta energía u otros tipos de radiación. Se utilizan para destruir las células o ayudar a evitar que crezcan.
  • Cirugía. Es posible hacer cirugías para extraer los tumores.
  • Anticuerpos monoclonales. Este es un tipo de tratamiento dirigido que utiliza medicamentos para eliminar las células cancerosas sin ocasionar daños a las células sanas.
  • Quimioterapia con dosis alta y con trasplante de células madre. Se extraen glóbulos sanguíneos jóvenes (llamados células madre) del niño o de otra persona. El niño recibe una alta cantidad de quimioterapia para dañar la médula ósea. Después de la quimioterapia, se vuelven a implantar las células madre.
  • Atención de sostén. El tratamiento puede causar efectos colaterales. Se pueden usar medicamentos y otros tratamientos para facilitar o ayudar a evitar los efectos secundarios como el dolor, la fiebre, las infecciones, las náuseas y los vómitos.
  • Ensayos clínicos. Pídale al profesional de la salud de su hijo si hay tratamientos que estén siendo probados y que podrían funcionar bien para su hijo. La mayoría de los niños con cáncer se tratan como parte de un ensayo clínico.

Su hijo necesitará atención de seguimiento durante el tratamiento y después de él para realizar lo siguiente:

  • Hacer seguimiento de su respuesta al tratamiento
  • Controlar los efectos secundarios del tratamiento
  • Revisar si el cáncer vuelve a crecer o si expande

Con el tratamiento, la mayoría de los niños con linfoma no hodgkiniano suelen vivir muchos años. Con cualquier cáncer, la recuperación de cada niño puede variar (pronóstico). Recuerde lo siguiente:

  • Para lograr los mejores resultados, es importante recibir tratamiento médico de inmediato.
  • Es necesaria la atención de seguimiento continua durante el tratamiento y luego de él.
  • Se están probando tratamientos nuevos para mejorar los resultados y aliviar los efectos colaterales.
  • Más del 80% de los niños con cáncer se curan.

Complicaciones

Las posibles complicaciones dependen del tipo y el estadio del linfoma. También varían mucho dependiendo de su ubicación y su tratamiento. Los problemas puede ser los siguientes:

  • Daños en el corazón y los vasos sanguíneos
  • Problemas pulmonares
  • Cambios en las capacidades cognitivas, el aprendizaje y la memoria
  • Mayor probabilidad de tener otros tipos de cáncer en el futuro
  • Problemas para tener hijos (infertilidad)
  • Retrasos en el desarrollo y el crecimiento
  • Muerte

El tratamiento también puede tener efectos secundarios como los siguientes:

  • Mayor riesgo de hemorragia
  • Mayor riesgo de infecciones
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Poco apetito
  • Llagas en la boca
  • Pérdida de cabello

Cómo sobrellevar

Puede ayudar a su hijo a manejar su tratamiento de muchas maneras. Por ejemplo:

  • Busque apoyo emocional para su hijo. Puede ser útil encontrar un asesor o un grupo de apoyo para niños.
  • Asegúrese de que su hijo asista a las citas de seguimiento.
  • Su hijo puede tener problemas para comer. Un especialista en dietética puede ayudarlo.
  • Puede que su hijo esté muy cansado. Tendrá que equilibrar el descanso y la actividad. Aliente a su hijo a hacer un poco de ejercicio. Eso es bueno para la salud en general y puede ayudar a aliviar el cansancio.
  • Si su hijo consume tabaco, ayúdelo o haga que deje de consumir. Si su hijo no consume tabaco, asegúrese de que sepa los peligros de fumar y de que lo haga.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Llame al profesional de la salud si su hijo tiene:

  • Tiene síntomas que empeoran
  • Presenta nuevos síntomas
  • Tiene efectos colaterales del tratamiento

Puntos claves

  • El linfoma no hodgkiniano es un tipo de cáncer que afecta al sistema linfático.
  • Los síntomas dependen de la parte del cuerpo afectada y de la ubicación del tumor. Los síntomas comunes son inflamación indolora de los ganglios linfáticos, dificultad para respirar, transpiración nocturna, fiebre y sensación de cansancio.
  • Para diagnosticar el linfoma no hodgkiniano, es necesario realizar una biopsia del ganglio linfático. También se realizan muchas otras pruebas.
  • El tratamiento puede incluir medicamentos, radiación, trasplantes de células madre y cirugía.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes