En esta sección

Enfermedad de Crohn en niños

Aspectos generales

La enfermedad de Crohn ocurre cuando hay enrojecimiento, hinchazón (inflamación) y llagas a lo largo del tracto digestivo. Forma parte de un grupo de enfermedades conocidas como enfermedad inflamatoria intestinal.

La enfermedad de Crohn es una enfermedad a largo plazo (crónica). Puede aparecer y desaparecer en diferentes momentos de la vida de su hijo. En la mayoría de los casos afecta el intestino delgado, con mayor frecuencia la parte inferior llamada íleon. En algunos casos, tanto el intestino delgado como el grueso se ven afectados.

A veces, la inflamación puede afectar a todo el tracto digestivo. Esto incluye la boca, el esófago, el estómago, la primera parte del intestino delgado (duodeno), el apéndice y el ano.

Causas

Los expertos no saben qué causa la enfermedad de Crohn. Puede ser que un virus o bacteria afecte el sistema de lucha contra infecciones del cuerpo (sistema inmunitario). El sistema inmunitario puede tener una reacción inflamatoria anormal en la pared intestinal que no se detiene.

Muchos niños con enfermedad de Crohn tienen un sistema inmunitario anormal. Pero los expertos no saben si los problemas inmunológicos causan la enfermedad. Tampoco saben si la enfermedad de Crohn puede causar problemas inmunológicos.

Factores de riesgo

La enfermedad de Crohn puede aparecer a cualquier edad. Afecta con mayor frecuencia a personas de 15 a 35 años. Pero la enfermedad de Crohn también puede ocurrir en niños pequeños. Afecta tanto a hombres como a mujeres por igual.

Los niños o adolescentes pueden tener un mayor riesgo de contraer la enfermedad de Crohn si:

  • Tienen antecedentes familiares de enfermedad de Crohn. En la mayoría de los casos, se trata de un pariente cercano, como un padre, una hermana o un hermano.
  • Son de raza blanca
  • Son judíos estadounidenses de ascendencia europea
  • Viven en países desarrollados, en ciudades y en climas del norte
  • Fuman

Síntomas

Los síntomas de cada niño pueden variar. y pueden incluir lo siguiente:

  • Dolor de vientre (abdominal), a menudo en la zona inferior derecha
  • Heces blandas (diarrea), a veces con sangre
  • Sangrado rectal
  • Pérdida de peso
  • Fiebre
  • Retraso en el crecimiento
  • Dolor en las articulaciones
  • Un corte o desgarro en el ano (fisura anal)
  • Sarpullidos

Algunos niños pueden no presentar síntomas durante mucho tiempo, incluso años. A esto se le llama estar en remisión. No hay forma de saber cuándo puede ocurrir la remisión o cuándo regresarán los síntomas de su hijo.

Los síntomas de la enfermedad de Crohn pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Siempre consulte al profesional de la salud de su hijo para que haga un diagnóstico.

Diagnóstico

Su hijo puede ser examinado para detectar signos de la enfermedad de Crohn si ha tenido durante un largo plazo:

  • Dolor de vientre (abdominal)
  • Heces blandas (diarrea)
  • Fiebre
  • Pérdida de peso
  • Pérdida de glóbulos rojos sanos (anemia). Esto puede hacer que su hijo se sienta cansado.

El profesional de la salud de su hijo tomará los antecedentes médicos y le realizará un examen físico. Otras pruebas para la enfermedad de Crohn pueden incluir:

  • Análisis de sangre. Se hacen para ver si su hijo tiene menos glóbulos rojos sanos debido a la pérdida de sangre. Esto se denomina anemia. Estos análisis también verifican si su hijo tiene una mayor cantidad de glóbulos blancos. Eso podría significar que hay un problema de inflamación. Otros análisis de sangre pueden buscar anticuerpos anormales. El profesional de la salud puede usar este resultado para ayudar a diagnosticar o clasificar la enfermedad.
  • Cultivo de heces. Esto se hace para ver si una infección por un parásito o una bacteria está causando los síntomas.
  • Endoscopía. Esta prueba verifica el interior de una parte del tracto digestivo. Utiliza un tubo pequeño y flexible llamado endoscopio. El tubo tiene una luz y una lente de cámara en el extremo. También se pueden tomar muestras de tejido o biopsias del interior del tracto digestivo para su análisis.
  • Colonoscopía. Esta prueba verifica la longitud total del intestino grueso. Puede ayudar a detectar crecimientos anormales, tejido inflamado, llagas o úlceras, y sangrado. Utiliza un tubo largo, flexible y con una luz llamado colonoscopio. El tubo se introduce en el recto de su hijo hasta el colon. Este tubo permite que el profesional de la salud vea las paredes del colón y tome una muestra de tejido (biopsia) para realizarle pruebas. El profesional de la salud de su hijo también puede tratar algunos problemas que se puedan encontrar.
  • Biopsia. Se toma una muestra de tejido de las paredes del colon y se analiza en un laboratorio.
  • Tránsito gastrointestinal superior o esofagografía. Esta prueba examina los órganos de la parte superior del sistema digestivo. Controla el esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado (duodeno). Su hijo traga un líquido llamado bario. Este es un líquido espeso y calcáreo. Se utiliza para recubrir el interior de los órganos para que se vean en las radiografías. Luego se toman radiografías para revisar los órganos digestivos.
  • Tránsito gastrointestinal inferior o enema de bario. Esta prueba examina el intestino grueso, incluidos el colon y el recto. Se coloca en un tubo un líquido espeso y calcáreo llamado bario. Se introduce en el recto de su hijo como un enema. El bario recubre los órganos para que puedan verse en las radiografías. Una radiografía del abdomen de su hijo mostrará si hay áreas estrechas llamadas constricciones. También mostrará bloqueos u otros problemas.
  • Enterografía por tomografía computarizada o enterografía por imagen por resonancia magnética Estas pruebas de diagnóstico por medio de imagen examinan el intestino delgado y pueden mostrar inflamación o complicaciones.
  • Cápsula endoscópica. Esta es una cápsula especial que su hijo traga. La cápsula es una cámara que toma imágenes del intestino delgado.

Tratamiento

La enfermedad de Crohn es una enfermedad a largo plazo (crónica). No tiene cura. Pero hay algunas cosas que pueden ayudar a controlarla. El tratamiento para la enfermedad tiene 4 objetivos:

  • Corregir problemas nutricionales
  • Controlar la hinchazón y la inflamación
  • Aliviar síntomas como dolor de vientre, diarrea y sangrado rectal
  • Evitar que haya complicaciones. Estas incluyen túneles de inflamación a otros órganos (fístulas) y estrechamiento del intestino (constricciones) que causa obstrucciones.

El profesional de la salud de su hijo creará un plan de atención basado en:

  • La edad, la salud general y los antecedentes médicos de su hijo
  • Qué tan grave es el caso de su hijo
  • Qué tan bien maneja su hijo determinados medicamentos, tratamientos o terapias
  • Si se espera que la enfermedad de su hijo empeore
  • Su opinión y lo que a usted le gustaría hacer

El tratamiento de su hijo puede incluir lo siguiente.

Medicamentos

Los medicamentos a menudo reducen la inflamación en el colon. Esto puede ayudar a aliviar los calambres en el vientre y la diarrea. Los casos más graves pueden requerir esteroides, antibióticos o medicamentos que afectan el sistema inmunitario del cuerpo.

Dieta

Hacer algunos cambios en la dieta de su hijo puede ayudar a aliviar los síntomas. En algunos casos, los síntomas empeoran con la leche, las especias picantes o la fibra. Hable con el profesional de la salud de su hijo. Su hijo puede usar un plan de alimentación especial llamado dieta elemental.

Vitaminas

Las vitaminas pueden ayudar a prevenir algunos problemas o a mantener una remisión. Debido a que muchos niños con enfermedad de Crohn no absorben los nutrientes normalmente, las deficiencias de vitaminas son comunes. Es posible que su hijo necesite pruebas de laboratorio para evaluar los niveles de nutrientes. Hable con el profesional de la salud de su hijo sobre cualquier suplemento vitamínico. Estos tratamientos tienen riesgos y pueden causar efectos secundarios perjudiciales.

Suplementos nutricionales

El profesional de la salud de su hijo puede sugerir suplementos nutricionales o fórmulas líquidas especiales con alto contenido calórico. Estos pueden ser útiles si su hijo tiene un retraso en el crecimiento.

Alimentación intravenosa

En casos poco frecuentes, la alimentación intravenosa se puede utilizar para los niños que necesitan nutrición adicional durante un período breve.

Cirugía

La cirugía puede ayudar a la enfermedad de Crohn, pero no puede curarla. La cirugía puede ayudar a reducir los síntomas a largo plazo que no mejoran con medicamentos. La cirugía también puede solucionar algunos problemas. Estos incluyen una obstrucción intestinal, un agujero o perforación, una llaga o un absceso, o sangrado. Los tipos de cirugía pueden incluir:

  • Drenaje de abscesos en las fístulas o cerca de ellas. Un absceso es una acumulación de pus o infección. El tratamiento incluye antibióticos, pero puede requerir una cirugía.
  • Resección intestinal. Se extrae la sección enferma del intestino. Se adhieren las 2 partes sanas de intestino. Esta cirugía acorta los intestinos de su hijo.
  • Estoma. Cuando se extrae parte de los intestinos, se crea una nueva forma de eliminar las heces del cuerpo. La cirugía para crear la nueva abertura se llama estoma.

Complicaciones

Los niños con enfermedad de Crohn pueden perder peso porque no ingieren suficientes calorías. Esto puede suceder porque un niño:

  • Quizás no coma para evitar el dolor relacionado con la digestión
  • Puede querer comer solo sus alimentos favoritos
  • Es posible que no absorba bien los nutrientes a través del tracto digestivo inflamado
  • Tiene necesidades nutricionales mayores de lo normal debido a la enfermedad

Se pueden sugerir suplementos nutricionales o fórmulas líquidas especiales con alto contenido calórico. A menudo, estos se recomiendan si un niño tiene retraso en el crecimiento.

La enfermedad de Crohn también puede causar otros problemas de salud, como:

  • Obstrucción intestinal
  • Un tipo de túnel, llamado fístula, en los tejidos cercanos. Esta puede infectarse
  • Roturas o desgarros, llamados fisuras, en el ano
  • Problemas con la función hepática
  • Cálculos biliares
  • Falta de algunos nutrientes, como calorías, proteínas y vitaminas
  • Muy pocos glóbulos rojos o muy poca hemoglobina en la sangre (anemia)
  • Debilidad ósea, ya sea porque los huesos son frágiles (osteoporosis) o porque los huesos son blandos (osteomalacia)
  • Un trastorno del sistema nervioso en el que duelen las piernas, llamado síndrome de las piernas inquietas.
  • Artritis
  • Problemas cutáneos
  • Enrojecimiento o hinchazón de los ojos o la boca (inflamación)

Después de la cirugía de resección intestinal, puede producirse una enfermedad llamada síndrome del intestino delgado. A menudo se produce después de que se extrae una gran parte del intestino delgado. Entonces, es posible que el cuerpo no pueda digerir ni absorber algunas vitaminas, alimentos y nutrientes, incluida el agua. Esta absorción deficiente de alimentos y nutrientes se llama malabsorción. Provoca diarrea. También puede generar insuficiencia en el crecimiento y el desarrollo. Entre los síntomas comunes de malabsorción, se incluyen:

  • Heces blandas (diarrea)
  • Grandes cantidades de grasa en las heces (esteatorrea)
  • Pérdida de peso o insuficiencia en el crecimiento
  • Pérdida de líquidos o deshidratación
  • Falta de vitaminas y minerales

Cómo sobrellevar

La enfermedad de Crohn es una enfermedad a largo plazo (crónica). Puede aparecer y desaparecer en diferentes momentos de la vida de su hijo. Los niños pueden tener problemas físicos, emocionales, sociales y familiares como resultado de la enfermedad. Es importante trabajar en estrecha colaboración con el profesional de la salud de su hijo para controlar y tratar la enfermedad.

Asegúrese de que el profesional de la salud controle la salud de su hijo con regularidad. Esto incluye controlar los siguientes aspectos de su hijo:

  • Crecimiento
  • Niveles nutricionales
  • Densidad mineral ósea
  • Riesgo de infecciones
  • Estado de vacunación
  • Cualquier problema hepático, ocular o cutáneo
  • Bienestar emocional

El estrés emocional puede empeorar la enfermedad de Crohn. Se puede ayudar a los niños consultando a un profesional de la salud mental que les pueda enseñar técnicas para reducir el estrés. Su hijo también puede tener depresión o ansiedad. Esta enfermedad puede ser especialmente frustrante para los adolescentes porque las crisis pueden hacerlos más dependientes de sus padres en un momento en que quieren su independencia.

Cambios en la dieta

No se ha demostrado que una dieta especial trate la enfermedad de Crohn. Muchos niños con el trastorno pueden llevar una dieta bastante normal cuando su enfermedad está estable. Hable con el profesional de la salud de su hijo. Cuando su hijo tenga síntomas, puede ser útil que siga estas sugerencias:

  • Comer raciones más pequeñas y con mayor frecuencia.
  • Limitar los alimentos con leche o productos lácteos que contengan lactosa, si hay antecedentes de intolerancia a la lactosa.
  • No comer alimentos grasosos.
  • No comer determinados alimentos ricos en fibra como palomitas de maíz, frutos secos y semillas.
  • No comer ningún alimento que parezca haber desencadenado síntomas en el pasado.
  • Beber líquidos a temperatura ambiente.
  • Beber líquidos entre comidas, no con las comidas.
  • Evitar la cafeína.
  • No comer alimentos con sorbitol, xilitol y manitol.
  • No comer dulces, como golosinas, pasteles y tartas.

No comer alimentos que produzcan más gases, como:

  • Frijoles
  • Guisantes
  • Brócoli
  • Cebollas
  • Coliflor
  • Coles

Consumir alimentos que tengan más fibra soluble. Esta es fibra que absorbe agua. Entre los alimentos que son buenas fuentes de fibra soluble, se incluyen:

  • Banana
  • Arroz
  • Compota de manzana
  • Tapioca
  • Avena

Los niños que tienen síndrome del intestino delgado después de una cirugía para la enfermedad de Crohn a menudo tienen problemas de diarrea y malabsorción. Hable con el profesional de la salud de su hijo sobre cómo tratar estos problemas.

Los niños con síndrome del intestino delgado a menudo precisan ayuda para obtener toda la nutrición que necesitan. La alimentación líquida suplementaria a veces se realiza mediante nutrición parenteral total. La nutrición parenteral total es una mezcla especial de glucosa, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. Se administra por vía intravenosa.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Llame al profesional de la salud de su hijo si este presenta síntomas de la enfermedad de Crohn, entre los que se incluyen:

  • Dolor de vientre
  • Heces blandas
  • Sangrado rectal
  • Pérdida de peso
  • Fiebre
  • Vómitos que no cesan
  • Llagas (lesiones) o incontinencia fecal

Llame al profesional de la salud de su hijo de inmediato si su hijo tiene la enfermedad de Crohn y los síntomas habituales cambian o aparecen nuevos síntomas.

Puntos claves

  • La enfermedad de Crohn ocurre cuando hay enrojecimiento, hinchazón (inflamación) y llagas a lo largo del tracto digestivo.
  • Es un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal.
  • En la mayoría de los casos, afecta el intestino delgado. Pero también puede afectar a todo el tracto digestivo.
  • Se trata de una enfermedad a largo plazo (crónica). Puede aparecer y desaparecer en diferentes momentos de la vida de su hijo.
  • No tiene cura. Hacer algunos cambios en la dieta puede ayudar a aliviar los síntomas.
  • Los medicamentos pueden ayudar. Es posible que sea necesaria una cirugía. Los medicamentos suelen ser necesarios a largo plazo.
  • La enfermedad puede provocar problemas emocionales como depresión y ansiedad. Es necesario vigilar la salud mental de un niño. Obtenga ayuda profesional cuando la necesite.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la consulta, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudios nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes