Volver al blog

Guerreros del corazón: una perspectiva desde el corazón

Publicado el 23 de febrero de 2021

Una de las cosas especiales de un hospital infantil es que nuestros pequeños pacientes que buscan mejorar son a menudo los que demuestran la mayor fortaleza. Tienen una inocencia que irradia una positividad sanadora. Detrás de cada paciente suele haber un padre preocupado, y siempre encuentran la voluntad dentro de sí para demostrar su amor puro y brindar apoyo a sus pequeños.

Imagen para blog de guerrero del corazónElla es Elise. Tenía 5 años cuando acudió a una visita de rutina al médico. Nadie, especialmente su mamá y su papá, hubiese sospechado que algo no estaba bien. Por eso, cuando su médico les recomendó pruebas adicionales porque escuchó un sutil chasquido en su corazón, no podrían haber previsto que ese 2020, un año tan particular, también presentaría un diagnóstico inesperado que llevaría a una operación de corazón indispensable. La madre de Elise, Jen, recuerda este día con mucha claridad y estuvo a su lado en todo momento.

Aunque Elise no tenía ninguno de los síntomas comunes, las pruebas posteriores confirmaron que tenía un retorno venoso pulmonar anómalo parcial. Elise se refiere al diagnóstico como tener el corazón al revés porque bombeaba la sangre oxigenada a los pulmones en lugar de hacerlo al resto del cuerpo. En un momento tan particular, Elise necesitaba que los expertos de Valley Children's le realizaran un procedimiento cardíaco que le salvara la vida, corrigiendo la circulación a sus pulmones y al cuerpo.

El día de la cirugía de corazón de Elise fue el 22 de junio de 2020. Aunque Elise dormía y se despertaba de vez en cuando, Jen plasmaba su amor por Elise y su apoyo mientras la veía recuperarse junto a su cama:
 

Querida Elise:

Hoy fue uno de los días más difíciles de mi vida. Lo difícil fue no tener ningún control sobre lo que había que reparar. Fuiste increíblemente valiente en todo momento. No estabas nerviosa, siempre te mantuviste en calma. Tu fortaleza me sorprende. Tienes tan solo 5 años y eres más fuerte que la mayoría de los adultos que conozco.Ahora mismo estamos en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos, te han dado medicamentos muy fuertes y estás haciendo reposo. Dios sabía que eras especial y te dejó en mis brazos, así que te prometo, dulce niña, que te cuidaré. Haré lo que sea necesario para que te sientas mejor. Para cuando leas esto, estarás sana, viva y bien. Gracias a esta cirugía, estarás más fuerte que nunca. Eres mi guerrera del corazón.

En este momento me pides agua. ¿Adivina qué? Por suerte, ¡ya puedes beber agua! No paras de preguntarme: «Mamá, ¿puedo tomar un vaso de agua, por favor?». Te dieron una pequeña esponja para que la chuparas porque sin el medicamento podría darte náuseas. ¡Ahora puedes tomar agua! Estoy tan emocionada.

Te estoy viendo dormir y, guau, estás resplandeciente, luces como un hermoso ángel. Me inspiras, Elise. Doy gracias a Dios de que seas mía. Gracias bebé por enseñarme a ser la mejor mamá para ti.

Te amo.

Besos,
Mamá (8:57 p. m.)

Imagen de la carta

Luego de una hospitalización de cinco días, visitas virtuales y un tiempo extra ante la pantalla, Elise se recuperó completamente. Hoy Elise está más feliz y entusiasmada que nunca. Le encantan las clases de ballet y quiere ser maestra, como su mamá.

Si bien el año trajo desafíos, la atención especializada de Valley Children's trajo esperanza en un tiempo de dificultades inimaginables, y Elise prendió una chispa que encendió la felicidad de todos quienes la rodean. Que la positividad y la fuerza para sanar que aportan los niños como Elise iluminen el futuro.
 

Febrero es el Mes de la salud del corazón