En esta sección

Electroencefalograma para niños

¿Qué es un electroencefalograma para niños?

Un electroencefalograma es una prueba que mide la actividad eléctrica del cerebro (ondas cerebrales). Durante la prueba se colocan pequeños discos redondos con cables (electrodos) en el cuero cabelludo. Los electrodos no son dolorosos para su hijo. Un electroencefalograma suele durar entre 60 y 90 minutos.

¿Por qué es posible que mi hijo necesite un electroencefalograma?

Su hijo podría necesitar esta prueba para comprobar si hay signos de:

  • convulsiones
  • Apnea del sueño
  • Infección cerebral
  • Tumor cerebral

El profesional de la salud de su hijo podría tener otras razones para recomendar un electroencefalograma.

¿Cuáles son los riesgos de un electroencefalograma?

La mayoría de los procedimientos médicos tienen algunos riesgos. Hable con el profesional de la salud de su hijo sobre los riesgos y beneficios de esta prueba.

Esta prueba se ha utilizado durante muchos años y se considera un procedimiento seguro ya que no causa daño alguno. Los electrodos registran la actividad, no estimulan los nervios. Además, no existen riesgos de recibir una descarga eléctrica.

En casos muy raros, un electroencefalograma puede provocar convulsiones en una persona con un trastorno convulsivo. Esto se debe a las luces intermitentes o a la respiración profunda que puede haber durante la prueba. Si su hijo sufre una convulsión, el profesional de la salud la tratará de inmediato.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a prepararse para un electroencefalograma?

Para preparar a su hijo para un electroencefalograma considere lo siguiente:

  • Lávele el pelo la noche anterior. No le ponga ningún aceite, gel o laca en el pelo. Si tiene el pelo largo, no lo trence ni lo recoja. Retírele extensiones de pelo si tiene, ya que pueden interferir en la prueba.
  • Si su hijo está tomando algún medicamento, comuníqueselo al profesional de la salud antes de la prueba. Es posible que tenga que suspender algunos medicamentos si pueden afectar los resultados de la prueba.
  • Se le darán instrucciones sobre cuándo puede comer antes del procedimiento.
  • Siga las instrucciones que le dé el médico sobre cómo mantener a su hijo despierto la noche anterior, en caso de que deba estar dormido durante la prueba.
  • El día del electroencefalograma, su hijo no debe tomar ninguna bebida con cafeína, como gaseosas con cafeína, café o té.

¿Qué sucede durante un electroencefalograma?

Para obtener la mayor cantidad de información de esta prueba, el profesional de la salud tratará de registrar el electroencefalograma mientras su hijo está despierto y dormido.

Esta prueba es realizado por un técnico capacitado. Durante la prueba, la actividad eléctrica del cerebro de su hijo se registra en una computadora o se imprime en papel. El técnico quizás utilice también una cámara de vídeo para grabar la actividad física de su hijo. Puede permanecer con su hijo en la sala de pruebas. Puede llevarle su juguete favorito, como un peluche, para que se sienta cómodo.

Durante la prueba:

  • Se le pedirá a su hijo que se acueste.
  • El técnico del electroencefalograma medirá la cabeza de su hijo y realizará pequeñas marcas en el cuero cabelludo con un marcador o bolígrafo lavable.
  • El técnico frotará cada zona marcada con una loción grumosa para que los electrodos transmitan bien. Se colocará pegamento en los electrodos, los cuales se aplicarán en cada punto marcado en el cuero cabelludo. El marcado del cuero cabelludo y la aplicación de la loción grumosa pueden causarle un dolor leve a algunos pacientes.
  • El técnico conectará los electrodos a la máquina del electroencefalograma y se iniciará la prueba. Su hijo deberá sentarse o acostarse y quedarse lo más quieto posible. Quizás le pida que respire rápido (hiperventilar), que mire a luces parpadeantes y que trate de dormir.

En casos muy raros, un electroencefalograma puede provocar convulsiones en un niño con un trastorno convulsivo debido a las luces intermitentes o a la respiración profunda que puede haber durante la prueba. Si nota signos de que su hijo puede tener una convulsión, comuníqueselo al técnico de inmediato.

La prueba durará unos 90 minutos. El profesional de la salud de su hijo también podría solicitar realizar un electroencefalograma por vídeo para tener más tiempo para estudiar las ondas cerebrales. El procedimiento es el mismo, pero puede durar de 6 a 8 horas o toda la noche.

¿Qué sucede luego de un electroencefalograma?

Una vez terminada la prueba, el técnico retira los electrodos y lava el pegamento con agua tibia y una toalla. Algunas veces no saldrá todo el pegamento y necesitará lavar el cabello de su hijo en casa. Luego de eso, podrá volver a su rutina normal.

Un neurólogo leerá el electroencefalograma y hablará con el profesional de la salud de su hijo sobre los resultados. Programe una cita de seguimiento con el profesional de la salud de su hijo para revisar los resultados de la prueba.

Infórmele al profesional de la salud si los síntomas o las convulsiones empeoran después de la prueba.

Próximos pasos

Antes de acceder a realizarle la prueba o el procedimiento a su hijo, asegúrese de saber lo siguiente:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento
  • La razón por la cual su hijo se somete a dicha prueba o procedimiento
  • Qué resultados debo esperar y qué significan
  • Cuáles son los riesgos y las ventajas de la prueba o del procedimiento
  • Cuándo y dónde se someterá su hijo a la prueba o procedimiento
  • Quién realizará el procedimiento y de qué manera está calificado para realizarlo
  • Qué podría pasar si su hijo no se realizara dicha prueba o procedimiento
  • Otras pruebas o procedimientos que se puedan tener en cuenta
  • Cuándo y cómo recibirá los resultados
  • A quién debe llamar después de realizarse la prueba o el procedimiento si tiene alguna duda o si su hijo tiene algún problema
  • Cuánto tendrá que pagar por la prueba o procedimiento

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes