Una recuperación de complicaciones inusuales

"Lancemos la pelota", gritó Bryce, de seis años, mientras corría en Bulldog Stadium y su hermana pequeña, Peyton, lo seguía de cerca. "No logro seguirle el ritmo a este niño", dijo su madre, Jennifer Moore, sacudiendo su cabeza mientras su esposo iba a buscar una pelota.

En enero de 2021, Jennifer no se imaginaba lo que le sucedería a su hijo. Dos meses después de que ella y su esposo fueron diagnosticados con COVID-19, Bryce, quien había tenido un resultado negativo en la prueba y nunca presentó síntomas del virus, comenzó a sentirse enfermo. Empezó con un dolor de cabeza y, en cuestión de días, desarrolló fiebre alta y un sarpullido en su espalda, pérdida de apetito y su cuello estaba muy rígido. El pediatra de guardia sospechó primero que podía ser meningitis, por lo que sus padres se apresuraron a llevarlo al Departamento de Urgencias de Valley Children's, donde el equipo estabilizó sus síntomas y le permitió volver a su hogar. Bryce volvió días después, su estado de salud estaba empeorando. En ese momento, el equipo del Departamento de Urgencias se enteró de que Bryce había estado expuesto recientemente al COVID-19, y entonces supieron exactamente cuál era el problema. Tenía síndrome inflamatorio multisistémico en niños, una enfermedad inusual pero grave asociada con el COVID-19 que provoca que distintos órganos se inflamen, entre ellos el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro y la piel.
 

Fotografía de Bryce delante de <i>Valley Children's Hospital</i>

Bryce fuera de Valley Children's Hospital


"El síndrome inflamatorio multisistémico en niños es como un tornado o una cascada de sucesos que ocurren cuando el sistema inmunitario de un niño va a toda marcha", explicó el reumatólogo de Valley Children's Pediatric, el Dr. Reshma Patel, quien se dedicó durante gran parte de 2021 a capacitar a los pediatras sobre cómo diagnosticar y tratar esta enfermedad. "Hubo un momento durante la pandemia en el que nuestro hospital detectaba uno de cada cuatro casos de síndrome inflamatorio multisistémico en niños en todo el estado. No es contagioso y puede presentarse entre las 2 y 8 semanas posteriores a una infección sintomática o asintomática por COVID-19. Si bien algunos casos de síndrome inflamatorio multisistémico en niños son leves, esta complicación puede ser bastante grave, e incluso mortal, si no se trata a tiempo. Por fortuna, Valley Children's Hospital tiene los especialistas y tratamientos necesarios para ayudar a los niños que desarrollan esta enfermedad".

Bryce pasó cuatro días internado en Valley Children's, incluyendo un día en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos. Ya que los efectos a largo plazo del síndrome inflamatorio multisistémico en niños aún son desconocidos, Bryce continuará recibiendo atención de seguimiento por parte de los equipos de cardiología pediátrica y reumatología pediátrica de Valley Children's Pediatric. Hasta el momento, cada control ha revelado que no existen problemas persistentes ni signos de retraso en Bryce, lo que su madre considera muy bueno.
 

Fotografía de Bryce en el estadio de fútbol americano de la Universidad Estatal de Fresno

Bryce disfrutando de un día en el estadio de fútbol americano de la Universidad Estatal de Fresno

"Pudo comenzar el jardín de infantes en el otoño y de forma presencial también", contó Jennifer. "Verlo con sus compañeros de clase, haciendo deporte nuevamente y sonriendo... eso significa todo para mí".