Volver al blog

Atención especializada con mucho corazón: historia de la cirugía cardíaca pediátrica

Publicado el 15 de febrero de 2022

Llegué al viejo Valley Children's Hospital del centro de Fresno hace más de cuarenta años, emocionado por la perspectiva de una carrera plena en el científicamente fascinante, emocionalmente gratificante y (en ese momento) relativamente nuevo campo de la cardiología pediátrica. Me di cuenta entonces de que nuestros servicios de cardiología eran sobresalientes. A pesar de nuestro modesto tamaño y del entorno rural de California, muy pronto incorporamos tecnología cardíaca y sumamos experiencia clínica. 

Algunos podrían suponer que nuestro moderno Willson Heart Center simplemente evolucionó de manera espontánea hasta alcanzar su actual estado de excelencia. Pero hay una larga y extraordinaria historia, cuyo comienzo se remonta a 1955, que involucra a voluntarios solidarios, profesionales dedicados y una trayectoria ascendente en materia de tecnología, y que ahora nos permite brindar la mejor atención cardiológica disponible aquí mismo, en nuestro propio vecindario.
 

El Dr. Prochazka en el laboratorio de cateterismo
 

Tenga en cuenta que la primera cirugía a corazón abierto del mundo se realizó en 1952 en la Universidad de Minnesota, el mismo año en que se inauguró Valley Children's. Solo tres años más tarde, en 1955, el Dr. Byron Evans y el equipo de cardiología original de Valley Children's realizaron los primeros procedimientos en vasos sanguíneos fuera del corazón.

En 1958, se realizó una reparación exitosa de comunicación interauricular, una comunicación anormal entre las cavidades superiores del corazón.

En los años siguientes, el dedicado equipo de Valley Children's continuó adquiriendo la tecnología necesaria para mantener la excelencia en atención cardiológica. Considere estos hitos:

  • En 1958, se inauguró nuestro primer laboratorio de cateterismo cardíaco, donde se obtenían imágenes del corazón mediante un cambiador de casetes con películas radiográficas, que rápida (y ruidosamente) captaba el flujo de sangre del corazón para detectar defectos (compare esta primera técnica con los videos de radiografías electrónicas de alta resolución de hoy).
  • En 1959, se compró el oxigenador de pantalla vertical Kay Anderson. Se reunieron equipos para hacer numerosas pruebas de práctica con las nuevas técnicas para realizar un bypass cardíaco. En 1960, se realizaron las primeras cirugías a corazón abierto con nuestras nuevas capacidades tecnológicas para bypass cardiopulmonar.
  • La década de 1970 aportó los mayores avances a mi carrera en lo que respecta al diagnóstico de defectos cardíacos. Con la llegada de la ecografía cardíaca, también conocida como «ecocardiograma», pudimos ver las primeras imágenes del corazón de un bebé. Valley Children's se convirtió en el primer laboratorio de ecocardiogramas pediátricos en obtener la certificación en América del Norte. Anteriormente, las imágenes eran borrosas, y la posibilidad de visualización era acotada en comparación con la tecnología 3D de la actualidad, que muestra la estructura y la función del corazón con una nitidez asombrosa.
  • También en la década de 1970, Valley Children's inauguró el Laboratorio de Ejercicios Metabólicos y Rendimiento Humano para niños, que ayudó al equipo de atención a entender mejor la función del corazón y del aparato circulatorio, no solo cuando un niño estaba en reposo, sino también durante el ejercicio intenso.
  • La década de 1970 también trajo el nuevo campo del cateterismo pediátrico intervencionista a Valley Children's. Ahora es posible, e incluso se realiza como procedimiento de rutina, reparar determinados defectos cardíacos congénitos sin una cirugía a corazón abierto, usando técnicas de cateterismo. Esto significa que no hay incisión ni cicatriz en el pecho, no hay necesidad de detener el corazón para usar un bypass cardiopulmonar, no se hace transfusión de sangre, y la hospitalización es más corta y la recuperación es rápida. Valley Children's fue pionero en la realización de estos procedimientos en niños en el centro de California. 
  • Más recientemente, con la ayuda de nuestras asociaciones de Valley Children's, aceptamos el desafío de pasar a nuestros pacientes adolescentes a la atención centrada en los adultos. Gracias a los infinitos avances médicos y quirúrgicos, cada vez son más los niños con enfermedades complejas que llegan a la edad adulta y necesitan cuidados de por vida. Para cubrir esta necesidad, Valley Children's Healthcare ha desarrollado un programa para enfermedades cardíacas congénitas en adultos cuyo personal incluye educadores de enfermería capacitados y especialistas en enfermedades cardíacas congénitas en adultos certificados en medicina interna. 

Las capacidades del Willson Heart Center se fueron extendiendo a medida que toda la red de Valley Children's Healthcare iba creciendo para llegar a todos los niños en nuestra área de servicio. En tan solo 65 años, hemos pasado de ser un pequeño hospital con una gran misión a una de las mayores redes de atención sanitaria pediátrica del país. Podemos ofrecer al Valle Central acceso a todas las subespecializaciones pediátricas, en varias clínicas de extensión y mediante telemedicina. 

Hemos avanzado tanto que hoy contamos con unidades de cuidados intensivos neonatales y pediátricos premiadas, y nuestra trayectoria en lo que respecta a la prestación de atención segura está entre las mejores del país. En los muchos años que llevo en Valley Children's, he visto en persona nuestro asombroso crecimiento en el cumplimiento de nuestra sagrada misión. 

En un mundo problemático, todos podemos estar orgullosos de estos poderosos logros colectivos, que representan lo mejor que podemos ofrecer a los niños del Valle.

 

Por James V. Prochazka, MD, FAAP, FACC
Cardiología pediátrica, Valley Children's Willson Heart Center