En esta sección

Cómo inspirar a otros: una luz sobre la supervivencia de Savannah Gomes

Foto de Savannah

«Mi experiencia con el cáncer me convirtió en la persona que soy ahora», dice Savannah Gomes. «Encontré mi voz, aprendí a luchar por mí y por mis necesidades, y también el valor de ser trasparente y vulnerable».

Savannah creció en la ladera de la Sierra, justo en las afueras de Fresno, donde transcurrió su niñez explorando los cinco acres de tierra, haciendo montones de pasteles de barro y ocupándose de varias mascotas y de la vida silvestre. Después de graduarse en la escuela secundaria de Sierra, Savannah continuó con su educación superior en Fresno State, donde obtuvo su título de licenciada en Psicología y una maestría en Trabajo Social.

En el medio de todo esto, a los 16 años, le diagnosticaron rabdomiosarcoma. Cuando le dijeron que tenía cáncer, Savannah tuvo un solo pensamiento: «¿Y ahora qué?». Savannah nunca consideró mortal el diagnóstico de rabdomiosarcoma; al contrario, solo se trataba de un obstáculo. 

«Para mí, ser una superviviente significa retribuir», explica Savannah. «Cuando una persona es un superviviente, pertenece a un grupo muy especial. Solo nuestros compañeros supervivientes pueden realmente entender esa experiencia, y cuando los supervivientes se conectan y se unen a raíz de esa experiencia tan difícil, el resultado es mágico. Mientras estuve en tratamiento, conocí supervivientes que habían completado su tratamiento hacía muchos años. Verlos vivir una vida "normal" y completa me dio esperanzas para continuar. Creo que como una superviviente que soy, es mi trabajo hacer eso por otros, y es un trabajo que amo absolutamente y tengo pasión por él».

Durante los últimos tres años, Savannah ha trabajado para Fresno Unified como trabajadora social escolar clínica, dedicándose a proporcionar asesoramiento en salud mental a estudiantes y apoyo a las familias.

Savannah continúa explicando, «Atravesar el tratamiento para el cáncer durante la adolescencia es una experiencia única... la persona ya está atravesando momentos muy difíciles en su desarrollo y entonces el cáncer se agrega a todo eso». Savannah explica que abordar esta población específica y sus necesidades es donde está su corazón.

Como Savannah trabaja para motivar e inspirar a otros, ella se mantiene cerca de aquellos que la inspiran.

«Mis padres me inspiran a diario. Me han dado todo lo que necesito para crecer y tener éxito», dice Savannah. «Proporcionar una cantidad infinita de amor, respaldo y comprensión, el modelo de mis padres es el modelo de lo que significa ser buenos padres y madres, y yo solo puedo esperar ser como ellos algún día.

Mi novio también me ha inspirado. Él me enseña nuevas formas de ver el mundo y cómo verme a mí misma. Él está siempre allí para desafiar mis pensamientos y darme ánimo para ver las cosas buenas de la vida, y más importante, verme a mí misma».

Savannah termina explicando que otros supervivientes la inspiran porque cada vez que escucha la historia de un superviviente, reflexiona acerca de qué tan resilientes pueden ser los humanos realmente, en especial los niños.

«En líneas generales, escuchar las cosas buenas que suceden en el mundo es una inspiración. Puede ser muy sencillo sentirse derrotado en ocasiones. Escuchar las cosas asombrosas que suceden allá afuera y las personas que hacen que dichas cosas se concreten me recuerda que la mayoría de la gente es buena y que solo hay que mirar un poco alrededor para darse cuenta».

 

Pulse aquí para leer más historias de los participantes del Programa de Supervivencia del Cáncer Infantil.