En esta sección

Linfadenopatía en niños

Aspectos generales

Linfadenopatía significa inflamación de las glándulas o ganglios linfáticos. Estas son las glándulas en forma de frijol que se encuentran en el cuello, las axilas, la ingle, el pecho y el abdomen. Estas glándulas actúan como filtros para el líquido linfático. Este líquido contiene glóbulos blancos (linfocitos) que ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. La linfadenopatía puede ocurrir en una sola área del cuerpo, como el cuello. O puede afectar los ganglios linfáticos de todo el cuerpo. Los ganglios linfáticos cervicales, que se encuentran en el cuello, son el sitio más común de linfadenopatía.

Casi todos los niños desarrollarán linfadenopatía en algún momento. Esto se debe a que el agrandamiento de las glándulas suele ocurrir con infecciones virales o bacterianas como resfríos, gripe o amigdalitis estreptocócica.

Causas

El sistema linfático es parte del sistema inmunitario. El sistema inmunitario combate las infecciones y otras enfermedades. Se acumulan células y líquido en los ganglios linfáticos para ayudar a combatir infecciones o enfermedades. Esto hace que los ganglios linfáticos se agranden.

Los ganglios linfáticos agrandados suelen estar cerca de la fuente de infección, por lo que su ubicación puede ayudar a descubrir la causa. Por ejemplo, un bebé con una infección del cuero cabelludo puede tener ganglios linfáticos agrandados en la parte posterior del cuello. Los ganglios linfáticos inflamados alrededor de la mandíbula pueden ser un signo de una infección en los dientes o la boca. La linfadenopatía también puede afectar los ganglios linfáticos de todo el cuerpo. Esto es común en algunas enfermedades virales como la mononucleosis infecciosa o la varicela.

Entre las causas, se incluyen las siguientes:

  • Infecciones causadas por virus o bacterias
  • Infección de un ganglio linfático o un pequeño grupo de ganglios
  • Cáncer, aunque a menudo se presentan otros síntomas
  • Reacciones a medicamentos como algunos antibióticos y anticonvulsivos
  • Artritis juvenil y muchas otras enfermedades de las articulaciones que afectan a los niños

Síntomas

En los niños, es normal poder sentir algunos ganglios linfáticos como pequeños bultos móviles debajo de la piel. Pero, si los ganglios crecen más de lo normal, es posible que su hijo tenga una infección u otro problema. Los síntomas más comunes son, entre otros:

  • Bultos debajo de la mandíbula, a los lados o en la parte posterior del cuello, o en las axilas, la ingle, el pecho o el abdomen
  • Dolor o sensibilidad en el área
  • Enrojecimiento o calor en el área

Según la causa, otros síntomas pueden incluir:

  • Fiebre
  • Síntomas respiratorios como dolor de garganta, congestión y tos
  • Poco apetito
  • Dolores corporales
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio
  • Pérdida de peso
  • Sarpullido

Los síntomas de la linfadenopatía pueden parecerse a los de otras enfermedades. Asegúrese de que su hijo vea a un profesional de la salud para recibir un diagnóstico.

Diagnóstico

El profesional de la salud de su hijo le hará muchas preguntas sobre los antecedentes médicos y los síntomas actuales de su hijo. Por ejemplo, le preguntará si su hijo ha estado con otras personas con infecciones como la amigdalitis estreptocócica. Es posible que le pregunte si su hijo ha estado cerca de un gato joven. Esto se debe a que un arañazo puede causar agrandamiento de los ganglios linfáticos en una enfermedad leve llamada enfermedad por arañazo de gato. El profesional de la salud revisará a su hijo y observará de cerca las áreas donde los ganglios linfáticos están agrandados. El profesional de la salud verificará el tamaño y la ubicación de los ganglios. También querrá saber cuánto tiempo han estado inflamados y si son dolorosos. Es probable que su hijo necesite ver a un especialista. También es posible que se deban realizar algunas pruebas de diagnóstico. Estos pueden incluir:

  • Pruebas de laboratorio. Un hemograma completo llamado hemograma completo. Un hemograma completo examina los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, las células que coagulan la sangre y, a veces, los glóbulos rojos jóvenes. También se pueden realizar análisis de orina y otros análisis de sangre.
  • Pruebas de diagnóstico por la imagen. Estas pueden incluir una radiografía de tórax para verificar si hay ganglios linfáticos agrandados u otros problemas. Es posible que a su hijo también le realicen otras pruebas de diagnóstico por la imagen, como una tomografía computarizada o una imagen por resonancia magnética.
  • Biopsia de ganglio linfático. Los ganglios linfáticos agrandados se pueden examinar con una biopsia. Se toman muestras de tejido de los ganglios linfáticos y se observan con un microscopio. Se analizan para detectar diferentes causas de agrandamiento.

Es probable que su hijo necesite ver a un cirujano para realizar una biopsia. O pueden remitirlo a especialistas en trastornos sanguíneos y cáncer. Estos pueden incluir un hematólogo y un oncólogo pediátricos.

Tratamiento

El tratamiento de los ganglios linfáticos agrandados depende de la causa. Los ganglios linfáticos agrandados a menudo son inocuos y desaparecen sin ningún tratamiento. El tratamiento consta de lo siguiente:

  • Medicamentos antibióticos para tratar una infección bacteriana subyacente, como amigdalitis estreptocócica o infecciones de oído o piel
  • Medicamentos antibióticos y drenaje del ganglio linfático para la infección de un ganglio linfático o un pequeño grupo de ganglios
  • Un examen de seguimiento para volver a revisar los ganglios agrandados después de esperar entre 3 y 4 semanas
  • Otros medicamentos o procedimientos para tratar otras enfermedades que causaron el agrandamiento de los ganglios
  • Remisión a especialistas para incisión o drenaje o más exámenes, pruebas de diagnóstico y tratamiento

Complicaciones

La linfadenopatía es la respuesta normal del organismo a las infecciones y otras enfermedades. Ignorar los ganglios linfáticos agrandados puede retrasar el tratamiento de una infección grave u otra enfermedad.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Comuníquese con el profesional de la salud que atiende a su hijo si sucede alguna de las siguientes situaciones:

  • Observa bultos debajo de la mandíbula, a los lados del cuello, en la parte posterior del cuello, en las axilas o en la ingle de su hijo.
  • Los ganglios linfáticos de su hijo continúan siendo más grandes de lo normal, se vuelven más sensibles o presentan enrojecimiento de la piel, incluso después de que su hijo vea a su profesional de la salud.
  • Su hijo se queja de cualquier problema o dolor al deglutir.
  • Oye ruidos respiratorios anormales o su hijo se queja de tener dificultad para respirar.

Puntos claves

  • Linfadenopatía es el término para la inflamación de las glándulas o ganglios linfáticos.
  • Los ganglios linfáticos son parte del sistema inmunitario y ayudan a combatir infecciones y otras enfermedades. Se agrandan cuando el cuerpo está combatiendo infecciones u otras enfermedades.
  • Dado que los ganglios linfáticos agrandados suelen estar cerca de la fuente de infección, su ubicación puede ayudar a encontrar la causa.
  • El diagnóstico de linfadenopatía a menudo se basa en la presencia de otras enfermedades, como una infección.
  • El tratamiento generalmente se basa en la causa de la linfadenopatía.
  • Ignorar la linfadenopatía puede retrasar el tratamiento de una infección grave u otra enfermedad.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes