Valley Children's te está esperando

 

Al principio, la familia Torres pensó que se había perdido cuando comenzó ansiosa el viaje de 70 millas hacia el sur de Ceres con rumbo al Valley Children's Hospital en Madera. De repente, divisaron en el horizonte el gran y colorido campus situado en un campo abierto.

«¡Parecía Disneylandia!», recuerda Gerardo Torres.

Esa vista inspiradora lo ayudó a calmar sus miedos. Gerardo y su esposa, Lydia, acababan de enterarse por su pediatra de que su alegre hija de 13 meses, Beatriz, tenía una masa de gran tamaño en el riñón derecho, y que Valley Children's los estaba esperando.

La masa resultó ser un tumor de Wilms, un raro cáncer de riñón que constituye alrededor del 6% de todos los cánceres infantiles. Los Torres no tardaron en darse cuenta de que el calificado equipo de Valley Children's tenía su misma actitud positiva.  

«Cuando oyes la palabra con ‘c’, se te parte el corazón», contó Lydia, mientras recordaba cómo el Dr. J. Daniel Ozeran, hematólogo y oncólogo pediátrico, le dio las noticias con compasión. «Piensas que no puede ser posible. Uno quiere creer que está en el mejor lugar posible, y lo estábamos».

«Todos eran muy atentos y seguros, y además nos escuchaban», afirmaron Sal y Mary Prieto, los abuelos de Beatriz.

Con un tratamiento rápido y agresivo, el tumor de Wilms se trata con éxito en la mayoría de los niños. Nuestros especialistas en cuidados intensivos pediátricos controlaron la preocupantemente elevada presión arterial de Beatriz, que era causada por su enfermedad, antes de que uno de nuestros cirujanos pediátricos extirpara la masa quirúrgicamente. Tras la cirugía, Beatriz comenzó un plan de tratamiento integral de cinco meses de quimioterapia y radioterapia para eliminar cualquier célula tumoral cancerosa que pudiese haber quedado.

«Beatriz tiene un alma madura; nunca lloró y sonrió en todo momento», contó Lydia, mientras Beatriz reía y daba vueltas con un tutú rosa en su casa. «Ella nos dio fuerzas», agregó Gerardo.

Ahora, con 3 años de edad, Beatriz se somete a pruebas de diagnóstico de imagen y a revisiones periódicas con especialistas en cáncer y nefrología para confirmar que sigue sana. Todos los estudios se realizan en el mismo día en Valley Children's. Un enfermero orientador de oncología ayuda a coordinar estas revisiones. «Sabemos que Valley Children's siempre está disponible para nosotros y les agradecemos de corazón», expresó Lydia, mientras Beatriz la abrazaba con cariño.