En esta sección

Bronquitis aguda en niños

Aspectos generales

La bronquitis es una inflamación de los grandes conductos respiratorios (bronquios) que tienen los pulmones. La enfermedad puede ser de corto plazo (aguda) o de largo plazo (crónica). Si la bronquitis es aguda, los síntomas suelen desarrollarse rápidamente y no duran demasiado tiempo. La mayoría de los casos son leves.

Causas

En general, la bronquitis aguda es causada por una infección viral. También puede ser provocada por bacterias o elementos como polvo, alérgenos, gases fuertes o humo de tabaco.

En los niños, la causa más común de bronquitis aguda son los virus. La enfermedad puede desarrollarse después de un resfriado u otra infección viral en la nariz, la boca o la garganta (vías respiratorias superiores). Esas enfermedades pueden transmitirse fácilmente por contacto directo con una persona que está enferma.

Factores de riesgo

Los niños que tienen mayores probabilidades de desarrollar bronquitis aguda son los que tienen:

  • Sinusitis crónica
  • Alergias
  • Asma
  • Adenoides y amígdalas agrandadas
  • Exposición indirecta al humo de tabaco

Síntomas

Estos son los síntomas más comunes:

  • Tos seca o con mucosidad
  • Vómitos o arcadas
  • Secreción nasal, a menudo antes de comenzar a toser
  • Congestión o dolor en el pecho
  • Sensación de malestar corporal general
  • Escalofríos
  • Fiebre leve
  • Dolor muscular y de espalda
  • Sibilancia
  • Dolor de garganta

Estos síntomas suelen durar entre 7 y 14 días, pero la tos puede continuar durante 3 o 4 semanas. Los síntomas pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de hacer atender a su hijo por un profesional de la salud para recibir un diagnóstico.

Diagnóstico

Es probable que el profesional de la salud pueda diagnosticar la bronquitis aguda consultando los antecedentes médicos de su hijo y haciéndole un examen físico. En algunos casos, es posible que su hijo deba hacerse estudios para descartar otros problemas de salud, como neumonía o asma. Estos estudios pueden incluir:

  • Radiografías de tórax. Esta prueba toma imágenes de tejidos internos, huesos y órganos.
  • Oximetría de pulso. Un oxímetro es un dispositivo pequeño que mide la cantidad de oxígeno en la sangre. Para esta prueba, el profesional de la salud coloca un sensor pequeño (como un sujetapapeles) en el dedo de la mano o del pie de su hijo. Cuando el dispositivo está encendido, se puede ver una luz roja en el sensor. El sensor no provoca dolor, y la luz roja no se calienta.
  • Muestras de esputo y de secreción nasal. Con estos análisis se puede definir qué gérmenes provocan determinada infección.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado de salud general de su niño. También dependerá de la gravedad de la anomalía.

En casi todos los casos, no deben utilizarse antibióticos para tratar la bronquitis aguda. Esto se debe a que la mayoría de las infecciones son causadas por virus. Ni siquiera los niños que han tenido tos durante más de 8 a 10 días suelen necesitar antibióticos.

El objetivo del tratamiento es ayudar a aliviar los síntomas. El tratamiento consta de lo siguiente:

  • Mucho descanso
  • Acetaminofén o ibuprofeno para la fiebre y el dolor leve
  • Medicamentos para la tos para niños de más de 4 años
  • Más líquidos
  • Humidificador de vapor frío en la habitación de su hijo

Hable con el profesional de la salud de su hijo antes de darle medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado. La Academia Estadounidense de Pediatría no aconseja dar estos medicamentos a niños menores de 4 años porque pueden causar efectos secundarios perjudiciales. Si su hijo tiene entre 4 y 6 años, solo use productos de venta libre cuando se lo recomiende el profesional de la salud que lo atiende. En la mayoría de los casos, tampoco le dé antihistamínicos. Pueden resecar las secreciones y esto puede empeorar la tos.

No le dé aspirina o medicamentos que contengan aspirina a un paciente menor de 19 años, a menos que se lo indique el profesional de la salud. Si le da aspirina, puede ponerlo en riesgo de padecer el síndrome de Reye. Se trata de un trastorno poco frecuente pero muy grave. Suele afectar el cerebro y el hígado

Complicaciones

La mayoría de los niños que tienen bronquitis aguda mejoran sin problemas. Pero la enfermedad puede dar lugar a neumonía.

Prevención

Usted puede ayudar a prevenir la bronquitis aguda deteniendo la transmisión de los virus que la provocan. Tome estas medidas:

  • Enséñele a cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar.
  • Asegúrese de que su hijo se lave las manos con frecuencia.
  • Verifique que su hijo se encuentre al día con todas las vacunas, incluida la vacuna anual contra la gripe.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Llame al profesional de la salud de su hijo de inmediato si los síntomas de su hijo empeoran, si aparecen nuevos síntomas o si tiene:

  • Dificultad para respirar
  • Fiebre alta

Puntos claves

  • La bronquitis es una inflamación de los grandes conductos respiratorios (bronquios) que tienen los pulmones. Si la bronquitis es aguda, los síntomas suelen desarrollarse rápidamente y no duran demasiado tiempo.
  • En los niños, la causa más común de bronquitis aguda son los virus.
  • Tos, fiebre, secreción nasal y dolores corporales son síntomas comunes.
  • El tratamiento tiene por objeto aliviar los síntomas. Puede incluir mucho descanso y líquidos. Los medicamentos para la fiebre o la tos también pueden ayudar.
  • No se necesitan antibióticos, a menos que la causa sea una infección bacteriana.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes