En esta sección

Hepatoblastoma en niños

Aspectos generales

El hepatoblastoma es un cáncer muy poco frecuente que se origina en el hígado. Usualmente afecta a los niños menores de 3 años. Casi la mitad de todos los niños que lo padecen son diagnosticados antes del año. Normalmente, no se prolifera (metástasis) hacia otras partes del cuerpo.

Causas

El cáncer es ocasionado por cambios genéticos en las células del hígado. Su causa es desconocida.

Factores de riesgo

Algunas enfermedades genéticas aumentan el riesgo de que un niño lo padezca. Entre ellos se encuentran:

  • Síndrome de Beckwith-Wiedemann
  • Poliposis adenomatosa familiar
  • Enfermedades por almacenamiento de glucógeno
  • Síndrome de Aicardi

Los bebés que nacen con muy bajo peso también parecen tener mayor riesgo.

Síntomas

Los síntomas dependen del tamaño del tumor. También tienden a ser diferentes en cada niño. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Bulto (masa) en el vientre (abdomen)
  • Abdomen inflamado
  • Dolor abdominal
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Sensación de cansancio
  • Náuseas y vómitos
  • Piel u ojos de color amarillo (ictericia)
  • fiebre
  • Picazón en la piel

Los síntomas del hepatoblastoma son muy parecidos a los de otras enfermedades. Aun así, es importante que lleve a su hijo con un profesional sanitario si nota estos síntomas. Solo un profesional de la salud puede decirle si su hijo tiene cáncer.

Diagnóstico

Puede llevar a su hijo con un profesional de la salud si detecta algún bulto, inflamación, dolor en el vientre (abdomen) u otros síntomas. El profesional de la salud le preguntará sobre los síntomas de su hijo. Se le hará un examen físico enfocado en el abdomen. Es probable que su hijo necesite ver a un oncólogo pediátrico. Este es un médico con formación especializada en el diagnóstico y tratamiento del cáncer en niños. Es posible que su hijo necesite realizarse los siguientes estudios:

  • Análisis de sangre. En estos análisis buscan signos de la enfermedad. Comprueban si hay problemas de coagulación sanguínea, si el hígado y los riñones funcionan correctamente, presencia de marcadores tumorales, problemas genéticos y otros problemas.
  • Ecografía. Se utilizan ondas de sonido para crear imágenes del interior del abdomen de su hijo. Esta es una de las primeras pruebas utilizadas para revisar el hígado.
  • Tomografía computarizada. Se utiliza una serie de rayos X y una computadora para crear imágenes del interior del cuerpo. Esto puede realizarse para revisar los vasos sanguíneos del hígado.
  • Imagen por resonancia magnética. Se utilizan imanes grandes, ondas de radio y una computadora para generar imágenes detalladas del interior del cuerpo. También puede realizarse para revisar los vasos sanguíneos del hígado.
  • Biopsia tumoral. Se puede extraer un pequeño trozo (llamado muestra) del tumor para comprobar la presencia de células cancerosas. Para diagnosticar el hepatoblastoma, es necesario realizar una biopsia. La biopsia puede realizarse con una aguja o con una cirugía.

Después de obtener el diagnóstico del hepatoblastoma, su hijo necesitará someterse a más exámenes. Estos exámenes ayudan a los profesionales de la salud a obtener más información sobre el cáncer. Muestran el tamaño del tumor y la extensión del cáncer dentro del hígado de su hijo. Luego se le asignarán dos estadios:

  • El estadio PRETEXT se asigna en el momento del diagnóstico. Describe el tumor antes de comenzar el tratamiento.
  • El estadio POSTTEXT describe el tumor después del tratamiento.

Ambos estadios utilizan números romanos y pueden tener los valores I (1), II (2), III (3) o IV (4). Mientras mayor sea el número, más partes (lóbulos) del hígado estarán involucrados y más avanzado será el cáncer.

Es importante conocer estos estadios al momento de decidir cómo tratar el cáncer. Asegúrese de pedirle a su profesional de la salud que le explique los estadios PRETEXT y POSTTEXT de manera que pueda comprenderlos.

Tratamiento

Hable con el equipo de atención médica de su hijo sobre las opciones de tratamiento, los objetivos del tratamiento y los posibles riesgos y efectos secundarios.

El tratamiento dependerá del estadio PRETEXT y otros factores. El hepatoblastoma puede tratarse con cualquiera de los siguientes tratamientos:

  • Cirugía. Esta puede realizarse para extraer una muestra del tumor y hacer un diagnóstico. También se hace para extirpar la mayor cantidad de tumor posible (resección). Se puede hacer cirugía para extirpar los tumores en otras partes del cuerpo, como los pulmones.
  • Quimioterapia Estos son medicamentos potentes que eliminan las células cancerosas. Esta puede administrarse antes o después de la cirugía. Se administran directamente al flujo sanguíneo por via intravenosa, mediante una vacuna (inyección) o por la boca (vía oral). También es posible colocar los medicamentos justo al lado del hígado. Esto se hace mediante un tubo (catéter) que va hacia la arteria principal del hígado. A esto se le llama quimioembolización de la arteria hepática. Este tipo de quimio se combina con una sustancia que bloquea el flujo de la sangre hacia el tumor. Esto evita que el tumor crezca y se prolifere.
  • Trasplante de hígado. Si no se puede extirpar el tumor, es posible extirpar completamente el hígado y reemplazarlo por un hígado de un donante.
  • Radioterapia. Consisten en rayos X de alta energía u otros tipos de radiación. La radiación se utiliza para eliminar las células cancerosas o evitar que crezcan. No se suele usar para tratar el hepatoblastoma. Sin embargo, la radioembolización puede ser una opción en algunos casos. Para hacer esto, se colocan bolitas radiactivas en la arteria principal del hígado las cuales van hacia el tumor. Estas bolitas se agrupan en ese lugar y la radiación elimina las células cancerosas cercanas.
  • Ensayos clínicos. La mayoría de los niños con cáncer se tratan como parte de un ensayo clínico. Participar de un ensayo clínico significa que su hijo reciba el mejor tratamiento disponible en la actualidad y hasta podría recibir tratamientos nuevos que se consideren aún mejores. Antes de comenzar, pregúntele al profesional de la salud de su hijo si hay tratamientos que se estén probando y que podrían funcionar bien para su hijo.
  • Atención de sostén. El tratamiento puede causar efectos colaterales. Se pueden usar medicamentos y otros tratamientos para el dolor, la fiebre, infecciones, náuseas y vómitos.

Es posible que su hijo reciba un solo tratamiento o una combinación de tratamientos. Durante el tratamiento se realizarán pruebas para ver qué tan bien está funcionando.

Con cualquier cáncer, la recuperación de cada niño puede variar (pronóstico). Recuerde lo siguiente:

  • Para lograr los mejores resultados, es importante recibir tratamiento médico de inmediato. El cáncer que se ha diseminado es más difícil de tratar.
  • Es necesaria la atención de seguimiento continua durante el tratamiento y luego de él.
  • Se están probando tratamientos nuevos para mejorar los resultados y reducir los efectos secundarios.

Complicaciones

El tumor o el tratamiento pueden provocar las siguientes complicaciones:

  • Infecciones y hemorragia debido a la cirugía
  • Aumento de infecciones, hematomas y hemorragia, vómitos, diarrea, caída de cabello y cansancio con algunos medicamentos de quimioterapia
  • Problemas de crecimiento y desarrollo
  • Problemas en el corazón, riñones o pulmones
  • Problemas con la función hepática
  • Diseminación del cáncer (metástasis)
  • Cáncer que vuelve a crecer
  • Crecimiento de nuevos cánceres en el futuro
  • Rechazo del nuevo hígado o problemas con los medicamentos antirrechazo en caso de que fuera necesario hacer un trasplante de hígado

Cómo sobrellevar

Un niño con hepatoblastoma necesita atención continua. A su hijo lo atenderán oncólogos y otros profesionales de la salud para tratar los efectos tardíos del tratamiento y descartar signos o síntomas de reaparición del tumor. A su hijo le realizarán pruebas de diagnóstico por la imagen y otras pruebas. También es posible que su hijo deba atenderse con otros profesionales de la salud por problemas causados por el tumor o por el tratamiento.

​​​​​​​Puede ayudar a su hijo a manejar su tratamiento contra el cáncer de muchas maneras. Por ejemplo:

  • Su hijo puede tener problemas para comer. Un especialista en dietética puede ayudarlo.
  • Puede que su hijo esté muy cansado. Necesitará equilibrar el descanso y la actividad. Aliente a su hijo a hacer un poco de ejercicio. Eso es bueno para la salud en general y puede ayudar a aliviar el cansancio.
  • Busque apoyo emocional para su hijo. Puede ser útil encontrar un consejero o un grupo de apoyo para niños.
  • Asegúrese de que su hijo asista a las citas de seguimiento.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

El profesional de la salud de su hijo le explicará cuándo debe llamarlo. Es posible que le diga que llame si su hijo:

  • Signos de infección como fiebre igual o superior a 100.4 °F (38.0 °C), o la temperatura indicada por el profesional de la salud de su hijo.
  • Tiene síntomas que empeoran
  • Presenta nuevos síntomas
  • Efectos secundarios del tratamiento que afectan sus funciones diarias o no mejoran con el tratamiento.

Pregúntele al profesional de la salud de su hijo a qué signos debe estar atento y cuándo llamar. Sepa cómo conseguir ayuda en los horarios de trabajo o durante los fines de semanas y días festivos.

Puntos claves

  • El hepatoblastoma es un cáncer muy poco frecuente (neoplasia) que se origina en el hígado.
  • Entre los síntomas se incluyen el abultamiento (masa), la inflamación y el dolor en el vientre (abdomen).
  • El diagnóstico se obtiene mediante pruebas de sangre, pruebas de diagnóstico por la imagen y biopsias.
  • Puede tratarse con cirugía, quimioterapia y otros métodos.
  • Es necesario realizar atención de seguimiento para detectar complicaciones y el crecimiento de un nuevo cáncer.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. Anote también las nuevas instrucciones que el profesional de la salud le dé para su hijo.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes