Cuando ganar significa llevar una vida normal: cómo afrontar los trastornos digestivos graves

Braden Plaa tenía 14 años y estaba a punto de morir cuando llegó a Valley Children's, en 2013.

«Su ritmo cardíaco era de 160 y sus órganos estaban dejando de funcionar. Pesaba alrededor de 76 libras», cuenta su madre, Brooke Plaa.

Brooke llevó a Braden al médico y su análisis de sangre reveló que tenía una anemia grave. Entonces, su médico se comunicó de forma urgente con Valley Children's. Braden necesitaba transfusiones de sangre y hierro. Pasó los siguientes ocho días sometiéndose a pruebas, que incluyeron una colonoscopia, una endoscopia y una imagen por resonancia magnética, y recibiendo tratamiento para intentar salvar su vida.

A Braden le diagnosticaron la enfermedad de Crohn, una enfermedad inflamatoria intestinal grave. La enfermedad de Crohn provoca dolor abdominal, diarrea con sangre y pérdida de peso. Aproximadamente la mitad de los niños con esta enfermedad tienen problemas de crecimiento. Otros síntomas son fiebre, anemia, dolores articulares, problemas óseos y retraso en el desarrollo sexual.

Bajo el liderazgo de nuestros gastroenterólogos pediátricos, Valley Children's ofrece una clínica pediátrica especializada para la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, otra forma de enfermedad inflamatoria intestinal. Un equipo médico y de asesoramiento monitorea estas enfermedades devastadoras, brindando tratamientos de vanguardia que van desde inmunodepresores hasta opciones de dietas.

La lucha continúa

Braden recuperó peso, pero su lucha no había terminado. Unos 18 meses después de su diagnóstico, su peso disminuyó a 84 libras y su temperatura llegó a 104 grados.

La enfermedad de Braden volvió a poner en peligro su vida y se le prescribió tratamiento enteral. Ahora, cada noche, Braden debe introducir un pequeño tubo por su nariz, que baja por el esófago y llega hasta su estómago, para ingerir una bebida proteica.

Braden recuperó el peso perdido y su vida se volvió más normal.

«Valley Children's le ha devuelto a Braden su vida. Ha ganado tanto peso que ahora pesa 160 libras», cuenta Brooke.

El año pasado, en la escuela secundaria, Braden jugó al fútbol americano y al béisbol, y obtuvo excelentes calificaciones. Ahora asiste a la Universidad Estatal de Stanislaus, trabaja y entrena un equipo de fútbol americano en una escuela secundaria de Modesto. «Gracias a que su gastroenterólogo no se dio por vencido, Braden tiene una vida maravillosa y un futuro increíble por delante», afirma Brooke.

Líderes en la investigación clínica de enfermedades digestivas

Valley Children's forma parte del registro ImproveCareNow, que evalúa los tratamientos para los pacientes pediátricos con enfermedad inflamatoria intestinal. Los especialistas en gastroenterología del Hospital colaboran con 94 hospitales pediátricos de todo el país para estudiar las tendencias de tratamiento y analizar cómo afectan esos planes los resultados clínicos.

Valley Children's, reconocido en 2021 por U.S. News & World Report como uno de los 50 mejores hospitales de niños en el área de gastroenterología, ha mostrado una mejora significativa en la remisión de sus 350 pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal. Desde que se comenzaron a utilizar los nuevos tratamientos, en 2014, las tasas de remisión aumentaron del 62% al 85%, y se registró un descenso en la tasa de hospitalizaciones.