En esta sección

Síndrome del intestino irritable en niños

Aspectos generales

El síndrome del intestino irritable es un trastorno a largo plazo (crónico) que afecta el intestino grueso o el colon. Este síndrome causa síntomas dolorosos en el vientre (abdominales) y en los intestinos.

Con síndrome del intestino irritable, el colon parece normal, pero no funciona como debería.

Causas

Se desconoce la causa física exacta del síndrome del intestino irritable. Un niño con síndrome del intestino irritable puede tener un colon más sensible de lo normal. Esto significa que el colon tiene una fuerte reacción a cosas que normalmente no deberían afectarlo.

Los niños pueden sentir síntomas de síndrome del color irritable debido a:

  • Problemas con la forma en que los alimentos pasan a través de su sistema digestivo
  • Sensibilidad extrema del interior del intestino al estiramiento y al movimiento
  • Estrés
  • Demasiadas bacterias que crecen en su intestino

Todo esto puede causar síntomas de síndrome del intestino irritable. Debe recalcarle a su hijo que el dolor de vientre es real y no imaginario.

Factores de riesgo

Los niños corren mayor riesgo de tener síndrome del intestino irritable si uno o ambos padres tienen el trastorno. Los adolescentes corren más riesgo que los niños más pequeños. El síndrome del intestino irritable afecta por igual a niños y niñas.

Síntomas

Los síntomas de cada niño pueden variar. y pueden incluir lo siguiente:

  • Dolor de vientre que sigue produciéndose. El dolor que continúa durante más de 3 meses es a largo plazo (crónico)
  • Un cambio en los hábitos intestinales, como diarrea o estreñimiento
  • Malestar estomacal (náuseas)
  • Sentirse mareado
  • Pérdida de apetito
  • Hinchazón (distensión abdominal) y gases
  • Calambres
  • Necesidad de defecar de inmediato
  • Sensación de que no han salido todas las heces durante una evacuación intestinal
  • Mucosidad en las heces

Los síntomas del síndrome del intestino irritable pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo acuda a un profesional sanitario para que le realicen un diagnóstico.

Diagnóstico

El profesional de la salud de su hijo revisará los antecedentes médicos por completo y realizará un examen físico. El diagnóstico de síndrome del intestino irritable se realiza descartando otras causas de los síntomas.

Hay algunos síntomas que pueden apuntar a una causa distinta al síndrome del intestino irritable. Esto puede ayudar al profesional de la salud de su hijo a decidir qué procedimientos y pruebas de laboratorio pueden ser necesarios. Entre los síntomas se incluyen los siguientes:

  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Fiebre sin motivo
  • Diarrea hemorrágica
  • Retraso en el crecimiento
  • Hígado agrandado

El profesional de la salud ordenará pruebas de laboratorio para verificar si hay infección e inflamación. Estas podrían incluir lo siguiente:

  • Análisis de sangre. Estas pruebas se realizan para verificar si su hijo tiene anemia, una infección o una enfermedad causada por inflamación o irritación.
  • Análisis de orina y urocultivo. Estos ayudan a detectar infecciones urinarias.
  • Muestra de heces. Busca bacterias y parásitos que puedan causar diarrea.
  • Muestras de heces para detectar sangre oculta. La sangre oculta no se puede ver. Solo se encuentra usando una solución especial que se vuelve azul cuando entra en contacto con la sangre. Si se encuentra sangre, puede haber inflamación en el tracto gastrointestinal.
  • Prueba de hidrógeno espirado con lactosa. Esta prueba se realiza para ver si su hijo no puede digerir la lactosa o si es intolerante a la lactosa. La lactosa es un azúcar que se encuentra en la leche y los productos lácteos.
  • Radiografía abdominal. Estudio simple que le da al profesional de la salud una idea de cómo se ven los órganos internos.
  • Ecografía abdominal. Prueba de diagnóstico por la imagen que muestra los órganos internos mientras funcionan. Genera imágenes utilizando ondas sonoras de alta frecuencia en los órganos internos.
  • Esofagogastroduodenoscopia o endoscopia superior. Prueba que utiliza un tubo pequeño y flexible con una luz y una lente de cámara en el extremo (endoscopio) para revisar el interior de una parte del tracto digestivo. También se pueden tomar muestras de tejido (biopsia) del interior del tracto digestivo para su análisis.
  • Colonoscopía. Prueba que utiliza un tubo largo y flexible con una luz y una lente de cámara en el extremo (colonoscopio) para revisar el interior del intestino grueso.

Tratamiento

El profesional de la salud de su hijo creará un plan de atención basado en:

  • La edad, la salud general y los antecedentes médicos de su hijo
  • Qué tan grave es el caso de su hijo
  • Qué tan bien maneja su hijo determinados medicamentos, tratamientos o terapias
  • Si se espera que la enfermedad de su hijo empeore
  • Su opinión y lo que a usted le gustaría hacer

No hay cura para el síndrome del intestino irritable. El objetivo principal del tratamiento es aliviar los síntomas y ayudar a su hijo a volver a sus actividades diarias normales. El tratamiento consta de lo siguiente:

Cambios nutricionales

  • El azúcar de lactosa puede causar síntomas de síndrome del intestino irritable. Si su hijo no puede digerir la lactosa (es intolerante a la lactosa), es mejor limitarla. Hable con el profesional de la salud de su hijo sobre la posibilidad de administrarle la enzima que digiere el azúcar (lactasa/Lactaid).
  • El alto contenido de fibra para los niños es controvertido, ya que podría promover gases y distensión abdominal. Se recomienda para adultos y puede ayudar a los niños que tienen estreñimiento.
  • Consulte con el profesional de la salud de su hijo antes de agregar bacterias buenas (probióticos) a la dieta de su hijo. No todos los probióticos son iguales, y no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos.
  • Es posible que deba hacer otros cambios en la dieta de su hijo si tiene una alergia o intolerancia alimentaria.

Medicamentos

  • Si su hijo tiene síntomas graves, es posible que necesite medicamentos.

Manejo del estrés

  • Cuando su hijo tenga un episodio doloroso de síndrome del intestino irritable, trate de ayudarlo a concentrarse en algo divertido o agradable.
  • En casos poco frecuentes, se puede consultar a especialistas para controlar el dolor. Métodos como la biorretroalimentación y la acupuntura pueden ayudar. La conciencia plena y el yoga también pueden ser útiles.

Complicaciones

Un niño con síndrome del intestino irritable a menudo no se siente bien. Y los síntomas físicos del síndrome del intestino irritable pueden provocar estrés y problemas emocionales. Por ejemplo, es posible que los niños con diarrea no lleguen al baño a tiempo. Esto puede hacer que se sientan avergonzados. Es posible que luego no vayan a la escuela ni jueguen con amigos. Esto puede causar depresión y ansiedad.

La mayoría de los niños con síndrome del intestino irritable continúan creciendo y desarrollándose normalmente. Pero es posible que algunos niños coman menos para limitar el dolor que puede acompañar a la digestión. Esto puede provocar pérdida de peso.

Cómo sobrellevar

Los síntomas del síndrome del intestino irritable pueden afectar las actividades diarias de su hijo. Es importante trabajar con el profesional de la salud de su hijo para controlar la enfermedad. Es posible que usted necesite un plan para lidiar con problemas como la dieta, la escuela y la salud mental o emocional. De una manera apropiada para su edad, enséñele a su hijo sobre el síndrome del intestino irritable, incluso cómo ayudar a controlar los síntomas.

Es importante conocer los desencadenantes que causan los síntomas de su hijo y luego evitar esos desencadenantes. Algunos pueden ser los siguientes:

  • Comidas abundantes (por lo que puede ser útil consumir porciones más pequeñas con más frecuencia durante el día)
  • Alimentos grasos
  • Productos lácteos
  • Cafeína
  • Edulcorantes sintéticos

Llevar un diario de alimentos y síntomas puede ayudarlo a comprender mejor los desencadenantes de su hijo.

Ayude a su hijo a encontrar formas positivas de afrontar la situación. Esto puede ayudarlo a participar en la escuela y otras actividades. Algunos métodos que pueden resultar útiles son los siguientes:

  • Técnicas de relajación
  • Distracción
  • Imágenes guiadas
  • Hipnoterapia
  • Terapia cognitivo-conductual
  • Biorretroalimentación

Hable con el profesional de la salud de su hijo y el personal de la escuela para encontrar métodos e intervenciones que puedan ser adecuados para su hijo.

Si su hijo tiene dificultades para sobrellevar el síndrome del intestino irritable, hable con el profesional de la salud de su hijo. Podría considerar la posibilidad de que su hijo consulte a un especialista, como los siguientes:

  • Pediatra del desarrollo conductual
  • Especialista en medicina para adolescentes
  • Profesional de la salud mental

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Comuníquese con el profesional de la salud de su hijo si este presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor abdominal
  • Diarrea o estreñimiento a largo plazo (crónicos)
  • Cualquier otro síntoma gastrointestinal

Llame al profesional de la salud de su hijo de inmediato si le han diagnosticado síndrome del intestino irritable y presenta otros síntomas, como los siguientes:

  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Diarrea intensa
  • Fiebre
  • Síntomas urinarios
  • Diarrea hemorrágica
  • Cambios en la piel
  • Signos de depresión, como mayor aislamiento, tristeza, irritabilidad o pérdida de interés en las actividades habituales.

Si su hijo tiene problemas emocionales, esté atento para detectar pensamientos suicidas. Llame al profesional de la salud de su hijo de inmediato si su hijo habla sobre el suicidio personalmente o en Internet, regala pertenencias, consume drogas ilegales o alcohol, o expresa más pensamientos sobre la muerte. Puede comunicarse con la Red Nacional de Prevención del Suicidio llamando al 800-273-8255 o por Internet ingresando en www.suicidepreventionlifeline.org.

Puntos claves

  • El síndrome del intestino irritable es un trastorno a largo plazo (crónico) que afecta el intestino grueso o el colon.
  • Este síndrome causa síntomas dolorosos en el vientre y en los intestinos.
  • Trate de encontrar los desencadenantes que causan los síntomas de su hijo. Luego, enséñele a su hijo a evitar esos desencadenantes.
  • No tiene cura. El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas y ayudar a su hijo a volver a sus actividades diarias normales.
  • Los síntomas del síndrome del intestino irritable pueden afectar las actividades diarias de su hijo. Trabaje con el profesional de la salud de su hijo para controlar la enfermedad.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la consulta, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudios nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes