En esta sección

Crup en niños

Aspectos generales

El crup es una infección común en los niños. Provoca hinchazón en la parte superior de las vías respiratorias del cuello. Provoca tos perruna, con o sin fiebre. Y puede provocar problemas para respirar. La enfermedad se ve con más frecuencia en invierno.

Causas

Un virus es la causa más común de crup. Pero la enfermedad también puede ser causada por bacterias, alergias o reflujo del estómago. Los virus que se sabe que causan crup son los siguientes:

  • Virus paragripal
  • Virus sincicial respiratorio
  • La gripe (virus de la influenza)
  • Adenovirus
  • Enterovirus

El crup se transmite a través del contacto directo con una persona infectada o sus fluidos corporales. La infección comienza en la nariz y la garganta, y se traslada a los pulmones. La hinchazón afecta el área alrededor de la laringe y hacia la tráquea.

Factores de riesgo

Los niños más pequeños se ven más afectados por el crup porque sus vías respiratorias son más pequeñas. Una pequeña hinchazón puede dificultar la respiración de un bebé o un niño pequeño. El crup se observa con mayor frecuencia en niños de 3 meses a 5 años. El momento máximo para que se produzca el crup es a los 2 años.

Síntomas

Los síntomas del crup no siempre son los mismos. A medida que la enfermedad pasa de la nariz a los pulmones, los síntomas pueden cambiar. Estos pueden incluir:

  • Congestión o secreción nasal y tos leve
  • Una tos que se convierte en un «ladrido de foca»
  • Perder la voz (laringitis) o tener un llanto ronco
  • fiebre
  • Un «chirrido» agudo o un silbido al inhalar (estridor)

Estos síntomas suelen empeorar por la noche y pueden despertar a su hijo del sueño. También puede parecer que mejoran por la mañana, pero empeoran a medida que avanza el día. La mayoría de los niños se sienten mejor en el término de 3 a 7 días.

Los síntomas del crup pueden confundirse con otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo vea a un profesional de la salud para recibir un diagnóstico.

Diagnóstico

El profesional de la salud de su hijo puede diagnosticar el crup con los antecedentes médicos y un examen físico. Es posible que a su hijo tengan que realizarle pruebas si el profesional de la salud cree que puede tener otras enfermedades. Se puede solicitar que le realicen una radiografía de cuello o tórax.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado de salud general de su niño. También dependerá de la gravedad de la anomalía.

En casos graves de crup, o si su hijo no respira bien, es posible que deba ir al hospital. Puede manejar la mayoría de los casos más leves en casa. Pero a veces puede ser difícil saber si su hijo necesita ir al hospital porque la enfermedad cambia. Su hijo puede parecer mejor en un momento y luego empeorar al siguiente. El profesional de la salud de su hijo puede recetar los siguientes medicamentos para ayudar a aliviar los síntomas:

  • Medicamentos inhalados. Se utilizan si su hijo tiene muchos problemas para respirar. Se pueden usar tratamientos inhalados para aliviar el silbido (estridor) y facilitar la respiración.
  • Esteroides. A menudo se administra un esteroide inyectable si el niño no puede tomar esteroides por boca (por vía oral). Este medicamento puede ayudar a evitar que la enfermedad empeore.
  • Otros medicamentos. El profesional de la salud de su hijo puede recetarle otros medicamentos si cree que el crup de su hijo se debe a alergias o reflujo. El profesional de la salud también puede recomendar acetaminofén o ibuprofeno para la fiebre o el malestar. Los antibióticos no son útiles si la enfermedad es causada por un virus.

Para un caso más leve, estos métodos pueden ayudar en el hogar:

  • Haga que su hijo descanse y beba muchos líquidos.
  • No fume en casa. El humo puede empeorar la tos de su hijo.
  • Mantenga la cabeza de su hijo levantada. Levante a un niño mayor en la cama con almohadas adicionales. Nunca use almohadas con bebés menores de 12 meses.
  • Duerma en la misma habitación que su hijo para ayudarlo de inmediato si comienza a tener problemas para respirar.
  • Mantenga la calma. Si su hijo ve que está asustado, aumentará su ansiedad y dificultad para respirar.
  • Consuele a su hijo. Cante la canción favorita de su hijo a la hora de dormir u ofrézcale su juguete favorito.

Respirar vapor o aire fresco de la noche también puede ayudar a su hijo a respirar mejor. Se le recomienda que pruebe lo siguiente:

  • Poner un humidificador en la habitación de su hijo.
  • Poner un paño húmedo y tibio sobre la nariz y la boca de su hijo mientras respira.
  • Crear una sala de vapor en su baño. Abra el agua caliente de la ducha de su baño. Mantenga la puerta cerrada para que la habitación se llene de vapor. Siéntese con su hijo con el vapor durante 15 a 20 minutos. No deje a su hijo solo.
  • Si su hijo se despierta por la noche, pruebe abrigarlo y salir a respirar el aire fresco de la noche.

Prevención

Estos son algunos consejos para prevenir la propagación del crup:

  • Lavarse las manos con frecuencia. Enséñele a su hijo a lavarse las manos correctamente.
  • Evitar que su hijo comparta tazas y otras vajillas.
  • Mantener a su hijo en casa hasta que mejore.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Llame al 911 de inmediato si su hijo:

  • Hace un silbido (estridor) que se vuelve más fuerte con cada respiración
  • Tiene estridor en reposo
  • Tiene dificultad para tragar saliva o babea
  • Tiene mayor dificultad para respirar
  • Tiene un color azul u oscuro alrededor de las uñas, la boca o la nariz
  • Lucha por recuperar el aliento
  • No puedo hablar ni hacer sonidos

Llame al profesional de la salud de su hijo de inmediato si su hijo:

  • Tiene fiebre (consulte «La fiebre y los niños», a continuación)
  • Tiene tos u otros síntomas que no mejoran o que empeoran
  • No mejora en el término de una semana
  • Tiene fiebre que baja, pero todavía «se comporta como si estuviera enfermo»
  • Tiene una convulsión

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para controlar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay diferentes tipos y usos de termómetros digitales. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Rectal. Para los niños menores de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • Frente (arteria temporal). Este funciona para niños de 3 meses en adelante. Si un niño de menos de 3 meses tiene signos de enfermedad, este puede usarse como primer paso. Es posible que el profesional de la salud desee confirmar con la temperatura rectal.

  • Oído (timpánico). Las temperaturas del oído son precisas después de los 6 meses de vida, pero no antes.

  • Axilar. Este es el menos confiable, pero puede usarse como primer paso para controlar a un niño de cualquier edad con signos de enfermedad. Es posible que el profesional de la salud desee confirmar con la temperatura rectal.

  • Boca (oral). No use un termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para un uso correcto. Introdúzcalo suavemente. Etiquételo y asegúrese de que no se use en la boca. Puede transmitir gérmenes de las heces. Si no se siente bien usando un termómetro rectal, pregúntele al profesional de la salud qué tipo usar en su lugar. Cuando hable con cualquier profesional de la salud sobre la fiebre de su hijo, dígale qué tipo de termómetro usó.

A continuación, se incluyen pautas para saber si su hijo pequeño tiene fiebre. El profesional de la salud de su hijo puede darle números diferentes para su hijo. Siga las instrucciones específicas del profesional de la salud.

Lecturas de fiebre para un bebé de menos de 3 meses:

  • Primero, pregúntele al profesional de la salud de su hijo cómo debe tomar la temperatura.

  • Rectal o frente: 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • Axilar: 99 °F (37.2 °C) o más alta

Lecturas de fiebre para un niño de 3 meses a 36 meses (3 años):

  • Rectal, frente u oído: 102 °F (38.9 °C) o más alta

  • Axilar: 101 °F (38.3 °C) o más alta

Llame al profesional de la salud en estos casos:

  • Temperatura repetida de 104 °F (40 °C) o más alta en un niño de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta en bebés de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño de menos de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

Puntos claves

  • El crup es una infección común en los niños. La mayoría de las veces es causada por un virus. Provoca hinchazón en la parte superior de las vías respiratorias del cuello.
  • Los niños con crup tienen dificultad para respirar porque sus pequeñas vías respiratorias se inflaman.
  • Los síntomas comunes incluyen tos perruna, fiebre, secreción nasal y «chirrido» agudo o un silbido al inhalar (estridor).
  • La mayoría de los casos son leves y se pueden manejar en casa. Es posible que un niño que tiene muchos problemas respiratorios deba ir al hospital.
  • Lavarse las manos correctamente es una forma de prevenir el crup.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la consulta, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudios nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes