En esta sección

Tumor de Wilms

Aspectos generales

El tumor de Wilms es un tumor cancerígeno que comienza a desarrollarse en las células del riñón. Es el tipo más común de cáncer de riñón en niños. Suele detectarse cuando el niño tiene la edad de 3 o 4 años. El tumor puede ser muy grande antes de detectarlo. Y puede extenderse (hacer metástasis) a otros tejidos del cuerpo. La zona más común hacia donde se expande el tumor de Wilms es hacia los pulmones. Sin embargo, también puede expandirse hacia el hígado, los ganglios linfáticos, el otro riñón, el cerebro y los huesos.

Causas

En la mayoría de los casos, el tumor de Wilms se produce por casualidad y sin una causa específica. Los defectos en los genes pueden influir en el crecimiento de las células del riñón. Sin embargo, no es común que el tumor de Wilms sea hereditario.

Factores de riesgo

La pequeña cantidad de niños con tumor de Wilms también padecen de un síndrome provocado por una anormalidad en los genes como, por ejemplo:

  • Síndrome WAGR
  • Síndrome de Denys-Drash
  • Síndrome de Beckwith-Wiedemann

Algunas malformaciones congénitas pueden aumentar las probabilidades de padecer tumor de Wilms. Por ejemplo, un niño con malformaciones en el pene o en los testículos corre mayor riesgo. Hable con el profesional de la salud que atiende a su hijo si quiere obtener más información sobre estas enfermedades.

Síntomas

Los síntomas pueden ser diferentes en cada niño. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Abultamiento en el vientre (abdomen)
  • Inflamación en el vientre
  • Dolor en el vientre; sin embargo, algunos niños pueden no sentir dolor
  • Orina con sangre.
  • Recuento bajo de glóbulos rojos (anemia)
  • Fiebre
  • Presión arterial alta (hipertensión)

Muchos de estos síntomas pueden ser ocasionados por otros problemas de salud. Es muy importante consultar de inmediato con el profesional de la salud que atiende a su hijo si nota alguno de estos síntomas. Solo un profesional de la salud puede decirle si su hijo tiene cáncer.

Diagnóstico

Si el profesional de la salud que atiende a su hijo cree que su hijo puede tener un tumor de Wilms, será necesario realizarle ciertos exámenes y pruebas para confirmarlo. El profesional de la salud que atiende a su hijo le preguntará sobre los antecedentes médicos y los síntomas. Le realizarán exámenes a su hijo. Es posible que su hijo deba realizar algunas pruebas, como por ejemplo:

  • Ecografía abdominal. Esta prueba utiliza ondas de sonido y una computadora para crear imágenes de los vasos sanguíneos, los tejidos y los órganos. En esta prueba se puede observar el riñón, el tumor y los vasos sanguíneos del riñón. También puede ayudar a ver si hay algún tumor en el otro riñón o en otras partes del vientre (abdomen).
  • Escáner de tomografía computarizada abdominal. ​​​​​​​En este examen se utilizan rayos X y una computadora para crear imágenes detalladas del vientre (abdomen). Los escáneres de tomografía computarizada son mucho más detallados que los exámenes de rayos X estándar.
  • Imagen por resonancia magnética. Esta prueba usa imanes, ondas de radio y una computadora para crear imágenes detalladas del cuerpo. La imagen por resonancia magnética puede mostrar si el cáncer se ha expandido a otras partes del cuerpo (metástasis). También puede mostrar si hay células cancerosas en los ganglios linfáticos u otros órganos cercanos.
  • Radiografías torácicas. Las radiografías se hacen con rayos X con una pequeña cantidad de radiación. Puede mostrar si el cáncer se expandió hacia los pulmones.
  • Análisis de sangre y orina. Estas pruebas pueden revisar si los riñones y el hígado funcionan correctamente y hacer una revisión de salud general.
  • Biopsia. Se extrae una pequeña muestra de tejido y se revisa a través de un microscopio para detectar células cancerosas. Se pueden tomar muestras del tumor, cerca de los ganglios linfáticos y otros tejidos. La biopsia también puede indicar el tipo de tumor. En algunos tumores, no es posible hacer una biopsia del tejido renal.

Tratamiento

La mayoría de los niños con tumor de Wilms pueden curarse. El tratamiento dependerá del tamaño y la ubicación del tumor además de otros factores. Un especialista con experiencia en tumores de Wilms tratará a su hijo. Este especialista puede ser un cirujano pediátrico y un especialista en cáncer pediátrico (oncólogo). El cáncer puede tratarse de cualquiera de las siguientes maneras:

  • Cirugía. Esta se realiza para extraer el riñón afectado (nefrectomía). No se aconseja retirar solo una parte del riñón en un niño. Las muestras de riñón extraídas se estudian. También se pueden extraer muestras de los ganglios linfáticos cercanos para comprobar si hay signos de cáncer.
  • Quimioterapia Estos son medicamentos que matan las células cancerosas. Se utilizan para destruir las células cancerosas antes o después de la cirugía. También se utilizan para tratar el cáncer cuando se expande o vuelve a crecer.
  • Radioterapia. Consisten en rayos X de alta energía u otros tipos de radiación. La radiación se utiliza para eliminar las células cancerosas o evitar que crezcan. Puede utilizarse para tratar el cáncer cuando se expande o vuelve a crecer.
  • Atención de sostén. El tratamiento para el cáncer puede causar efectos secundarios. Se pueden usar medicamentos y otros tratamientos para ayudar a aliviar los efectos secundarios como el dolor, fiebre, infecciones, náuseas y vómitos.
  • Ensayos clínicos. Pregúntele al profesional de la salud de su hijo si se está probando algún tratamiento nuevo que pudiera funcionar bien con su hijo.

Su hijo necesitará atención de seguimiento durante el tratamiento y después de él para realizar lo siguiente:

  • Revisar la respuesta de su hijo al tratamiento
  • Controlar los efectos secundarios del tratamiento
  • Revisar si el cáncer vuelve a crecer o si expande

Algunos tratamientos pueden ser duros para su hijo. Sin embargo, aumentan la probabilidad de que su hijo viva por mucho tiempo. Converse sobre los efectos secundarios del tratamiento con el profesional de la salud que atiende a su hijo.

Con cualquier cáncer, la recuperación de cada niño puede variar (pronóstico). Recuerde lo siguiente:

  • Para lograr los mejores resultados, es importante recibir tratamiento médico de inmediato.
  • Es necesaria la atención de seguimiento continua durante el tratamiento y luego de él.
  • Se están probando tratamientos nuevos para mejorar los resultados y reducir los efectos secundarios.

Puede preguntarle al profesional de la salud que atiende a su hijo sobre la tasa de supervivencia y qué puede esperar. Pero debe recordar que las estadísticas se basan en grandes grupos de personas. No pueden decirle lo que sucederá exactamente con su hijo.

Complicaciones

Entre las posibles complicaciones se incluyen:

  • Efectos secundarios de la quimioterapia o la radioterapia como insuficiencia cardíaca o crecimiento de un nuevo tipo de cáncer
  • Problemas en la cirugía como hemorragia o infecciones
  • Problemas de embarazo en el futuro
  • Cáncer que vuelve a crecer o se expande
  • Muerte

El equipo de atención sanitaria de su hijo revisará las complicaciones a las que debe prestar atención según el plan de tratamiento de su hijo.

Cómo sobrellevar

Puede ayudar a su hijo a manejar su tratamiento de muchas maneras. Por ejemplo:

  • Aprender lo más que pueda sobre el tumor de Wilms. Esto puede ayudar a tomar las mejores decisiones para su hijo.
  • Busque apoyo emocional para su hijo. Buscar asesoría o un grupo de apoyo infantil también puede ayudar.
  • Obtener apoyo emocional para usted y otros familiares, especialmente los hermanos.
  • Lleve a su hijo a todas las citas y tratamientos.
  • Su hijo puede tener problemas para comer. Un especialista en dietética puede ayudarlo.
  • Puede que su hijo esté muy cansado. Deberán equilibrar el descanso y la actividad. Aliente a su hijo a hacer un poco de ejercicio. Eso es bueno para la salud en general Y eso puede ayudar a aliviar el cansancio.

Es posible que su hijo necesite lo siguiente:

  • Someterse a una revisión para comprobar si hay un tumor de Wilms en caso de que tengan una enfermedad que aumente la probabilidad de desarrollar dicho tipo de tumor.
  • Someterse a una prueba genética y obtener asesoramiento

Si es necesario, considere usar las disposiciones de la Ley de Licencia Familiar y Médica. Esta ley federal le da derecho a tomar hasta 12 semanas laborales de licencia no remunerada para cuidar a un familiar enfermo. Para los empleados elegibles, el seguro médico debe continuar. Cuando se reincorpore en su trabajo, se le proporcionará su puesto habitual o un trabajo equivalente. Para obtener más información, visite el sitio web del Departamento del Trabajo de los Estados Unidos.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Llame al profesional de la salud si su hijo tiene:

  • Tiene síntomas que empeoran
  • Presenta nuevos síntomas
  • Tiene efectos colaterales del tratamiento

Pregúntele al profesional de la salud si hay problemas o cambios a los que debe estar atento y qué hacer si los nota.

Puntos claves

  • El tumor de Wilms es un cáncer que se origina en las células del riñón.
  • Normalmente, aparece en niños de entre 3 y 4 años.
  • Es posible que no provoque ningún síntoma y que no se diagnostique hasta haber crecido.
  • Para tratar el tumor de Wilms, es posible realizar cirugía, quimioterapia y radioterapia.
  • La mayoría de los niños con tumor de Wilms pueden curarse mediante tratamiento.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la consulta, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudios nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas y procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes