Osteomielitis en los niños

Aspectos generales

La osteomielitis aguda es una infección del hueso. Se desarrolla en poco tiempo, por lo general en alrededor de 2 semanas. En los niños, la osteomielitis es más frecuente en los huesos largos de los brazos y las piernas. Sin embargo, puede afectar cualquier hueso del cuerpo y presentarse en niños de cualquier edad. Casi la mitad de las veces, se observa en niños de menos de 5 años.

Causas

Las osteomielitis se produce cuando una infección bacteriana de otra parte del cuerpo se extiende al hueso. En los niños, una causa frecuente es una infección en la sangre. Esto se debe a que los huesos de un niño en desarrollo reciben un mayor suministro de sangre, lo que facilita el ingreso de la bacteria en el hueso. Una infección de un tejido blando o de una herida cercanos también puede causar osteomielitis.

En los niños, la bacteria que causa osteomielitis con más frecuencia es Staphylococcus aureus.

Síntomas

Estos son síntomas comunes de la osteomielitis:

  • Fiebre
  • Irritabilidad o malestar
  • Cansancio
  • En la zona del hueso infectado, puede presentarse lo siguiente:
    • Dolor temporario o persistente
    • Incapacidad de usar el brazo, la pierna o la parte del cuerpo afectados
    • Hinchazón
    • Enrojecimiento

Pida atención médica de inmediato si cree que su hijo tiene osteomielitis. Algunos de estos síntomas pueden ser causados por otros problemas de salud. Consulte siempre con el profesional de la salud que atiende a su hijo para que haga un diagnóstico.

Diagnóstico

La aparición repentina de síntomas y el examen físico son claves para diagnosticar la osteomielitis.

Es posible que a su hijo le realicen las siguientes pruebas:

  • Hemocultivo. Se estudia una muestra para detectar bacterias.
  • Análisis de sangre. Algunos resultados anormales indican que hay una infección en el cuerpo.
  • Pruebas de diagnóstico por la imagen. Se pueden hacer radiografías, una gammagrafía ósea y una imagen por resonancia magnética.
  • Biopsia de hueso. Se toma una muestra de hueso y se estudia para detectar bacterias.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado de salud general de su niño. También dependerá de la gravedad de la anomalía.

Es probable que a su hijo lo atienda un especialista o varios. Le administrarán antibióticos primero por vía intravenosa. Recibirá los medicamentos de esta forma al menos por unos días. En algunos casos, deben mantenerse durante algunas semanas. Luego, se suele continuar con antibióticos por vía oral (por boca) durante varias semanas. También se le administrará otro tratamiento para aliviar el dolor. A veces es necesario hacer una cirugía para retirar el tejido infectado, pero es poco común en los niños.

Complicaciones

La mayoría de las veces, los antibióticos eliminan la infección. A veces persiste o se hace crónica, pero no es común en los niños.

Cuándo se debe llamar al profesional de la salud

Llame al profesional de la salud de su hijo si este presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más (o la temperatura que le indique el profesional de la salud)
  • Irritabilidad o malestar
  • Cansancio

También debe llamar al profesional de la salud si su hijo tiene algunos de los siguientes síntomas en la zona de la infección:

  • Dolor temporario o persistente
  • Incapacidad de usar la parte del cuerpo afectada
  • Hinchazón
  • Enrojecimiento

Puntos claves

  • La osteomielitis es una infección del hueso.
  • En los niños, es más frecuente en los huesos largos.
  • En los niños, se produce principalmente por una infección en la sangre.
  • Se usan antibióticos para tratarla.
  • En raras ocasiones, se necesita cirugía.

Próximos pasos

Recomendaciones para aprovechar al máximo la consulta con el profesional de la salud:

  • Conozca el motivo de la consulta y defina su objetivo.
  • Antes de la consulta, anote las preguntas que desea hacerle al profesional de la salud.
  • Durante la visita, anote el nombre de cualquier diagnóstico, medicamento, tratamiento o estudio nuevos. También anote las nuevas instrucciones que le dé el profesional de la salud.
  • Pregunte por qué se le receta a su hijo cada nuevo medicamento o tratamiento y cómo lo ayudará. También conozca los efectos secundarios.
  • Pregunte si la anomalía de su hijo se puede tratar de alguna otra manera.
  • Pregunte por qué se recomienda determinado estudio o procedimiento y qué podrían significar los resultados.
  • Tenga claro lo que puede ocurrir si su hijo no toma los medicamentos o no se somete a las pruebas ni a los procedimientos.
  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de la consulta.
  • Consulte cómo puede comunicarse con el profesional de la salud fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga dudas o necesite asesoramiento.