En esta sección

Sinusitis en niños

Aspectos generales

La sinusitis es una infección de los senos paranasales. Estas infecciones suelen ocurrir después de un resfriado o con las alergias. Hay 3 tipos de sinusitis:

  • De corto plazo (aguda). Los síntomas de este tipo de infección duran menos de 12 semanas y mejoran con el tratamiento correcto.
  • De largo plazo (crónica). Estos síntomas duran más de 12 semanas.
  • Recurrente. Esto significa que la infección vuelve una y otra vez. Implica 3 o más episodios de sinusitis aguda en un año.

Vista frontal de la cara de un niño que muestra la anatomía de los senos paranasales normales de un lado y de los senos paranasales inflamados del otro.

Los senos paranasales son espacios (cavidades) llenos de aire cerca de la nariz. Están revestidos de membranas mucosas. Hay 4 senos paranasales diferentes:

  • Seno etmoidal. Se ubica alrededor del puente de la nariz. Este seno está presente al nacer y continúa creciendo.
  • Seno maxilar. Se ubica alrededor de las mejillas. Este seno también está presente al nacer y continúa creciendo.
  • Seno frontal. Se ubica en el área de la frente. Este seno no se desarrolla hasta aproximadamente la edad de 7 años.
  • Seno esfenoidal. Se ubica muy por detrás de la nariz. Este seno no se desarrolla hasta los diez años.

Causas

Cuando los senos paranasales están bloqueados con secreción, las bacterias pueden comenzar a crecer. Esto genera una infección de los senos paranasales o sinusitis.

Las bacterias más comunes que causan sinusitis aguda incluyen:

  • Streptococcus pneumonia
  • Haemophilus influenzae
  • Moraxella catarrhalis

Síntomas

Estos son los síntomas más comunes de la sinusitis:

  • Congestión nasal
  • Secreción espesa y de color en la nariz
  • Goteo detrás de la garganta (goteo posnasal)
  • Dolor de cabeza
  • Tos
  • Dolor o dolencia en los senos paranasales
  • Fiebre
  • Pérdida del olfato

Los síntomas de la sinusitis pueden parecerse a los de otras enfermedades. Asegúrese de que su hijo vea a un profesional de la salud para recibir un diagnóstico.

Factores de riesgo

Una infección de los senos paranasales a veces se produce después de una infección de las vías respiratorias superiores o de un resfriado común. El resfriado provoca una inflamación que puede bloquear la abertura de los senos paranasales. Esto puede provocar una infección de los senos paranasales. Las alergias también pueden dar lugar a la sinusitis debido a la inflamación y al aumento de mucosidad. Otras posibles afecciones que pueden dar lugar a la sinusitis incluyen:

  • Forma anormal de la nariz
  • Infección de un diente
  • Lesión en la nariz
  • Objeto extraño en la nariz
  • Malformación congénita con anomalía del paladar (paladar hendido)
  • Problema con los ácidos del estómago (enfermedad por reflujo gastroesofágico)
  • Fibrosis quística y síndromes de inmunodeficiencia

Los problemas inmunitarios o deficiencias de anticuerpos son riesgos para las afecciones crónicas de los senos paranasales.

Diagnóstico

El profesional de la salud le preguntará sobre los síntomas y los antecedentes médicos de su hijo. Luego le hará un examen físico a su hijo. Es posible que a su niño le realicen pruebas como las siguientes:

  • Radiografía de los senos paranasales. Un estudio radiográfico de los senos paranasales puede ayudar con el diagnóstico.
  • Tomografía computarizada de los senos paranasales. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo. Muestra más detalles que las radiografías.
  • Cultivos de los senos paranasales. Puede tomarse una muestra de la secreción de la nariz. La muestra se estudia para detectar bacterias u otros gérmenes.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado de salud general de su niño. También dependerá de la gravedad de la anomalía.

Sinusitis aguda

La sinusitis aguda puede mejorar por sí sola. Cuando esto no sucede, el profesional de la salud de su hijo puede recetarle lo siguiente:

  • Antibióticos. Si los senos paranasales del niño están infectados con bacterias, se indican antibióticos para eliminarlas. Si los síntomas de su hijo no han mejorado después de 3 a 5 días, el profesional puede probar con un antibiótico diferente.
  • Medicamentos para la alergia. Para la sinusitis causada por alergias, los antihistamínicos y otros medicamentos para la alergia pueden reducir la inflamación.

No utilice aerosoles nasales descongestivos de venta libre sin consultar al profesional de la salud que atiende a su hijo. Estos aerosoles pueden empeorar los síntomas.

La sinusitis recurrente también se trata con antibióticos y medicamentos para la alergia. El profesional de la salud que atiende a su hijo puede remitirlo a un médico especialista en oído, nariz y garganta (otorrinolaringólogo) para que le hagan estudios y reciba tratamiento.

Sinusitis crónica

El tratamiento para la sinusitis crónica puede incluir:

  • Consulta a un especialista en oído, nariz y garganta. Su hijo puede ser remitido a un médico especialista en oído, nariz y garganta.
  • Antibióticos. Es posible que su hijo deba tomar antibióticos por un tiempo más prolongado. Si las bacterias no son la causa, los antibióticos no ayudarán.
  • Medicamento corticosteroide inhalado. A menudo se recetan aerosoles o gotas nasales con esteroides.
  • Otros medicamentos. Pueden recetarse aerosoles nasales con antihistamínicos y descongestivos, solución salina en gotas o aerosol, o medicamentos para aflojar y eliminar la mucosidad.
  • Vacunas para la alergia o inmunoterapia. Si su hijo tiene alergias nasales, las vacunas pueden ayudar a reducir su reacción a los alérgenos como el polen, los ácaros o el moho.
  • Cirugía. La cirugía para la sinusitis crónica es una opción. Pero no suele realizarse muy a menudo en niños.

Los cuidados también pueden incluir:

  • Líquidos. Un vaso de agua o jugo cada una o dos horas es una buena regla. Los líquidos ayudan a diluir la mucosidad, al permitir que salga con mayor facilidad. Los líquidos también ayudan a evitar la deshidratación.
  • Lavado con solución salina. Esto ayuda a mantener húmedos los senos paranasales y la nariz. Pídale instrucciones al profesional de la salud o enfermera de su hijo.
  • Compresas tibias. Aplique una toalla húmeda y tibia en la nariz, las mejillas y los ojos de su hijo para ayudar a aliviar el dolor en la cara.

Complicaciones

En casos muy raros, la sinusitis puede dar lugar a una infección cerebral.

Prevención

Hay cosas que pueden ayudar a su hijo a evitar la sinusitis. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Haga que su hijo use aerosoles o lavados de solución salina, o ambos. Úselos a menudo para mantener la nariz lo más húmeda posible.
  • Use un humidificador en ambientes interiores secos.
  • Mantenga a su hijo alejado del humo de los cigarrillos y los cigarros.
  • Mantenga a su hijo alejado de lo que puede provocar síntomas de alergia.
  • No fuerce la entrada de agua en los senos paranasales. Por ejemplo, su hijo no debería saltar al agua.
  • Limite el tiempo en las piscinas con cloro. El cloro puede irritar la nariz y los senos paranasales.
  • Practique una buena higiene de las manos.
  • Manténganse usted y su hijo con las vacunas al día.
  • No tenga contacto estrecho con personas que tengan resfriados u otras infecciones de las vías respiratorias superiores.

Puntos claves

  • La sinusitis es una infección de los senos paranasales.
  • Cuando la nariz está bloqueada con secreción, las bacterias pueden comenzar a crecer. Esto genera una infección de los senos paranasales o sinusitis.
  • La sinusitis aguda puede mejorar por sí sola. Pero, si no lo hace, pueden recetarse medicamentos.
  • En el caso de la sinusitis crónica, el profesional de la salud puede remitir a su hijo a un médico especialista en oído, nariz y garganta para que le haga estudios y reciba tratamiento.
  • Para ayudar a prevenir la sinusitis, haga que su hijo utilice aerosoles o lavados de solución salina para mantener húmeda la nariz. Use un humidificador en áreas interiores secas.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes