En esta sección

Extracción de leche materna para un bebé de alto riesgo

Extracción de leche

Si tiene un bebé de alto riesgo, deberá extraerse leche con regularidad para suministrarle la cantidad suficiente. Muchas madres descubren que pueden responder al esquema de lactancia materna de sus bebés cuando comprenden cómo se produce la leche. Al comienzo, las hormonas desempeñan una función importante en la producción de la leche materna. Después de las primeras 1 o 2 semanas tras el nacimiento del bebé, el suministro de leche materna, ya sea mediante la lactancia materna o la extracción, tiene un efecto más considerable en la cantidad de leche que se produce.

¿Cómo se produce la leche materna?

Con la expulsión de la placenta después del nacimiento del bebé, se produce una rápida disminución de las hormonas que mantenían la gestación, lo que permite que la hormona prolactina se ponga en funcionamiento. Durante el embarazo, la placenta produce hormonas para mantener la gestación. La disminución repentina de estas hormonas, una vez expulsada la placenta, le da a la prolactina la señal para que comience a actuar. La prolactina les indica a las mamas que es hora de empezar a producir grandes cantidades de leche. Una madre siente el efecto de la prolactina cuando la leche «sube», de 3 a 5 días después del nacimiento. En este momento suele aumentar la producción de leche, incluso si el bebé no ha estado lactando bien o con frecuencia. Sin embargo, la lactancia materna o la extracción frecuentes a veces aceleran el proceso de incrementar la producción de leche. En ocasiones, la madre tarda en empezar a producir grandes cantidades.

Producción de leche óptima

La producción continua y prolongada de leche materna depende principalmente de su extracción, por medio de la lactancia o del uso del sacaleches. Cuanto más frecuente sea la extracción y más vacías queden las mamas, más leche producirán. Y viceversa. Cuando la leche se extrae con menos frecuencia o cuando es insuficiente, las mamas reciben la señal de reducir la producción y elaboran una cantidad menor. La extracción de leche tiene lugar cuando un bebé se amamanta eficazmente o cuando la madre se extrae leche con frecuencia para mantener vacías las mamas.

La lactancia materna requiere que el bebé succione de modo eficaz para que pase suficiente leche de la mama a la boca, desde donde la traga. Para succionar, el bebé debe prenderse bien fuerte de la mama y usar las estructuras de su boca para crear la succión intermitente y extraer la leche. Si la succión es adecuada, constituye una señal que le indica al cuerpo de la madre que libere la hormona oxitocina. Al liberar oxitocina, la leche «baja». Este es el término que se emplea para describir el flujo de leche desde las mamas.

Entonces, si el bebé es prematuro o está enfermo y no puede extraer leche con la eficacia suficiente para estimular y mantener la producción, la madre tendrá que extraerse por su cuenta hasta que el pequeño se ponga más fuerte.

Métodos de extracción de leche

Mujer sentada en una silla extrayéndose leche materna con un extractor eléctrico.

La transferencia de la leche materna también puede hacerse por medio de técnicas de extracción. La extracción puede ser manual o con un sacaleches. Para la extracción manual, se comprime el tejido mamario con la mano. Luego se puede recolectar la leche en una cuchara o en un recipiente. También existen los sacaleches o extractores. Algunos son manuales, mientras que otros son eléctricos o funcionan con baterías. La técnica de extracción combinada emplea el masaje de las mamas y la extracción con sacaleches, lo que ayuda a aumentar al máximo la producción de leche de las madres de bebés prematuros.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes