En esta sección

Cáncer de piel en niños

Aspectos generales

El cáncer de piel es un tipo de cáncer que crece en las células de la piel. Puede diseminarse y dañar los tejidos cercanos, y extenderse a otras partes del cuerpo. El cáncer de piel es poco común en niños.

Causas

La exposición a la luz solar es la principal causa del cáncer de piel. ​​​​​​​Es más frecuente en personas con piel clara, ojos claros y cabello rubio o pelirrojo. Otros factores de riesgo incluyen:

  • Tener más edad, ya que el riesgo aumenta a medida que uno envejece.
  • Tener antecedentes familiares de cáncer de piel.
  • Haber tenido cáncer de piel anteriormente.
  • Pasar mucho tiempo bajo el sol.
  • Utilizar camas o lámparas de bronceado.
  • Tener antecedentes de quemaduras solares.
  • Tener muchas pecas.
  • Tener muchos lunares.
  • Tener lunares atípicos (nevos displásicos). Estos lunares grandes y de forma extraña son hereditarios.
  • Haber recibido radioterapia en algún momento.
  • Tomar algún medicamento que inhiba el sistema inmunitario.
  • Tener ciertas enfermedades hereditarias raras, como síndrome del nevo basocelular (síndrome de Gorlin) o xerodermia pigmentosa.
  • Tener una infección por el virus del papiloma humano.
  • Tener queratosis actínica o enfermedad de Bowen. Se trata de manchas ásperas o escamosas de color rojo o marrón en la piel.

¿Cuáles son los tipos de cáncer de piel?

Hay 3 tipos principales de cáncer de piel:

  • Carcinoma de células basales. La mayoría de los cánceres de piel son carcinomas de células basales. Es un cáncer muy tratable. Comienza en la capa de células basales de la piel (epidermis) y crece muy lentamente. El cáncer suele aparecer como un pequeño bulto o nódulo brillante en la piel. Se produce principalmente en las zonas más expuestas al sol, como la cabeza, el cuello, los brazos, las manos y la cara. Es más frecuente en personas con ojos, cabello y piel claros.
  • Carcinoma de células escamosas. Este tipo de cáncer es menos común. Crece más rápido que el carcinoma de células basales, pero también es muy tratable. El carcinoma de células escamosas puede aparecer en forma de nódulos o parches de piel rojos y escamosos en la cara, las orejas, los labios y la boca. Puede extenderse a otras partes del cuerpo, pero es poco frecuente. Este tipo de cáncer de piel se observa con mayor frecuencia en personas con piel clara.
  • Melanoma. Este tipo de cáncer de piel representa una pequeña parte de todos los cánceres de piel, pero es el que más muertes causa. Se origina en los melanocitos, que son las células que producen el pigmento en la piel. Puede comenzar como un lunar que se convierte en cáncer, y extenderse rápidamente. El melanoma aparece con mayor frecuencia en personas con piel clara, pero se puede formar en personas con cualquier tipo de piel.

Síntomas

Los síntomas del carcinoma de células basales aparecen en las zonas más expuestas al sol, como la cabeza, la cara, el cuello, los brazos y las manos. Los síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • Pequeña protuberancia elevada, brillante o nacarada, que puede tener pequeños vasos sanguíneos.
  • Mancha pequeña y plana, escamosa, de forma irregular y de color pálido, rosado o rojo.
  • Mancha que sangra con facilidad, luego se cura y parece desaparecer, pero vuelve a sangrar a las pocas semanas.
  • Excrecencia con bordes elevados, un área más baja en el centro y áreas marrones, azules o negras.

Los síntomas del carcinoma de células escamosas aparecen en las zonas más expuestas al sol, como la cabeza, la cara, el cuello, los brazos y las manos. También pueden aparecer en otras partes del cuerpo, como la piel de la zona genital. Los síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • Bulto áspero o escamoso que crece rápidamente.
  • Excrecencia con aspecto verrugoso que puede sangrar o formar una costra.
  • Manchas planas y rojas en la piel, con forma irregular, que pueden o no sangrar.

Los síntomas del melanoma incluyen un cambio en un lunar, o un nuevo lunar con los rasgos «ABCDE», que son los siguientes:

  • Asimetría: una mitad del lunar no coincide con la otra mitad.
  • Borde irregular: los bordes del lunar son rasgados o irregulares.
  • Color: el lunar tiene diferentes colores. Puede ser de color canela, marrón, negro, rojo o de otros colores, o puede tener zonas que parecen haber perdido el color.
  • Diámetro: el lunar tiene más de 6 milímetros de diámetro, más o menos el tamaño de la goma de un lápiz. Sin embargo, algunos melanomas pueden ser más pequeños.
  • Evolución: el lunar cambia de tamaño, forma o color.

Otros síntomas de melanoma pueden incluir un lunar que:

  • Pica o duele
  • Supura, sangra o forma una costra
  • Se pone rojo o se hincha
  • Tiene un aspecto diferente de los demás lunares de su hijo

Diagnóstico

El profesional de la salud examinará la piel de su hijo. Infórmele lo siguiente:

  • Cuándo notó por primera vez el problema en la piel
  • Si supura, sangra o forma una costra
  • Si cambió de tamaño, color o forma
  • Si le duele o pica

Infórmele al profesional de la salud si su hijo ha tenido cáncer de piel en el pasado, y si otros miembros de su familia lo han tenido.

El profesional de la salud de su hijo probablemente tomará un pequeño trozo de tejido (biopsia) de un lunar u otra marca en la piel que pueda parecer cáncer. Ese tejido se envía a un laboratorio. Un médico llamado «patólogo» examina el tejido bajo el microscopio. Además, puede hacer otras pruebas para ver si hay células cancerosas en la muestra. Los resultados de la biopsia estarán listos en unos días o una semana, aproximadamente. El profesional de la salud de su hijo le comunicará los resultados. Y hablará con usted sobre otras pruebas que pueden ser necesarias si se detecta un cáncer.

Tratamiento

Los tipos de tratamiento para los cánceres de células basales y de células escamosas son los que se describen a continuación.

Quimioterapia

Es un medicamento que se aplica en forma de crema o pomada sobre la piel. También se conoce como «quimioterapia tópica». Este tipo de medicamento se utiliza solo si el cáncer se encuentra exclusivamente en las capas superiores de la piel. Se aplica varias veces a la semana durante algunas semanas.

Radioterapia

Se trata de un tratamiento con rayos X de alta energía. La radiación por haz de electrones se utiliza a menudo para tratar el cáncer de piel. Este tipo de radiación no va más allá de la piel, lo que ayuda a limitar los efectos secundarios. La radiación daña las células cancerosas e impide su crecimiento. La radioterapia es un tratamiento local, lo que significa que afecta a las células cancerosas en la zona tratada únicamente.

Cirugía de Mohs

Este procedimiento elimina el cáncer y una pequeña cantidad de tejido normal. Se lleva a cabo en zonas sensibles, como la cara. Durante la cirugía de Mohs, su hijo recibe un anestésico local para adormecer la zona por tratar. El cáncer se extrae de la piel capa por capa, y cada una de ellas se analiza con un microscopio en busca de células cancerosas. Si se observa este tipo de células, se elimina otra capa de piel. Las capas se van extrayendo hasta que el médico no ve más cáncer. El procedimiento puede durar varias horas, y dependerá del número de capas que haya que eliminar. Una vez terminada la cirugía, el cáncer se ha eliminado por completo y la herida puede repararse.

Legrado y electrodesecación

Este procedimiento elimina el tejido y quema (cauteriza) la zona. Su hijo recibe un anestésico local para adormecer la zona por tratar. A continuación, el médico utiliza una herramienta afilada en forma de cuchara llamada «cureta» para extirpar el cáncer. Este procedimiento se denomina «legrado». Tras el legrado, el médico pasa una aguja eléctrica por la superficie de la zona tratada para detener la hemorragia y destruir cualquier otra célula cancerosa. Cuando la piel sana, puede quedar una cicatriz blanca y plana.

Escisión simple

En este procedimiento, se corta el cáncer de la piel y parte del tejido sano que lo rodea. Su hijo recibe un anestésico local para adormecer la zona por tratar. A continuación, el médico utiliza un bisturí para extraer el tumor de la piel. En ocasiones el médico extirpa además parte de la piel normal que rodea al tumor, también llamada «margen». Se pueden utilizar puntos de sutura o un vendaje para cerrar la herida. El tejido extraído se envía al laboratorio para su análisis. Si el informe muestra que no se ha erradicado todo el cáncer, es probable que su hijo necesite otro procedimiento para eliminarlo por completo.

Escisión por afeitado

Este método se utiliza en los casos en los que el cáncer está únicamente en las capas superiores de la piel. Su hijo recibe un anestésico local para adormecer la zona por tratar. A continuación, el médico utiliza una pequeña cuchilla para afeitar el tumor. El objetivo es eliminar el tumor desde la base.

Criocirugía

Este método utiliza el frío para destruir las células cancerosas y funciona mejor con los cánceres muy pequeños que están cerca de la superficie de la piel. El médico utiliza un dispositivo que rocía nitrógeno líquido sobre el tumor. Este congela las células y las destruye, y la piel muerta luego se desprende. Su hijo puede tener un poco de hinchazón y ampollas en la zona después del tratamiento. Suele quedar una cicatriz blanca, y puede que sea necesario repetir el procedimiento.

Los tipos de tratamiento para el melanoma incluyen los que se describen a continuación.

Cirugía

El objetivo de la cirugía es extirpar el melanoma dejando la mayor parte posible de la piel cercana intacta.

Quimioterapia

El objetivo de la quimioterapia es destruir las células cancerosas directamente para reducir el tamaño de los tumores que no se pueden extirpar mediante una cirugía. También puede utilizarse para eliminar las células que se han diseminado a otras zonas del cuerpo (melanoma metastásico).

Terapia biológica

El objetivo de la terapia biológica es reducir los tumores de melanoma avanzados. Este tipo de tratamiento se realiza con medicamentos que afectan al sistema inmunitario y también se conoce como «inmunoterapia», «terapia de anticuerpos» o «terapia de vacunas». El medicamento utiliza las defensas inmunitarias del organismo para atacar a las células cancerosas. Este tratamiento se puede administrar junto con la quimioterapia.

Tratamiento dirigido

El objetivo del tratamiento dirigido es reducir los tumores de melanoma avanzados. Este tipo de tratamiento se realiza con medicamentos que atacan partes específicas de las células del melanoma. Por ejemplo, los medicamentos llamados «inhibidores de BRAF» apuntan a las células con un cambio en el gen BRAF. Este gen se encuentra en aproximadamente la mitad de los melanomas.

Complicaciones

Las posibles complicaciones dependen del tipo y el estadio del cáncer de piel. El melanoma tiende a causar complicaciones, y cuanto más avanzado está el cáncer, más probable es que haya complicaciones.

El tratamiento puede provocar complicaciones como las que se describen a continuación:

  • Pérdida de grandes áreas de piel y tejido subyacente
  • Cicatrices
  • Problemas de cicatrización en la zona tratada
  • Infecciones en la zona tratada
  • Daños en los nervios
  • Reaparición del cáncer de piel después del tratamiento

El melanoma puede extenderse a otros órganos del cuerpo y causar la muerte.

Prevención

La Academia Americana de Dermatología y la Skin Cancer Foundation recomiendan:

  • Limitar la cantidad de sol que recibe su hijo entre las 10 a. m. y las 4 p. m.
  • Utilizar un protector solar de amplio espectro con factor de protección solar 30 o superior que proteja tanto de los rayos UVA como de los UVB. Aplíquelo en la piel de niños mayores de 6 meses que estén expuestos al sol.
  • Volver a aplicar el protector solar cada 2 horas, incluso en días nublados. Aplíquelo nuevamente cuando salga del agua si estuvo nadando.
  • Extremar las precauciones cerca del agua, la nieve y la arena. Estas superficies reflejan los rayos dañinos del sol, lo que puede aumentar la posibilidad de sufrir quemaduras solares.
  • Asegurarse de que el niño lleve ropa que le cubra el cuerpo y le haga sombra en la cara. Los sombreros o gorras deben dar sombra a la cara, las orejas y la nuca. El uso de gafas de sol reducirá la cantidad de rayos que llegan al ojo, y protegerá los párpados y el cristalino.
  • No permitir que su hijo use o esté cerca de lámparas solares o camas de bronceado.

La Academia Estadounidense de Pediatría aprueba el uso de protectores solares en bebés menores de 6 meses si no se dispone de ropa y sombra adecuadas. Aun así, debe intentar que su bebé no esté expuesto al sol. Vístalo con ropa ligera que cubra la mayor parte de la superficie de su piel. También puede aplicar una pequeña cantidad de protector solar en la cara y el dorso de las manos del bebé.

Cómo sobrellevar

Si su hijo tiene cáncer de piel, puede ayudarlo durante el tratamiento de las siguientes maneras:

  • Su hijo puede tener problemas para comer. Un especialista en dietética o nutricionista puede ayudarlo.
  • Puede que su hijo esté muy cansado. Tendrá que aprender a equilibrar el descanso y la actividad.
  • Busque apoyo emocional para su hijo. Los consejeros y los grupos de apoyo pueden ser de gran ayuda.
  • Realice todas las citas de seguimiento.
  • Mantenga a su hijo alejado del sol.

Una vez finalizado el tratamiento, revise la piel de su hijo cada mes o con la frecuencia que se le indique.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Llame al profesional de la salud de su hijo si observa algún cambio inusual en su piel.

Puntos claves

  • El cáncer de piel es poco frecuente en niños.
  • ​​​​​​​Es más frecuente en personas con piel clara, ojos claros y cabello rubio o pelirrojo.
  • La regla «ABCDE» ayuda a diferenciar un lunar común de un melanoma.
  • La biopsia se utiliza para diagnosticar el cáncer de piel.
  • El cáncer de piel puede tratarse con cirugía, medicamentos y radiación.

Mantenerse alejado del sol es la mejor manera de prevenir el cáncer de piel.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes