En esta sección

Hernia diafragmática en niños

Aspectos generales

Una hernia diafragmática es una malformación congénita que se produce en aproximadamente 1 de cada 2,500 recién nacidos. Aparece en los bebés durante el embarazo.

Esta enfermedad consiste en la presencia de un orificio en el diafragma del bebé. El diafragma es el músculo que separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal. Algunos de los órganos que normalmente se encuentran en el abdomen del bebé ascienden hasta la cavidad torácica a través de este orificio. Se trata de un problema potencialmente mortal.

Los 2 tipos más comunes de hernia diafragmática son los siguientes:

  • Hernia de Bochdalek. Este tipo de hernia afecta uno de los costados y la parte de atrás del diafragma. El estómago, el hígado, el bazo o los intestinos ascienden hasta la cavidad torácica del niño.
  • Hernia de Morgagni. Este tipo de hernia afecta la parte delantera del diafragma. El hígado o los intestinos ascienden hasta la cavidad torácica del niño.

Causas

El diafragma del niño se forma entre la semana 4 y la semana 12 de embarazo. El esófago y los intestinos también se forman durante este período. El esófago es el tubo que conecta la garganta con el estómago.

En la hernia de Bochdalek, el diafragma del niño podría no formarse correctamente o el intestino del niño podría quedar atrapado en la cavidad torácica durante la formación del diafragma. Este tipo de hernia diafragmática constituye aproximadamente 8 de cada 10 casos.

En la hernia de Morgagni, el tendón que debería formarse en el medio el diafragma no se desarrolla correctamente. Este tipo de hernia diafragmática constituye 1 de cada 50 casos.

En ambos tipos de hernias, el diafragma y el aparato digestivo no se forman correctamente.

La hernia diafragmática se debe a muchos factores. Puede suceder debido a factores genéticos o ambientales. Eso significa que los genes transmitidos por los padres pueden ser una de las causas de esta enfermedad. Los factores ambientales desconocidos son otra de las causas posibles.

Síntomas

Los síntomas pueden ser ligeramente distintos en cada niño.

Los síntomas de la hernia diafragmática de Bochdalek aparecen poco después del nacimiento y pueden incluir lo siguiente:

  • Dificultad para respirar
  • Respiración acelerada
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Coloración azulada de la piel (cianosis)
  • Alteraciones en el desarrollo del pecho (un lado del pecho es más grande que el otro)
  • El abdomen parece estar hundido (cóncavo o escafoide)

Un bebé nacido con hernia de Morgagni podría no tener ningún síntoma.

Los síntomas de esta enfermedad pueden ser similares a los de otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo vea a un profesional de la salud para recibir un diagnóstico.

Diagnóstico

Un profesional de la salud podría detectar esta enfermedad en una ecografía durante el embarazo. En caso de detectar esta enfermedad, se le pueden realizar otros estudios al bebé en desarrollo, como una imagen por resonancia magnética fetal, para obtener más información.

Después del nacimiento, el profesional de la salud que atiende a su bebé realizará un examen. También es posible que le deban realizar a su hijo una radiografía de tórax. Este estudio revelará cualquier problema en los pulmones, diafragma e intestinos de su hijo.

Es probable que su hijo también necesite realizarse las siguientes pruebas:

  • Gasometría arterial. Este análisis de sangre sirve para medir el correcto funcionamiento de los pulmones y la respiración del bebé.
  • Análisis de sangre para detectar trastornos cromosómicos. Este análisis muestra si su bebé tiene algún problema genético.
  • Ecografía del corazón (ecocardiograma). Este estudio muestra si su bebé tiene algún problema en el corazón y las válvulas cardíacas.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado de salud general de su niño. También dependerá de la gravedad de la anomalía.

Unidad de cuidados intensivos neonatales

Los bebés con esta enfermedad necesitan atenderse en una unidad de cuidados intensivos neonatales. Estos bebés no pueden respirar bien por su cuenta porque sus pulmones no están completamente desarrollados. La mayoría de los bebés necesitan un respirador (ventilación mecánica). El respirador los ayuda a respirar.

Tratamiento de oxigenación por membrana extracorpórea

Algunos bebés con problemas graves necesitan estar conectados a una máquina de bypass cardiopulmonar (oxigenación por membrana extracorpórea) La oxigenación por membrana extracorpórea realiza el trabajo que deberían realizar el corazón y los pulmones del bebé. Suministra oxígeno al torrente circulatorio del bebé. También bombea sangre al cuerpo del bebé. La oxigenación por membrana extracorpórea puede utilizarse de forma temporal. Es posible que el bebé la necesite hasta que su estado de salud mejore.

Cirugía

Una vez que esté lo suficientemente sano, su hijo necesitará someterse a una cirugía. El objetivo de la cirugía es reparar la hernia diafragmática. El cirujano desplazará el estómago, el intestino y otros órganos abdominales del bebé. Los extraerá de la cavidad torácica y los volverá a colocar en la cavidad abdominal. También reparará el orificio en el diafragma del bebé.

Muchos bebés necesitan permanecer hospitalizados en la unidad de cuidados intensivos neonatales después de la cirugía. Esto se debe a que los pulmones aún no estarán completamente desarrollados. Su hijo seguirá necesitando el respirador durante un tiempo. Una vez que deje de utilizar el respirador, es posible que su bebé siga necesitando recibir oxígeno o medicamentos para ayudarlo a respirar. Podría necesitar este tratamiento durante semanas, meses o incluso años.

Complicaciones

Al tener esta enfermedad, el corazón, los pulmones y los órganos abdominales del bebé están en la cavidad torácica. Como resultado, los pulmones no tienen suficiente espacio para formarse correctamente. Esto podría hacer que no se desarrollen completamente. Esta enfermedad se denomina hipoplasia pulmonar.

Los pulmones subdesarrollados pueden hacer que al bebé le cueste respirar después del nacimiento. Por este motivo, se dice que una hernia diafragmática es una enfermedad potencialmente mortal.

Los pulmones sanos tienen millones de bolsas de aire pequeñas (alvéolos). Estas bolsas se parecen a globos llenos de aire. En la hipoplasia pulmonar, sucede lo siguiente:

  • Hay menos bolsas de aire de lo normal
  • Las bolsas de aire que se formaron solo pueden llenarse parcialmente con aire
  • Las bolsas de aire se desinflan fácilmente por falta de líquido lubricante (surfactante)

Cuando sucede esto, el bebé no puede absorber suficiente oxígeno para mantenerse sano.

Es posible que los intestinos del bebé tampoco se formen como deberían.

Cómo sobrellevar

Los bebés nacidos con esta enfermedad pueden tener problemas de salud a largo plazo. A menudo necesitan atención de seguimiento periódica una vez que regresan a su casa.

Problemas pulmonares

Muchos bebés tendrán problemas pulmonares a largo plazo (crónicos). Es posible que necesiten oxígeno y medicamentos para ayudarlos a respirar. Podrían necesitar este tratamiento durante semanas, meses o años.

Reflujo gastroesofágico

Los bebés a menudo tienen reflujo. En esta enfermedad, el ácido y los fluidos del estómago del bebé ascienden hasta el esófago. Esto puede producir acidez, vómitos, problemas de alimentación o problemas pulmonares. El profesional de la salud que atiende a su hijo podría recetarle medicamentos para aliviar estos síntomas.

Problemas de crecimiento

Algunos bebés tendrán problemas de crecimiento. Esto se denomina retraso en el desarrollo. Los niños con problemas pulmonares serios tienen más probabilidades de tener problemas de crecimiento. Debido a su enfermedad, tal vez necesiten consumir más calorías que un bebé sano para crecer y estar saludables. El reflujo también puede causar problemas de alimentación Puede impedir que un bebé coma la cantidad que necesita para crecer.

Problemas de desarrollo

Los bebés con esta enfermedad también pueden tener problemas de desarrollo. Podrían no rodar sobre sí mismos, sentarse, gatear, pararse o caminar al mismo tiempo que los bebés sanos. Es posible que estos niños necesiten realizar fisioterapia, fonoaudiología y terapia ocupacional. Esto podría ayudarlos a adquirir fuerza muscular y coordinación.

Hipoacusia

Algunos bebés podrían tener pérdida de la audición. Antes de abandonar el hospital, le deben realizar a su hijo una prueba de audición.

Usted colaborará con el equipo de atención médica de su bebé. Ellos elaborarán un plan de atención para su bebé. Consulte al profesional de la salud que atiende a su hijo sobre el pronóstico del niño.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

El equipo de atención médica le indicará cómo debe cuidar a su bebé antes de que abandone el hospital. Si tiene alguna duda o su hijo presenta nuevos síntomas, comuníquese con el profesional de la salud que atiende a su hijo.

Puntos claves

  • Una hernia diafragmática es una malformación congénita. Esta enfermedad consiste en la presencia de un orificio en el diafragma del bebé. Este orificio permite que algunos de los órganos que deberían encontrarse en el abdomen del bebé asciendan a la cavidad torácica.
  • Esta enfermedad puede ocasionar problemas respiratorios serios. Se trata de una enfermedad potencialmente mortal.
  • Los bebés necesitarán permanecer hospitalizados en la unidad de cuidados intensivos neonatales. Se les deberá colocar un respirador.
  • Una vez que esté lo suficientemente sano, su hijo necesitará someterse a una cirugía. El objetivo de la cirugía es reparar la hernia diafragmática.
  • Los bebés nacidos con esta enfermedad suelen tener problemas de salud a largo plazo. Necesitan atención de seguimiento periódica una vez que regresan a su casa.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la consulta, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudios nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes