En esta sección

Problemas de visión en niños

Problemas de visión que pueden afectar a su hijo

Los trastornos oculares que afectan la visión pueden dividirse en 2 grupos:

  • Errores refractivos. Estos trastornos oculares provocan visión borrosa. Se producen porque la forma del ojo no enfoca correctamente la luz que ingresa al ojo.

  • Errores no refractivos. Estos trastornos están causados por enfermedades de los ojos. No son provocados por errores refractivos.

¿Qué son los errores refractivos?

Los errores refractivos se ven en casi el 20% de los niños. Los siguientes son los errores refractivos más habituales, todos los cuales afectan la visión:

  • Miopía (vista corta). Ser miope significa que el niño puede ver claramente de cerca, pero tiene problemas para ver las cosas alejadas. A menudo esto está presente desde el nacimiento, pero comienza a desarrollarse a medida que el niño crece. Suele verse en niños de alrededor de 9 o 10 años. Por ejemplo, el niño no puede leer el pizarrón desde el fondo del aula, pero ve sin problemas para leer y escribir. Otros síntomas pueden incluir dolores de cabeza o náuseas después de leer. Puede suceder que el niño se acerque los libros a la cara o escriba con la cabeza muy cerca de la mesa.

  • Hipermetropía (vista de lejos) Un niño con hipermetropía puede ver (o no) las cosas cercanas, pero no tiene problemas para ver de lejos. En los niños con hipermetropía suelen entrecerrar los ojos y mostrar desinterés en la escuela o presentar problemas para leer.

  • Astigmatismo. Esta enfermedad hace que se vean borrosos los objetos que se están muy cerca o a una distancia. Está causado por una curvatura anormal de la córnea. Puede comenzar en la niñez o en la adultez. El astigmatismo puede corregirse fácilmente si está causando problemas. Algunos síntomas pueden incluir dolor de cabeza, cansancio ocular, problemas para leer y cansancio extremo (fatiga). Dependiendo de la gravedad, puede que sea necesario usar anteojos o lentes de contacto.

  • Ojo perezoso (ambliopía). La ambliopía es una afección visual habitual. Puede suceder incluso cuando no hay problemas con la estructura del ojo. La disminución de la visión se produce cuando uno o ambos ojos envían una imagen borrosa al cerebro. Entonces, el cerebro aprende a ver borroso con ese ojo. El tratamiento precoz puede lograr mayores éxitos.

  • Estrabismo (ojos bizcos). El estrabismo es uno de los problemas oculares más habituales en los niños. Se produce cuando los ojos no están alineados o están cruzados. Los ojos (uno o ambos) pueden curvarse hacia adentro, afuera, arriba o abajo. A veces están presentes más de una de estas afecciones. También se llaman ojos cruzados o estrábicos. Los niños menores de 6 meses pueden tener una forma común de estrabismo que va y viene. Este tipo de estrabismo puede ser normal. La mayoría de los casos de estrabismo están causados por una alteración del control neuromuscular (incluido el cerebral) del movimiento del ojo. El estrabismo causado porque el músculo ocular no es suficientemente fuerte es menos habitual. Los síntomas pueden incluir entrecerrar los ojos, no poder calcular la distancia para levantar cosas, cerrar un ojo para ver mejor o movimientos de los ojos hacia adentro o hacia afuera. El diagnóstico precoz del problema de base es fundamental para prevenir la pérdida de la visión. El tratamiento puede incluir colocar un parche sobre el ojo más fuerte para fortalecer el ojo más débil, usar anteojos, gotas oftálmicas, cirugía para enderezar los ojos o ejercicios oculares.

¿Qué son los errores no refractivos?

Las siguientes son algunas causas de errores no refractivos:

Glaucoma

El glaucoma se produce cuando aumenta lentamente la presión normal del líquido dentro de los ojos (presión intraocular). Esto sucede porque el líquido llamado humor acuoso, que normalmente fluye hacia dentro y fuera del ojo, no puede drenar correctamente. En su lugar, el líquido se acumula y la presión daña el nervio óptico. Este nervio conecta el ojo con el cerebro. Esta enfermedad también causa pérdida de la visión. El glaucoma se clasifica según a qué edad comienza. El glaucoma que comienza antes de los 3 años de edad se denomina glaucoma congénito (presente en el nacimiento). El glaucoma que se produce en un niño se denomina glaucoma infantil.

Los síntomas pueden incluir lagrimeo excesivo, sensibilidad a la luz (fotofobia), cerrar uno o ambos ojos en la luz, córnea turbia y agrandada, tener un ojo más grande que el otro y pérdida de la visión. El tratamiento suele incluir una cirugía. Si no se brinda tratamiento, puede provocar ceguera.

Catarata

La catarata es una zona turbia o no transparente (opaca) en el cristalino del ojo. Normalmente, esta zona es cristalina (transparente). A medida que se produce esta opacificación ("nube"), no permite que los rayos de luz pasen por el cristalino y se enfoquen en la retina. La retina es el tejido sensible a la luz que se encuentra en el la parte posterior del ojo. Esta «nube» se produce cuando se acumula parte de la proteína que forma el cristalino e interfiere con la visión. La catarata puede afectar un ojo (unilateral) o ambos ojos (bilateral). La catarata no es habitual en niños. Es posible que un niño nazca con catarata (congénita) o que la enfermedad se desarrolle más adelante en un momento de su vida (adquirida). Las posibles causas de catarata incluyen las siguientes:

  • Lesiones (traumatismos)

  • Diabetes

  • Intoxicación

  • Uso de corticosteroides

  • Otras enfermedades de la niñez, como artritis reumatoide

  • Complicaciones de otras enfermedades oculares, como glaucoma

La mayoría de los casos de catarata congénita (presente en el nacimiento) se producen en niños que tienen otros problemas oculares o de salud. En aproximadamente el 25% de los niños que tienen catarata congénita, la enfermedad se debe a una causa genética, como un trastorno metabólico (causado por una deficiencia hereditaria de una enzima) o a una alteración cromosómica (como el síndrome de Down).

Los síntomas de la catarata pueden incluir los siguientes:

  • Pupila blanca en el examen con una linterna

  • Ojos no alineados

  • Movimientos rítmicos involuntarios de los ojos hacia atrás y adelante, arriba y abajo, en redondo, o mixtos (nistagmo)

  • Visión nublada o borrosa

  • Disminución de la visión

  • La luz se siente demasiado brillosa o presenta un resplandor o un halo que la rodea

  • El tratamiento suele incluir una cirugía de catarata

Retinoblastoma

El retinoblastoma es un cáncer infrecuente de la retina. La retina es la capa más profunda del ojo. Está ubicada en la parte posterior del ojo. Recibe la luz y las imágenes necesarias para la visión. En EE. UU., cada año se diagnostican alrededor de 250 casos de este tipo de cáncer en niños. Se presenta mayormente en niños menores de 5 años, y la mayoría de los casos se dan entre el nacimiento y los 2 años. Esta enfermedad afecta a ambos sexos por igual. El retinoblastoma puede producirse en cualquiera de los dos ojos. Pero aproximadamente en el 25 por ciento de los casos, el tumor se da en ambos ojos.

Los síntomas de retinoblastoma pueden incluir lo siguiente:

  • Leucocoria. Un reflejo de luz blanca que se produce en determinados ángulos cuando ingresa luz a la pupila.

  • Estrabismo (ojos bizcos). Es cuando los ojos no están alineados. Uno o ambos ojos no parecen estar mirando en la misma dirección. Se denomina ojo estrábico.

  • Dolor, hinchazón o enrojecimiento alrededor de los ojos.

El tratamiento del retinoblastoma puede incluir una o más de las siguientes opciones:

  • Cirugía (extracción del globo ocular, que puede estar seguida del implante de un ojo artificial)

  • Tratamiento térmico (utiliza calor extremo dirigido hacia las células cancerosas)

  • Quimioterapia

  • Radioterapia

  • Terapia láser (utiliza una luz para destruir los vasos sanguíneos que alimentan al tumor)

  • Crioterapia (utiliza un proceso de congelamiento para destruir el tumor)

Los tratamientos adicionales de seguimiento pueden incluir:

  • Ajuste y entrenamiento para usar una prótesis (ojo artificial)

  • Entrenamiento de adaptación a la ceguera o una visión disminuida

  • Atención de sostén (para los efectos colaterales del tratamiento)

  • Antibióticos (para prevenir o tratar infecciones)

Para proteger a su hijo, la Academia Estadounidense de Pediatría recomienda examinar los ojos en las visitas de control pediátrico. Esto va dirigido a todas las edades, desde los recién nacidos hasta los adolescentes. Si su hijo se queja de problemas de visión o si usted nota problemas relacionados con la vista, comuníquese de inmediato con su profesional de la salud.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes