Pain Management (Alivio del dolor)

Hacemos todo lo que está a nuestro alcance para asegurarnos de que la estadía de su hijo sea lo menos dolorosa posible. Sin embargo, es inevitable que algunos procedimientos causen molestias. Esto puede ser una experiencia aterradora para muchos niños y, por este motivo, Valley Children's Hospital se compromete a hacer de la evaluación y del alivio del dolor una prioridad para su hijo.

Servicios que ofrecemos

Mientras esté en Valley Children's, su hijo será atendido por un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud altamente calificados que se dedicarán a ayudarlo a mejorar con el menor dolor posible. Si su hijo experimenta dolor, nuestro equipo puede ayudar a aliviar su malestar a través de una variedad de métodos, como los que se describen a continuación:

  • Medicamento analgésico prescrito por el médico.
  • Cambios en el plan de tratamiento.
  • Medidas que brindan mayor comodidad.
  • Educación para usted y su hijo sobre formas de disminuir y controlar el dolor.
  • Cambios en el entorno, como reducción del nivel de ruido e iluminación de la habitación, uso de almohadas para apoyar las zonas doloridas y cambio frecuente de la posición en la cama.
  • Terapia lúdica.
  • Técnicas de distracción, como ejercicios de respiración, música, hablar con su hijo, ver la televisión, leer libros y jugar a videojuegos, que ayudan a desviar la atención de los niños de su dolor.
  • Combinaciones de actividades mentales y corporales que alteran o suprimen las sensaciones de dolor, como ejercicios de respiración profunda, relajación muscular, imágenes guiadas y modificación del comportamiento.
  • Analgesia controlada por el paciente, que permite al paciente controlar la administración de medicamentos para el dolor por vía intravenosa mediante un dispositivo especial de infusión. El dispositivo de infusión tiene características de seguridad incorporadas para evitar que el niño reciba más medicamento que el que debería.
  • Analgesia epidural, que consiste en colocar un pequeño catéter de plástico en la espalda de su hijo mientras está sedado o bajo anestesia general. Los analgésicos pueden administrarse a través de este catéter durante varios días y es un método eficaz para controlar el dolor intenso.
  • Bloqueo neural.
  • Acupuntura.
  • Métodos como la aplicación de calor, frío, férulas, hacer ejercicio, hidroterapia y la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea, en la que se administra una leve estimulación eléctrica a través de la piel mediante electrodos colocados sobre la zona dolorida.
  • Reiki, que es un tratamiento de contacto con las manos que restablece el equilibrio energético y promueve la reducción del estrés, la ansiedad, el nerviosismo, el dolor o el malestar.
  • Apoyo y asesoramiento espiritual para ayudar a sobrellevar el dolor.

Evaluación del dolor

La evaluación del dolor de su hijo es muy importante para que los enfermeros y los médicos puedan tratarlo con mayor eficacia. El dolor que no se trata puede interferir con el sueño, la alimentación y el horario de juego de su hijo. Valley Children's Hospital utiliza varios métodos para determinar el nivel de dolor de su hijo. Los padres pueden utilizar estos mismos métodos en casa.

Lo que dicen los niños

La mejor forma de saber si su hijo tiene dolor es preguntando. Solo ellos saben cómo se sienten. Incluso niños de tres o cuatro años pueden decirnos cuánto les duele.

El hospital utiliza herramientas de evaluación del dolor para calificar el grado de dolor que siente un niño para que nuestro personal médico y de enfermería pueda administrar el tratamiento adecuado. Entre los ejemplos de estas herramientas de evaluación se encuentra la escala de rostros, que muestra una serie de rostros que van desde feliz (sin dolor) hasta molesto (el peor dolor posible). Si se utiliza esta herramienta, se le pedirá al niño que elija el rostro que condice con cómo se siente.

Otra herramienta de evaluación del dolor es la escala de números, en la que el niño califica su dolor entre 0 (sin dolor) y 10 (el peor nivel de dolor).

Además del uso de estas herramientas de evaluación, es posible que también se le pida a su hijo que responda a preguntas como: «¿Dónde te duele? ¿Puedes describir el dolor? ¿Qué hace que el dolor mejore o empeore?».

El comportamiento de los niños

Los cambios en el comportamiento del niño también pueden ser pistas importantes cuando siente dolor, especialmente en los bebés y en los niños pequeños que no pueden decirnos exactamente dónde les duele o describir cómo se sienten. Comportamientos como el llanto, cambios en la expresión facial, sujetar o frotar donde le duele, estar menos activo de lo normal y no comer o dormir pueden ser pistas importantes del dolor de su hijo.

El hospital utiliza escalas conductuales para calificar el dolor de los bebés y de los niños pequeños que no hablan.

También es importante recordar que un niño puede sentir dolor y no demostrarlo. El juego es una de las formas en que los niños afrontan el dolor, y es posible que los niños logren dormir por el cansancio mismo que les provoca el dolor.

Cómo reacciona el cuerpo del niño

El dolor puede modificar el ritmo cardíaco, la presión arterial, la respiración, el nivel de oxígeno, el color de la piel, la temperatura y la transpiración del niño. Estos cambios no suelen durar mucho, incluso si el dolor persiste. También pueden ser causados por la ansiedad, el hambre o por la enfermedad de su hijo.

Medicamentos para el dolor frente al abuso de sustancias

A muchos padres les preocupa que su hijo desarrolle una adicción a los analgésicos y siga necesitando el fármaco por efectos psicológicos y no por razones médicas. Estas preocupaciones son infundadas, ya que numerosos estudios demuestran que los niños toman menos analgésicos a medida que el dolor disminuye, y finalmente dejan de tomarlos cuando el dolor cesa.

El equipo de alivio del dolor

A la hora de evaluar y tratar el dolor de los niños, los especialistas de todo el hospital colaboran para garantizar una estadía confortable para ellos. Los médicos, los enfermeros, los especialistas en Vida hospitalaria infantil, los psicólogos, el personal del servicio del dolor, los rehabilitadores/fisioterapeutas e incluso nuestros capellanes de Valley Children's ayudan a controlar el dolor de su hijo.

Sin embargo, el personal del hospital no es el único que interviene en el alivio del dolor. Los padres también son importantes porque son expertos en lo que respecta al dolor de sus hijos. Si sabe que su hijo siente dolor, es fundamental que se lo comunique al personal de enfermería o medicina de inmediato. Los padres siempre deben considerarse parte del equipo de salud de su hijo, sobre todo, cuando se trata del alivio del dolor.

Recuerde, cuando su hijo deba someterse a un procedimiento doloroso, dígale la verdad sobre lo que ocurrirá y lo que sentirá. La forma en que usted reaccione puede afectar la reacción de su hijo, y normalmente lo hará.