En esta sección

La parálisis cerebral en los niños

Aspectos generales

La parálisis cerebral, es un trastorno del cerebro (neurológico) que causa problemas con el funcionamiento motor normal. Es una enfermedad crónica que afecta la comunicación entre el cerebro y los músculos. La parálisis cerebral afecta el movimiento corporal, el control muscular, la coordinación, los reflejos, la postura y el equilibrio. Estos problemas tienen su causa en el daño o desarrollo anormal de determinadas áreas del cerebro, pero muchos niños con parálisis cerebral tienen una inteligencia normal. La parálisis cerebral puede variar en la gravedad, pero no empeora con el tiempo. La parálisis cerebral tampoco mejora a través del tiempo. Con el diagnóstico y el tratamiento, los niños pueden aprender a sobrellevar la enfermedad.

Causas

La parálisis cerebral ocurre cuando hay un desarrollo anormal o daño en áreas del cerebro que controlan la función motora. Esto puede ocurrir antes o durante el parto (parálisis cerebral congénita). La mayoría de los casos de parálisis cerebral son congénitos. Con menor frecuencia, la parálisis cerebral puede presentarse después del nacimiento. Esto se denomina parálisis cerebral adquirida y, por lo general, ocurre debido a una infección o lesión en la cabeza.

En muchos casos, la causa exacta de la parálisis cerebral es desconocida. Puede ser el resultado de un problema como, por ejemplo los siguientes:

  • falta de oxígeno al cerebro
  • enfermedad genética
  • Infecciones
  • sangrado en el cerebro
  • ictericia grave
  • lesión en la cabeza

Factores de riesgo

Un niño tiene más riesgo de padecer parálisis cerebral debido a alguna de las siguientes causas:

  • parto prematuro (antes de las 37 semanas)
  • inflamación de la placenta o líquido amniótico debido a una infección (corioamnionitis)
  • trastorno de coagulación de la sangre
  • muy bajo peso al nacer, especialmente por debajo de 3.3 libras
  • infección causada por bacterias o por virus
  • drogadicción durante el embarazo
  • sangrado en el cerebro
  • complicaciones durante el trabajo de parto y alumbramiento, en muy pocas ocasiones

Síntomas

Estos pueden manifestarse un poco diferente en cada niño. Un niño puede tener debilidad muscular, control motor deficiente o temblores (espasticidad) en los brazos o en las piernas. También puede presentar rigidez en las piernas y tener los puños cerrados.

Los síntomas dependerán de qué tipo de parálisis cerebral tenga el niño. Entre los tipos y síntomas están los siguientes:

  • Diplejia espástica. «Di» significa 'dos'. Esto quiere decir la espasticidad de las piernas, en la mayoría de los casos, pero a veces se da en los brazos. La diplejia también se llama paraplejia.
  • Cuadriplejia espástica. Esto también se denomina tetraplejia. «Cuad» y «tetra» significan 'cuatro'. Esta es la espasticidad de los brazos y de las piernas.
  • Hemiplejia espástica. «Hemi» significa 'medio'. Esta es la espasticidad que afecta una parte del cuerpo, tal como el brazo y pierna izquierdos.
  • Doble hemiplejia espástica. Esta espasticidad se da en ambos lados del cuerpo. La cantidad de espasticidad en cada lado es diferente.
  • Parálisis cerebral atetoide. Esto también se denomina 'parálisis cerebral disquinética'. Este movimiento no puede controlarse (involuntario). El movimiento es por lo general retorcido y rígido.
  • Parálisis cerebral atáxica. Esta afecta el equilibrio y causa inestabilidad al caminar. También afecta la coordinación motora. Esto hace que sea difícil hacer cosas como escribir.

Los bebés con parálisis cerebral son a menudo lentos para alcanzar las etapas del desarrollo motor. Como por ejemplo, aprender a darse vuelta, sentarse, gatear o caminar. También pueden conservar determinados reflejos que normalmente desaparecen en la primera infancia.

Posiblemente, los niños con parálisis cerebral presenten problemas adicionales. Pero estos no son síntomas o señales de parálisis cerebral. La parálisis cerebral está relacionada únicamente con la disfunción motora. Algunos de los problemas adicionales pueden ser, por ejemplo:

  • Convulsiones
  • problemas de visión, de audición o del habla
  • dificultades de aprendizaje y problemas de comportamientd
  • discapacidad intelectual
  • problemas para respirar
  • problemas de vejiga y de los intestinos
  • problemas óseos, entre otros, escoliosis (desviación lateral de la columna vertebral)

Los síntomas de la parálisis cerebral pueden ser similares a los de otras enfermedades. Asegúrese de que su hijo vea a un profesional de la salud para recibir un diagnóstico.

Diagnóstico

Generalmente se les diagnostica parálisis cerebral a los niños, cuando tienen por lo menos 6 a 12 meses. Esto es cuando el niño debiera estar alcanzando las etapas del desarrollo, como sentarse, pararse, caminar y controlar la cabeza y las manos. El profesional de la salud le preguntará sobre los síntomas y los antecedentes médicos de su hijo. y le hará un examen físico.

Es posible que a su niño le realicen pruebas como las siguientes:

  • Un examen del sistema nervioso. Este examina los reflejos, el cerebro y el funcionamiento motor.
  • Imagen por resonancia magnética. En esta prueba de diagnóstico por la imagen, se utilizan unos imanes grandes y una computadora para generar imágenes detalladas de los órganos y tejidos del cuerpo. No se usan rayos X. Esta prueba de diagnóstico por la imagen se usa a menudo para evaluar la parálisis cerebral.
  • Estudios sobre la alimentación. Estos exámenes utilizan rayos X o videos para ver qué sucede desde el momento en que el alimento ingresa a la boca del niño hasta que este lo traga.
  • Electroencefalograma. Este analiza la actividad eléctrica en el cerebro.
  • Análisis del laboratorio de la marcha. Esto evalúa el patrón de marcha de su hijo.
  • Tomografía computarizada. En esta prueba se usan rayos X y una computadora para realizar imágenes detalladas del cuerpo. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluso los huesos, músculos, grasa y órganos. Las tomografías computarizadas son más detalladas que las radiografías habituales.
  • Estudios genéticos. Estas pruebas buscan enfermedades hereditarias.
  • Pruebas metabólicas. Estas pruebas comprueban la falta de enzimas específicas que son necesarias para mantener el funcionamiento normal del cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado de salud general de su niño. Dependerá también de cuán grave es la enfermedad. La parálisis cerebral es una enfermedad crónica que no tiene cura. Debido a esto, los profesionales de la salud de su hijo, trabajarán sobre lo siguiente:

  • Evitar o aliviar los problemas
  • Aprovechar al máximo las capacidades del niño

El niño recibe tratamiento de un equipo de atención médica que comprende de lo siguiente:

  • Un pediatra o un médico de familia. Este es el médico de atención primaria del niño.
  • Cirujano ortopédico. Este es un cirujano que trata los músculos, ligamentos, tendones y huesos.
  • Neurólogo. Este es un especialista que trata las enfermedades del cerebro, la médula espinal y los nervios.
  • Neurocirujano. Este es un especialista que trata el cerebro y la médula espinal.
  • Oftalmólogo. Este es un médico que trata los problemas oculares.
  • Dentista. Este es un médico que trata la boca y los dientes.
  • Enfermeros: Este es un profesional de la salud que a menudo trabaja con otros profesionales de la salud.
  • Fisiatra. Es un médico que se especializa en medicina física y rehabilitación.
  • Ortésico: Es un profesional que confecciona los aparatos ortopédicos y las férulas.
  • Equipo de rehabilitación. Este incluye terapistas físicos, ocupacionales, del habla y audiología.

El tratamiento de la parálisis cerebral conlleva a lo siguiente:

  • rehabilitación;
  • ayudas para la postura para facilitarle al niño a sentarse, recostarse o pararse;
  • uso de dispositivos ortopédicos o de férulas para evitar deformidades y dar apoyo o protección;
  • medicamentos por boca o inyecciones para ayudar a disminuír la espasticidad muscular;
  • cirugía para tratar problemas ortopédicos, tales como la curvatura de la espalda, la luxación de cadera, deformidades del tobillo y del pie y músculos contraídos;
  • cirugía para tratar la espasticidad.

Hable con los profesionales de la salud que atienden a su niño acerca de los riesgos, ventajas y posibles efectos secundarios de los tratamientos.

Complicaciones

Las posibles complicaciones varían ampliamente de un niño a otro. El tratamiento para las complicaciones dependerá de los síntomas, de la edad y del estado de salud general de su hijo. También dependerá de qué tan grave es la enfermedad. El profesional de la salud de su hijo hablará con usted sobre las distintas opciones de tratamiento.

Prevención

Debido a que los profesionales de la salud no saben exactamente qué causa la parálisis cerebral congénita, es poco lo que se puede hacer para prevenirla. La parálisis cerebral relacionada con problemas genéticos no puede evitarse. Pero usted puede hacer ciertas cosas que podrían ayudar a reducir el riesgo.

  • Mantenerse lo más saludable posible antes y durante el curso del embarazo.. Recibir cuidados prenatales tempranos y periódicamente.
  • No fumar durante el embarazo.
  • Vacunarse contra determinadas enfermedades que pueden afectar el desarrollo del feto.

Después del nacimiento, la parálisis cerebral adquirida a menudo es causada por una infección o lesión. Algunos de estos casos pueden evitarse si usted se ocupa de que su bebé se mantenga saludable y en un entorno seguro.

  • Mantenga actualizadas las vacunas de su bebé.
  • Tome medidas para prevenir lesiones usando siempre el asiento de seguridad para el coche, asegurándose de que los espacios en su hogar sean seguros para bebés y vigilando atentamente a su hijo cuando esté en el agua o cerca de ella.

Cómo sobrellevar

La parálisis cerebral es una enfermedad crónica que no tiene cura. Esta puede variar en gravedad, pero no empeora con el tiempo. Por lo general, el grado de la parálisis cerebral no se conoce inmediatamente después del nacimiento. Puede hacerse evidente a medida que el niño crece y se desarrolla. Con el diagnóstico y el tratamiento, los niños pueden aprender a sobrellevar la enfermedad.

Los profesionales de la salud que atienden su hijo buscartán evitar las deformidades y mantenerlas al mínimo. También trabajarán para ayudar a su hijo a que aproveche al máximo sus capacidades. Usted puede ayudar a su hijo a fortalecer su autoestima y a que sea lo más independiente posible. La rehabilitación física y ocupacional junto con apoyo escolar adicional, pueden ayudar a que el niño se desermpeñe lo mejor posible.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Llame de inmediato al profesional de la salud si su niño presenta:

  • Manifiesta síntomas que no han mejorado, o que han empeorado
  • Presenta nuevos síntomas

Puntos claves

  • La parálisis cerebral, es un trastorno del cerebro (neurológico) que causa problemas con el funcionamiento motor normal. Afecta el movimiento corporal, el control muscular, la coordinación, los reflejos, la postura y el equilibrio.
  • En muchos casos, la causa exacta de la parálisis cerebral es desconocida. La mayoría de los casos pueden ocurrir antes del nacimiento o durante el nacimiento (parálisis cerebral congénita). La parálisis cerebral que ocurre después del nacimiento ocurre usualmente después de una infección o lesión en la cabeza.
  • La parálisis cerebral puede variar en la gravedad, pero no empeora con el tiempo. Con el diagnóstico y el tratamiento, los niños pueden aprender a sobrellevar la enfermedad.
  • Los síntomas pueden variar en cada niño y dependen de la gravedad de la parálisis cerebral. Muchos niños con parálisis cerebral tienen una inteligencia normal. Un niño puede tener debilidad muscular, control motor deficiente o temblores (espasticidad) en los brazos o en las piernas. Puede también tener piernas rígidas o puños cerrados.
  • La parálisis cerebral es una enfermedad crónica que no tiene cura. El niño recibe tratamiento de un equipo de atención médica. El tratamiento consta de rehabilitación, ayudas para la postura, aparatos ortopédicos, férulas, medicamentos o cirugía.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes