En esta sección

Anomalías de la hendidura branquial en niños

Aspectos generales

Una anomalía de la hendidura branquial es un cúmulo de tejido de forma anormal en el cuello. Las anomalías de la hendidura branquial pueden formar:

  • Quistes o senos. Son bolsas llenas de líquido.
  • Fístulas. Estos son conductos que drenan hasta una abertura en la superficie de la piel.

Las anomalías de la hendidura branquial a menudo se encuentran frente a los músculos grandes a ambos lados del cuello.

Este problema de salud puede causar infecciones locales que vuelven a aparecer. Esto puede suceder cuando su hijo tiene otra infección, como un resfriado, tos o dolor de garganta.

Causas

Una anomalía de la hendidura branquial es un defecto congénito. Se produce cuando el tejido del cuello no se forma como debería durante las primeras etapas del desarrollo de un embrión.

Síntomas

Estos son los síntomas más comunes de una anomalía de la hendidura branquial:

  • Pequeño bulto o masa en un lado del cuello que a menudo es indoloro
  • Pequeña abertura en la piel en el costado del cuello que drena mucosidad o líquido
  • Enrojecimiento, calor, hinchazón, dolor y secreción si hay una infección

Los síntomas de una anomalía de la hendidura branquial pueden parecerse a los de otras enfermedades. Asegúrese de que su hijo vea a un profesional de la salud para recibir un diagnóstico.

Diagnóstico

Este problema de salud puede verse al nacer. O puede notarse cuando su hijo sea más grande.

Para diagnosticar el problema, el profesional de la salud de su hijo le hará preguntas sobre los antecedentes médicos y los síntomas actuales de su hijo. Examinará a su hijo y prestará mucha atención a su cuello. Es posible que no se note una anomalía de la hendidura branquial a menos que se infecte y sea dolorosa.

Las pruebas de diagnóstico pueden incluir:

  • Ecografía. Se utilizan ondas sonoras para observar el área.
  • Tomografía computarizada. Se utilizan rayos X y una computadora para tomar imágenes detalladas del cuerpo. Las tomografías computarizadas ayudan a encontrar la ubicación exacta de la anomalía y su tamaño. A veces, también se puede usar un tinte durante la exploración para obtener información aún más detallada.
  • Biopsia. Para esta prueba, se extraen muestras de tejido del cuerpo para observarlas con un microscopio. Esto se puede hacer para buscar otras enfermedades.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado de salud general de su niño. También dependerá de la gravedad de la anomalía.

Una anomalía de la hendidura branquial no desaparecerá sin tratamiento. El tratamiento consta de lo siguiente:

  • Medicamentos antibióticos si su hijo tiene una infección. En algunos niños, es posible que el profesional de la salud deba cortar y drenar el área.
  • Cirugía para extirpar el tejido. Esto se puede recomendar para prevenir infecciones repetidas.

Complicaciones

Las anomalías de la hendidura branquial suelen ser pequeñas. Pero pueden llegar a ser lo suficientemente grandes como para causar problemas para deglutir y respirar. Las infecciones repetidas son comunes.

Puntos claves

  • Una anomalía de la hendidura branquial es un cúmulo de tejido de forma anormal en el cuello.
  • Una anomalía de la hendidura branquial es un defecto congénito. Se produce cuando el tejido del cuello no se forma como debería durante las primeras etapas del desarrollo de un embrión.
  • Esta enfermedad se diagnostica mediante un examen físico. Las pruebas de diagnóstico incluyen ecografías y tomografías computarizadas.
  • Las anomalías de la hendidura branquial suelen ser pequeñas. Pero pueden llegar a ser lo suficientemente grandes como para causar problemas para deglutir y respirar. Las infecciones repetidas son comunes.
  • El tratamiento puede incluir antibióticos para infecciones y cirugía para extirpar el tejido.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes