En esta sección

Tipos de pruebas de audición para bebés y niños

Tipos de pruebas de audición para bebés y niños

¿Cuáles son los distintos tipos de pruebas de audición?

Como parte de la evaluacion de audición, el profesional de la salud de su hijo recabará sus antecedentes médicos completos y lo examinará. Además, existen muchos tipos distintos de pruebas de audición. Algunas de ellas pueden usarse en niños de cualquier edad. Otras se usan según la edad y el nivel de comprensión de su hijo.

Pruebas de audición para un bebé recién nacido

Hay 2 tipos princiales de métodos de detección de la audición para recién nacidos. Pueden usarse juntos o por separado:

  • Emisiones otoacústicas evocadas. Una prueba en la que se coloca un tapón flexible muy pequeño en el oído del bebé. Se transmiten sonidos por el tapón. Un micrófono colocado en el tapón registra las respuestas (emisiones) otoacústicas del oído normal como reacción a los sonidos. En un bebé con hipoacusia no hay emisiones. Esta prueba es indolora y suele llevar pocos minutos. Se hace mientras el bebé está dormido.

  • Respuesta auditiva del tronco encefálico. Es una prueba que utiliza cables (electrodos) adheridos al cuero cabelludo del bebé con adhesivo. Mientras el bebé duerme, se hacen chasquidos a través de auriculares diminutos colocados en los oídos del bebé. La prueba mide la actividad cerebral como respuesta a los sonidos. Al igual que las emisones otoacústicas evocadas, esta es una prueba indolora y solo lleva unos minutos.

Si las pruebas de detección determinan que su hijo tiene hipoacusia, se necesitarán más estudios. En los bebés, la hipoacusia debería identificarse antes de los 3 meses de edad. Luego, el tratamiento podrá comenzar antes de que el bebé cumpla los 6 meses, un momento importante para el desarrollo del habla y del lenguaje.

Pruebas de audición para un bebé

La evaluación de la audición de los bebés puede incluir las pruebas de emisiones otoacústicas evocadas y respuesta auditiva del tronco encefálico que explicamos más arriba. También puede usarse esta prueba:

  • Audiometría conductual. Es una prueba de detección usada en bebés para observar su comportamiento en respuesta a determinados sonidos. Puede que se necesiten más pruebas.

Pruebas de audición para un niño pequeño

La evaluación de la audición de los niños pequeños puede incluir las pruebas mencionadas anteriormente, además de estas:

  • Audiometría por juego. Es una prueba que utiliza una máquina eléctrica para enviar sonidos a distintos volúmenes y tonos al interior de los oídos de su hijo. El niño suele usar un tipo de auriculares. Esta prueba se modifica ligeramente para el grupo etario del niño pequeño y se transforma en un juego. Se le pide al niño pequeño que haga algo con un juguete (como tocarlo o moverlo) cada vez que escucha un sonido. Esta prueba depende de la cooperación del niño, lo cual no siempre es posible.

  • Audiometría por refuerzo visual. En esta prueba, se le enseña al niño a mirar hacia la fuente de un sonido. Cuando el niño responde correctamente, es recompensado con un refuerzo visual. Esto puede ser un juguete que se mueve o una luz que se enciende y apaga. Esta prueba se hace mayormente con niños de entre 6 meses y 2 años de edad.

Pruebas de audición para niños mayores

Una evaluación de la audición de niños más grandes, de 3 a 4 años, puede incluir las pruebas ya mencionadas, junto con estas:

  • Audiometría de tonos puros. Esta prueba utiliza una máquina eléctrica para hacer sonidos a distintos volúmenes y tonos en el interior de los oídos de su hijo. El niño suele usar un tipo de auriculares. A esta edad, simplemente se le pide al niño que responda de alguna manera cuando escucha el tono en el auricular.

  • Timpanometría (audiometria de impedancia). Esta prueba puede realizarse en la mayoría de los consultorios de profesionales de la salud para ayudar a determinar cómo está funcionando el oído medio. No indica si el niño escucha o no, pero ayuda a encontrar cambios de presión en el oído medio. Esta es una prueba difícil de realizar en los niños más pequeños porque es necesario que se sienten muy quietos y que no lloren, no hablen y no se muevan.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes