En esta sección

Tumores de células germinativas en niños

Aspectos generales

Las células germinativas son las células que producen los óvulos en las mujeres y los espermatozoides en los hombres. Los tumores de células germinativas están formados por estas células poco desarrolladas. Estos tumores son poco frecuentes. Pueden ser cancerosos (malignos) o no cancerosos (benignos).

Los tumores de células germinativas crecen en las siguientes partes del cuerpo:

  • En los ovarios o los testículos. La mayoría de los tumores de células germinativas comienzan en los ovarios o en los testículos. Estos se denominan tumores gonadales.
  • Fuera de los ovarios o los testículos. Estos tumores se denominan tumores extragonadales. Comienzan en las células que forman los ovarios o los testículos, pero a medida que se desarrolla un bebé (feto), las células viajan a una parte del cuerpo donde no deberían estar y crecen allí, en las siguientes partes:
    • Cerebro (craneal)
    • Área entre los pulmones (mediastínico)
    • Parte posterior del vientre o abdomen (retroperitoneal)
    • Columna lumbar (sacro y cóccix)
    • Cabeza y cuello

Los tumores son de diferentes tipos:

Germinomas

Este grupo de tumores de células germinativas incluye todos los tumores de células germinativas que no se forman en los ovarios ni en los testículos. Los germinomas son el tipo más común de tumores de células germinativas que crece en el cerebro.

No germinomas o no seminomas

Hay 4 tipos de tumores de células germinativas no seminomas. Este grupo de tumores de células germinativas también se denomina no germinomas.

  • Tumor del seno endodérmico (tumor del saco vitelino). Este tumor de células germinativas suele ser canceroso (maligno), pero también puede ser benigno (no canceroso). Este tumor afecta con mayor frecuencia los ovarios o los testículos y la columna lumbar. A menudo crece rápido.
  • Coriocarcinoma. Este tipo de tumor es muy poco frecuente. La mayoría de las veces es maligno. Comienza a partir de una capa de la placenta. Durante el embarazo, puede extenderse (hacer metástasis) al bebé y a la madre. Cuando esto sucede, se llama coriocarcinoma gestacional. Ocurre con mayor frecuencia en mujeres jóvenes embarazadas. También se puede formar un coriocarcinoma en un niño pequeño. Comienza en las células del corion que aún se encuentran en el cuerpo del niño. Esto se llama coriocarcinoma no gestacional.
  • Carcinoma embrionario. Este tipo de tumor suele ser maligno. Puede extenderse rápidamente. No crece en los ovarios. Se forma con mayor frecuencia en los testículos y también se puede formar en otras partes del cuerpo.
  • Gonadoblastoma. Casi todos estos tumores benignos se forman en los ovarios. Si no se tratan, con el tiempo, pueden convertirse en cáncer.

Tumores de células germinativas mixtos

Muchos tumores de células germinativas contienen más de un tipo de célula maligna (cancerosa). Estos tumores se tratan según el tipo de célula más común. Pueden formarse en cualquier parte del cuerpo.

Teratomas

Estos tumores contienen varios tipos de tejido. Pueden ser malignos o benignos. Son el tumor de células germinativas más común en los ovarios. A veces, los teratomas producen enzimas u hormonas que causan problemas.

Causas

La causa de los tumores de células germinativas no se conoce por completo. Algunos defectos genéticos que se transmiten de padres a hijos (mutaciones hereditarias) pueden aumentar el riesgo de tumores de células germinativas. Algunos síndromes genéticos, como el síndrome de Turner y el síndrome de Klinefelter, están relacionados con un mayor riesgo de estos tumores. Los tumores de células germinativas también están relacionados con el desarrollo anormal de los aparatos reproductores masculino y femenino. Los niños que nacen con testículos no descendidos (llamado criptorquidia) tienen un mayor riesgo de desarrollar tumores de células germinativas en los testículos.

Síntomas

Los síntomas dependen del tamaño del tumor y de la ubicación en el cuerpo. Los síntomas también pueden depender de si el tumor está produciendo hormonas. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Un bulto o masa que se puede sentir o ver
  • Dolor de vientre (abdominal)
  • Dolor de pecho
  • Dificultad para respirar
  • Tos
  • Problemas con la vista
  • Fiebre
  • Dolor en la columna lumbar
  • Necesidad de orinar con frecuencia o problemas para orinar
  • Dificultar para hacer deposiciones (estreñimiento)
  • Aumento de la sed y la micción
  • Pérdida de apetito
  • Mayor crecimiento del cabello
  • Sangrado vaginal
  • Ausencia de períodos menstruales
  • Pubertad precoz
  • Estatura más baja de lo normal
  • Forma o tamaño anormal de los testículos
  • Pérdida de peso sin motivo conocido
  • Náuseas o vómitos

Los síntomas de los tumores de células germinativas pueden parecerse mucho a los de muchas otras enfermedades. Asegúrese de que su hijo acuda a un profesional sanitario para que le realicen un diagnóstico.

Diagnóstico

El profesional de la salud de su hijo le hará preguntas sobre los antecedentes médicos de su hijo y los síntomas actuales. Se realizará un examen físico y se prestará especial atención a las áreas con bultos, dolor u otros síntomas. Es probable que su hijo necesite ver a un especialista en cáncer (oncólogo pediátrico). Es posible que su hijo necesite determinadas pruebas. Las pruebas que se realicen dependen de dónde se encuentre el tumor y pueden incluir:

  • Análisis de sangre. Estos análisis detectan signos de enfermedad, observan las funciones del hígado y los riñones, miden los niveles hormonales y buscan marcadores de células tumorales.
  • Biopsia. Se extrae del tumor una pequeña parte (llamada muestra) de tejido y se analiza para detectar células cancerosas. Esto se puede hacer durante la cirugía o utilizando una aguja para extraer una muestra. La biopsia es la única manera de saber con certeza si el tumor es o no es cáncer.
  • Tomografía computarizada. Se utilizan una serie de radiografías y una computadora para generar imágenes en 3-D del interior del cuerpo.
  • Imagen por resonancia magnética. Se utilizan imanes grandes, ondas de radio y una computadora para generar imágenes detalladas del interior del cuerpo.
  • Radiografía. Se usa una pequeña cantidad de radiación para tomar imágenes de tejidos internos, huesos y órganos.
  • Ecografía (ecosonografía). Se utilizan ondas sonoras y una computadora para generar imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos.

Después de un diagnóstico de tumor de células germinativas, su hijo necesitará más pruebas. Estas ayudan a los profesionales de la salud a obtener más información sobre la salud general y el tumor de su hijo. Se utilizan para averiguar el estadio del cáncer. El estadio es cuánto cáncer hay y qué tan lejos se ha extendido (metastatizado) en el cuerpo de su hijo. Luego se asigna un estadio. En algunos casos, no se asigna una estadificación hasta después de que se realiza la cirugía para extirpar el tumor.

Las estadificaciones brindan una descripción general del cáncer. Una estadificación se indica con un número romano y puede tener un valor de I (1), II (2), III (3) o IV (4). Cuanto mayor sea el número, más avanzado estará el tumor. Se pueden usar letras y números después del número romano para dar más detalles.

El estadio de un cáncer es una de las cosas más importantes que debe saber al decidir cómo tratar el cáncer. Asegúrese de pedirle al profesional sanitario de su hijo que le explique los detalles del cáncer de su hijo de un modo que pueda comprenderlo.

Tratamiento

Su hijo puede ser tratado por un equipo compuesto por varios tipos de profesionales de la salud. Las opciones de tratamiento dependen de factores como el tipo de tumor de células germinativas y su ubicación. Los tumores de células germinativas se pueden tratar con cualquiera de los siguientes tratamientos:

  • Cirugía. Se hace para extraer el tumor y un borde del tejido cercano. También se puede extirpar el órgano donde está creciendo el tumor. Por ejemplo, puede ser un ovario o un testículo.
  • Quimioterapia Estos son medicamentos potentes que destruyen las células cancerosas. Se pueden administrar por vía oral, directamente en la sangre a través de una vena (intravenoso) o de otras formas.
  • Radioterapia. Consisten en rayos X de alta energía u otros tipos de radiación. La radiación se utiliza para eliminar las células cancerosas o evitar que crezcan.
  • Quimioterapia con dosis alta y con trasplante de células madre. Se extraen glóbulos sanguíneos jóvenes (llamados células madre) del niño o de otra persona (un donante). Luego, a su hijo se le administran altas dosis de quimioterapia. Esto destruye las células cancerosas, pero también daña la médula ósea y destruye las células madre. Después de la quimioterapia, las células madre se devuelven a la sangre de su hijo. Con el tiempo, reconstruyen la médula ósea.
  • Ensayos clínicos. Pídale al profesional de la salud de su hijo si hay tratamientos que estén siendo probados y que podrían funcionar bien para su hijo. Esto permite que su hijo reciba el mejor tratamiento disponible en la actualidad, y tal vez también el tratamiento que se cree que es aún mejor.
  • Atención de sostén. El tratamiento puede causar efectos colaterales. Se pueden usar medicamentos y otros tratamientos para factores como dolor, fiebre, infección, náuseas y vómitos. Controlar los efectos secundarios es una parte clave de un buen tratamiento contra el cáncer.

Con cualquier cáncer, la recuperación de cada niño puede variar (pronóstico). Recuerde lo siguiente:

  • Para lograr el mejor pronóstico, es importante recibir tratamiento médico de inmediato. El cáncer que se ha diseminado es más difícil de tratar.
  • Es necesaria la atención de seguimiento continua durante el tratamiento y luego de él.
  • Se están probando tratamientos nuevos para mejorar los resultados y aliviar los efectos colaterales.

Hable con los profesionales de la salud de su hijo sobre las opciones de tratamiento. Haga una lista de preguntas. Piense en los beneficios y los posibles efectos secundarios de cada opción. Hable sobre sus inquietudes con su profesional de la salud antes de tomar una decisión.

Complicaciones

Un niño puede tener complicaciones por el tumor o por el tratamiento. Muchas son a corto plazo y desaparecerán una vez finalizado el tratamiento. Pero algunos problemas pueden ser a largo plazo y afectar a su hijo por el resto de su vida.

Los efectos secundarios pueden incluir:

  • Daño cerebral o del sistema nervioso que ocasiona problemas relacionados con la coordinación, la fuerza muscular, el habla o la vista.
  • Pérdida de apetito
  • Infecciones
  • Sangrado
  • Cansancio que no mejora con el descanso (fatiga)
  • Pérdida de cabello
  • Náuseas y vómitos
  • Llagas en la boca
  • Retraso en el crecimiento y el desarrollo
  • Problemas de aprendizaje
  • Problemas en la reproducción (infertilidad)
  • Reaparición del cáncer
  • Crecimiento de otros cánceres en el futuro

Hable con los profesionales de la salud de su hijo sobre los efectos secundarios relacionados con su tratamiento. A menudo hay formas de controlarlos. Es posible que haya cosas que pueda hacer y medicamentos que pueda darle a su hijo para ayudar a prevenir o controlar muchos efectos secundarios del tratamiento.

Cómo sobrellevar

Un niño con un tumor de células germinativas necesita atención continua. A su hijo lo atenderán oncólogos y otros profesionales de la salud para tratar los efectos tardíos del tratamiento y descartar signos o síntomas de reaparición del tumor. A su hijo le realizarán pruebas de diagnóstico por la imagen y otras pruebas. Y es posible que su hijo deba atenderse con otros profesionales de la salud por problemas causados por el tumor o por el tratamiento.

Puede ayudar a su hijo a manejar su tratamiento de muchas maneras. Por ejemplo:

  • Su hijo puede tener problemas para comer. Un especialista en dietética puede ayudarlo.
  • Puede que su hijo esté muy cansado. Tendrá que equilibrar el descanso y la actividad. Aliente a su hijo a hacer un poco de ejercicio. Eso es bueno para la salud en general y puede ayudar a aliviar el cansancio.
  • Busque apoyo emocional para su hijo. Puede ser útil encontrar un consejero o un grupo de apoyo para niños.
  • Asegúrese de que su hijo asista a las citas de seguimiento.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Llame al profesional de la salud si su hijo tiene:

  • Tiene síntomas que empeoran
  • Presenta nuevos síntomas
  • Presenta signos de infección, como fiebre
  • Tiene efectos secundarios que no mejoran con el tratamiento

Pregúntele al profesional de la salud de su hijo a qué signos debe estar atento y cuándo llamar. Sepa cómo conseguir ayuda en los horarios de trabajo o durante los fines de semanas y días festivos.

Puntos claves

  • Los tumores de células germinativas pueden ser cancerosos (malignos) o no cancerosos (benignos).
  • Los tumores suelen afectar los ovarios o los testículos. También pueden afectar el cerebro, el mediastino, el retroperitoneo, el sacro o el cóccix.
  • Los síntomas dependen del tamaño del tumor y de la ubicación en el cuerpo de su hijo. Puede haber un bulto, dolor u otros síntomas.
  • Los tumores de células germinativas se diagnostican mediante análisis de sangre, biopsias y pruebas de diagnóstico por la imagen.
  • El tratamiento puede incluir cirugía, quimioterapia y radiación.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes