En esta sección

Audífonos para niños

¿Qué son los audífonos?

Los audífonos son pequeños dispositivos electrónicos u operados a batería que pueden amplificarse y cambiar el sonido. Los utilizan las personas con hipoacusia. Un audífono tiene un micrófono que recibe el sonido y lo transforma en ondas sonoras. y luego las ondas sonoras se transforman en señales eléctricas.

En los EE. UU., más de 3 millones de niños usan audífonos. Alrededor de 1,3 millones son menores de 3 años. Y más niños perderán la audición en un momento posterior de su vida. Los audífonos pueden mejorar la audición y el habla, especialmente en los niños con un tipo de hipoacusia llamada sordera nerviosa (hipoacusia neurosensorial). Este tipo de hipoacusia puede ser causada por células pilosas dañadas (células receptoras sensoriales) del oído interno. O puede deberse a un daño en el nervio auditivo. La sordera nerviosa puede ser causada por:

  • Ruidos

  • lesiones

  • Infecciones

  • Determinados medicamentos

  • Malformaciones congénitas

  • tumores

  • Problemas en la circulación sanguínea

¿Cuáles son los distintos tipos de audífonos?

El tipo de audífono recomendado para su hijo dependerá de varios factores. Estos incluyen limitaciones físicas de sy hijo, enfermedades y preferencias personales. Existen distintos tipos de audífonos. Las empresas siempre están diseñando audífonos más novedosos y mejorados. Pero en la actualidad disponemos de 4 tipos básicos de audífonos. Consulte al profesional de la salud o audiólogo de su hijo para recibir más información sobre cada uno de estos tipos:

Audífonos intrauriculares

Vienen en carcasas de plástico que se encajan en el oído externo. En general se utilizan para hipoacusias leves a graves. Pueden utilizarse con otros dispositivos técnicos para la audición. Estos incluyen la telebobina, un dispositivo que se utiliza para mejorar el sonido durante las llamadas telefónicas. Pero su tamaño pequeño puede dificultar el hacer ajustes. Los audífonos intrauriculares también pueden dañarse con el cerumen y la secreción.

Sección transversal del oído donde se muestra el audífono colocado en el canal auditivo con inserción de la vista externa.

Audífonos retroauriculares

Los audífonos retroauriculares se usan detrás de la oreja. Este tipo de audífono viene en una carcasa. Se conecta a un molde plástico que se ajusta a la oreja. En general estos audífonos se utilizan para hipoacusias leves a graves. Típicamente se utilizan para bebés pequeños y niños. Si están mal ajustados, los audífonos retroauriculares pueden causar un silbido molesto (acople) en el oído. Pero todos los tipos de audífonos pueden causar acoples si no están bien ajustados.

Sección transversal del oído donde se muestran las estructuras del oído externo con el audífono retroauricular colocado y la inserción de la vista externa.

Audífonos de canal

Se colocan directamente en el canal audítivo. Vienen en 2 estilos: audífonos en el canal y audífonos completamente en el canal. Los audífonos de canal se hacen a medida para ajustarse al tamaño y la forma del canal audítivo de su hijo. En general se utilizan para hipoacusias leves a moderadas. Pero su tamaño pequeño hace que sea más difícil extraerlos y ajustarlos. También pueden dañarse con el cerumen y la secreción.

Sección transversal del oído donde se muestran las estructuras del oído externo con el audífono en el canal colocado y una inserción de la vista externa. Sección transversal del oído donde se muestran las estructuras del oído externo con el audífono en el canal colocado y una inserción de la vista externa. Sección transversal del oído donde se muestran las estructuras del oído externo con el audífono completamente en el canal colocado y una inserción de la vista externa.

Audífonos corporales

Los audífonos corporales van unidos a un cinturón o bolsillo y se conectan al oído a través de un cable. A menudo se usan cuando el niño no puede escuchar absolutamente nada (hipoacusia profunda) o cuando no sirven los otros tipos de audífonos.

¿Quiénes pueden ser candidatos para un audífono?

La mayoría de los niños que tienen una hipoacusia que mejora con audífonos pueden beneficiarse de estos dispositivos. El tipo de audífono recomendado puede depender de varios factores, entre ellos:

  • La forma de la oreja. Los audífonos retroauriculares pueden no ajustarse a las orejas que tienen una forma fuera de lo común.

  • La profundidad o longitud de la depresión cercana al canal auditivo. Las orejas que son muy planas pueden no sostener apropiadamente los audífonos intrauriculares.

  • El tipo y la gravedad de la hipoacusia.

  • La capacidad del niño de ponerse y sacarse los audífonos.

  • La cantidad de cerumen acumulado. El exceso de cerumen o de humedad pueden impedir el uso de audífonos intrauriculares.

  • La secreción. Tal vez no se puedan usar ciertos modelos de audífonos en oídos que requieren ser drenados.

Cómo usar un audífono

Una vez que el audífono se ajustó a los oídos, su hijo debe comenzar a usarlo de a poco. Los audífonos no devuelven la audición normal. Por lo tanto, puede llevar tiempo acostumbrarse a los distintos sonidos transmitidos por el dispositivo. Siga estos consejos cuando su hijo comience a usar audífonos:

  • Explíquele a su hijo, de una manera adecuada para su edad, qué es el audífono y cómo lo ayudará. Dele la oportunidad de hacer preguntas.

  • Sea paciente y dele tiempo para que se acostumbre al audífono y al sonido que hace.

  • Comience usando el audífono en lugares tranquilos. Luego vaya probando de a poco lugares más ruidosos.

  • Experimente para saber dónde y cuándo el audífono funciona mejor para su hijo.

  • Anote todas las dudas e inquetudes que tengan usted y su hijo. Llévelas al examen de seguimiento de su hijo.

Cómo cuidar los audífonos

Los audífonos se deben guardar secos. Los métodos para limpiarlos varían según el estilo y la forma del dispositivo. Otros consejos de cuidado son:

  • Guarde los audífonos lejos del calor.

  • Reemplace las baterías regularmente, puede ser cada 1 a 2 semanas.

  • No utilice aerosol para el pelo ni otros productos capilares con los audífonos colocados.

Cosas para tener en cuenta al comprar un audífono

Antes de comprar un audífono es necesario realizar un examen médico. Puede comprar audífonos a:

  • Un audiólogo. Es un especialista que puede evaluar y manejar problemas de audición y equlibrio. Es posible que el médico de nariz, garganta y oído (otorrinolaringólogo) de su hijo lo derive a un audiólogo, o que el audiólogo atienda en el mismo consultorio.

  • Una empresa independiente.

Los estilos y precios varían muchisimo. Investigue sobre los audífonos y las empresas que los venden. Al momento de comprar un audífono, pregunte lo siguiente:

  • ¿La hipoacusia de mi hijo puede mejorar con tratamientos médicos o quirúrgicos?

  • ¿Qué diseño funcionará mejor para el tipo de hipoacusia de mi hijo?

  • ¿Mi hijo puede probar los audífonos durante determinado tiempo?

  • ¿Cuánto cuestan los audífonos? Si el dinero es un problema, ¿hay agencias que puedan ayudar a cubrir el costo?

  • ¿Los audífonos tienen garantía, y esta cubre atención y reparaciones?

  • ¿El audiólogo o el otorrinolaringólogo de mi hijo puede hacer ajustes y reparaciones?

  • ¿Pueden usarse otros dispositivos de tecnología asistida con los audífonos?

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes