En esta sección

Fracturas en niños

Aspectos generales

Una fractura es una ruptura parcial o total del hueso. Cuando se produce una fractura, esta es expuesta o cerrada.

  • Fractura expuesta (compuesta). El hueso atraviesa la piel o la piel tiene una herida profunda que expone el hueso.
  • Fractura cerrada (simple). El hueso está roto, pero no hay una herida en la piel.

Causas

Las fracturas ocurren cuando se aplica más fuerza en el hueso de la que el hueso puede soportar. Los huesos son más débiles cuando se tuercen. Las rupturas en los huesos pueden ocurrir debido a lesiones por sobrecarga, caídas, traumatismos o un golpe directo en el cuerpo.

Síntomas

Estos pueden manifestarse un poco diferente en cada niño. A continuación se enumeran los síntomas más comunes que se manifiestan cuando su hijo sufre una fractura:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Deformidad evidente del hueso
  • Dificultad para usar o mover el hueso de manera normal
  • Calor, hematomas o enrojecimiento
  • Entumecimiento

Estos síntomas pueden parecerse a otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo vea a un profesional de la salud para recibir un diagnóstico.

Diagnóstico

El profesional de la salud de su hijo hará un diagnóstico con pruebas y exámenes. Durante el examen, le preguntarán sobre el historial médico de su hijo y cómo se lastimó.

Es probable que su hijo también necesite:

  • Radiografías. Esta prueba toma imágenes de tejidos internos, huesos y órganos.
  • Imagen por resonancia magnética. Esta prueba utiliza una combinación de imanes grandes, ondas de radio y una computadora para producir imágenes más detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo.
  • Tomografía computarizada. En esta prueba se usan rayos X y una computadora para realizar imágenes detalladas del cuerpo. Una tomografía computarizada muestra en detalle los huesos, músculos, grasa y órganos. La prueba es más precisa que los rayos X generales.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado de salud general de su niño. También dependerá de la gravedad de la anomalía.

Una fractura expuesta es una emergencia. Esto sucede cuando el hueso atraviesa la piel. O bien, cuando la piel tiene una herida profunda que expone el hueso. Llame al 911 o a su número local de emergencia para obtener ayuda médica de inmediato.

El objetivo del tratamiento es controlar el dolor, ayudar a que el hueso sane y evitar complicaciones, de modo tal que su hijo pueda usar el área fracturada nuevamente y de manera normal. El tratamiento consta de lo siguiente:

  • Férula o yeso. Esto mantiene el hueso roto en su lugar mientras sana.
  • Medicamentos. Determinados medicamentos pueden ayudar a aliviar el dolor.
  • Tracción. Este tratamiento estira los músculos y tendones suavemente alrededor del hueso roto y permite que los extremos de los huesos se alineen y sanen. Utiliza poleas, cordones, pesos y un marco de metal puesto en la cama o sobre ella.
  • Cirugía. Su hijo podría necesitar una cirugía para colocar determinados tipos de huesos rotos de nuevo en su lugar. En ocasiones, el cirujano coloca varillas metálicas o clavos dentro del hueso o externamente para mantener las piezas óseas en su lugar. Esto ayuda a que sanen en la posición correcta.

Puntos claves

  • Una fractura es una ruptura parcial o total del hueso.
  • Una fractura ocurre cuando se aplica más fuerza en el hueso de la que el hueso puede soportar. Puede ocurrir debido a lesiones por sobrecarga, caídas, traumatismos o un golpe directo en el cuerpo.
  • Un niño con un hueso roto puede sentir dolor, hinchazón y dificultad para mover el área lesionada.
  • El tratamiento puede incluir un yeso o una férula, medicamentos para aliviar el dolor o cirugía.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la consulta, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudios nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes