Logotipo de 360me

Salud mental y prevención del suicidio

La adolescencia puede plantear desafíos, ya que las presiones físicas, emocionales y sociales pueden ser difíciles de superar. El estado mental de un niño también puede verse afectado por cambios y pérdidas importantes en su vida. Si bien los adolescentes enfrentan estos problemas, es importante tener en cuenta que es posible que no expresen abiertamente el dolor emocional, por lo que es fundamental estar atento a cualquier cambio en su personalidad. Abordar las señales preocupantes desde el principio ayudará a evitar que las emociones se acumulen y los desborden.
 

Si nota alguna señal preocupante en sus hijos o se entera de que están hablando de la muerte o el suicidio, buscan métodos para autolesionarse o cuentan que se sienten desesperados o no tienen motivos para vivir, comuníquese con Lifeline, de la Red Nacional de Prevención del Suicidio, llamando al 1-800-273-8255.

Consejos para hablar con su hijo adolescente sobre la salud mental

Comprender la salud mental puede ser muy difícil para los niños, y hablar sobre este tema con ellos puede ser particularmente complicado para los padres. Los siguientes son consejos para iniciar y continuar la conversación sobre salud mental con su hijo.

Datos de la encuesta sobre prevención del suicidio

Cuando hable con sus hijos adolescentes:

  • Concéntrese en escuchar lo que tienen para decir, independientemente de lo que opine al respecto.
  • Responda con empatía y valide lo que dicen, demostrando calma y seguridad.
  • Evite los juicios y las opiniones personales o los sermones que puedan hacer que sus hijos se pongan a la defensiva.
  • Recuérdeles cuánto le importan y cuánto los ama.
  • Hágales saber a sus hijos adolescentes que no son los únicos que experimentan tristeza o angustia emocional: los malos tiempos no durarán para siempre.
  • Recuerde que la comunicación debe ser constante, abierta y sincera.
  • Tome en serio cualquier mención de amenazas. La Academia Estadounidense de Pediatría reconoció las siguientes declaraciones (o similares) como señales de alerta que justifican que busque ayuda profesional para su hijo:
    • «Me quiero morir».
    • «Ya no me importa nada».
    • «Nada tiene sentido».
    • «Me pregunto cuántas personas vendrían a mi funeral».
    • «A veces me gustaría poder irme a dormir y no despertar nunca más».
    • «Todos estarían mejor sin mí».
    • «No tendrás que preocuparte por mí por mucho tiempo más».

 


Un hogar seguro puede salvar vidas

Si sabe que alguien en su hogar tiene problemas de salud mental o pensamientos suicidas, un hogar seguro y protegido puede salvarle la vida. Guarde todas las armas de fuego y los objetos afilados, incluidos cuchillos y navajas, así como las bebidas alcohólicas y los medicamentos, en un lugar seguro, bajo llave, o cambie de lugar todas las armas de fuego de forma permanente, o hasta que haya pasado la crisis.

 

Señales preocupantes en los adolescentes

Las señales de problemas de salud mental o pensamientos suicidas pueden ser sutiles. Es posible que no siempre sean verbales, por lo que el comportamiento no verbal, las acciones y los hábitos en las redes sociales pueden ser reveladores. Si observa una o más de estas señales de advertencia, inicie la conversación y obtenga ayuda llamando a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio: 1-800-273-8255.

Los indicios de problemas de salud mental en los adolescentes pueden incluir retraimiento, cambios en el sueño, comportamiento imprudente, cambio de personalidad, abuso de sustancias, dolor físico, cambios repentinos del humor, la decisión de regalarw pertenencias, pérdida de interés y descuido de la apariencia personal.