En esta sección

Artritis séptica (artritis infecciosa) en niños

Aspectos generales

La artritis séptica es una infección del líquido de las articulaciones (líquido sinovial) y los tejidos de las articulaciones. Se produce con mayor frecuencia en niños que en adultos. Esta infección por lo general llega a las articulaciones a través del torrente circulatorio. En algunos casos, las articulaciones pueden infectarse debido a una inyección, cirugía o lesión.

Causas

Distintos tipos de bacterias, virus y hongos pueden infectar las articulaciones. Los tipos comunes que pueden causar artritis séptica incluyen:

  • Staphylococcus aureus. Estas son bacterias comunes que suelen provocar infecciones en la piel.
  • Haemophilus influenzae. Estas son bacterias que pueden infectar la laringe, la tráquea y los bronquios.
  • Bacilos gramnegativos. Este es un grupo de bacterias que incluye Escherichia coli (E. coli).
  • Estreptococos. Este es un grupo de bacterias estreptocócicas que pueden producir muchas enfermedades diferentes.

El tipo más común de bacterias que produce artritis séptica es Staphylococcus aureus (estafilococo). También se lo conoce como S. aureus. Estas bacterias pueden ingresar al cuerpo de muchas formas, entre ellas:

  • Una infección que se extiende desde otra parte del cuerpo, como la piel o los genitales
  • Una herida infectada
  • Un hueso roto que atraviesa la piel (fractura expuesta)
  • Un objeto extraño que atraviesa la piel
  • Una lesión que desgarra la piel

Factores de riesgo

La artritis séptica puede ocurrir a pesar de no tener factores de riesgo conocidos. Sin embargo, los niños que tienen una herida abierta en la piel y un sistema inmunitario debilitado pueden tener mayor riesgo. El sistema inmunitario debilitado puede deberse a la presencia de diabetes, enfermedad renal, infección por VIH o cáncer.

Síntomas

Las articulaciones más frecuentemente afectadas por la artritis séptica son la rodilla, la cadera, el hombro, el codo y la muñeca. La mayoría de las veces, solo 1 articulación se ve afectada. Los síntomas pueden variar en cada niño. Los síntomas comunes incluyen:

  • Fiebre
  • Dolor en las articulaciones, generalmente intenso
  • Inflamación de las articulaciones
  • Enrojecimiento en la zona afectada
  • Calor alrededor de la zona afectada
  • Uso limitado de la extremidad afectada, por ejemplo, no querer caminar
  • Proteger la zona afectada para evitar que la toquen o la vean
  • Otros síntomas de enfermedad, como vómitos, dolor de garganta o dolor de cabeza
  • Mal humor (irritabilidad)
  • Pérdida de apetito

Estos síntomas pueden parecerse a los de otras enfermedades. Asegúrese de que su hijo acuda a un profesional sanitario para que le realicen un diagnóstico.

Diagnóstico

El diagnóstico temprano de la artritis séptica es importante. De esta manera, se puede prevenir un daño a largo plazo (permanente) en la articulación. El profesional de la salud de su hijo le preguntará sobre sus antecedentes médicos y le hará un examen físico a su hijo. También se pueden realizar análisis, como los siguientes:

  • Extracción de líquido de las articulaciones. Este análisis se realiza para examinar los glóbulos blancos y las bacterias presentes en el líquido.
  • Análisis de sangre. El objetivo es comprobar si hay bacterias.
  • Pruebas de flema, líquido cefalorraquídeo y análisis de orina. Estas pruebas se realizan para detectar bacterias y encontrar el origen de la infección.
  • Radiografía. En esta prueba, se utiliza una pequeña cantidad de radiación para generar imágenes de los tejidos internos, huesos y órganos del cuerpo.
  • Gammagrafía ósea. En esta prueba de diagnóstico por la imagen, se utiliza una pequeña cantidad de sustancia radiactiva para detectar cambios artrósicos en las articulaciones.
  • Imagen por resonancia magnética. En esta prueba, se utilizan unos imanes grandes y una computadora para generar imágenes detalladas de los órganos y otros tejidos sin utilizar rayos X.
  • Gammagrafías con radionúclidos. En estas pruebas, se utiliza una pequeña cantidad de sustancia radiactiva para examinar los órganos y el flujo de sangre hacia estos órganos.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado de salud general de su niño. También dependerá de la gravedad de la anomalía.

La artritis séptica, por lo general, requiere tratamiento inmediato con antibióticos, si la infección es provocada por bacterias. Esto puede mejorar los síntomas dentro de las 48 horas. Algunas infecciones provocadas por hongos requieren tratamiento con medicamentos antimicóticos. Las infecciones virales no se tratan con medicamentos.

Es posible que se drene el pus de la articulación. La acumulación de pus puede dañar la articulación. El pus se drena con una aguja, con un tubo o mediante cirugía. Otros tratamientos pueden incluir:

  • Medicamentos para el dolor y la fiebre
  • Fisioterapia para mantener la fuerza muscular
  • Una férula en la articulación para aliviar el dolor

Complicaciones

La artritis séptica puede provocar daño articular. Si el cartílago de crecimiento de su hijo se ve afectado, esto puede hacer que los brazos o las piernas no alcancen su longitud total cuando sea adulto. El cartílago de crecimiento es la parte del hueso donde se genera el hueso nuevo. Esta zona del hueso sirve para determinar su longitud final en la adultez. Asegúrese de hacer un seguimiento con el profesional de la salud de su hijo para prevenir problemas a largo plazo.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Avise al profesional de la salud de su hijo si los síntomas del niño empeoran o si aparecen síntomas nuevos.

Puntos claves

  • La artritis séptica es una infección del líquido de las articulaciones (líquido sinovial) y los tejidos de las articulaciones. Se produce con mayor frecuencia en niños que en adultos.
  • Distintos tipos de bacterias, virus y hongos pueden infectar las articulaciones.
  • Los síntomas incluyen: fiebre, dolor en las articulaciones, inflamación, enrojecimiento y calor.
  • Si la infección es provocada por bacterias, se requiere tratamiento rápido con antibióticos para prevenir el riesgo de daño articular.
  • Otros tratamientos incluyen: medicamentos para el dolor y la fiebre, drenar la articulación, fisioterapia y férulas.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la consulta, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudios nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.

                                                   

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes