En esta sección

Obstrucción de las vías respiratorias: Prevención

Dado que la mayoría de los accidentes de estrangulamiento, atragantamiento y asfixia en niños ocurren en el hogar, es aconsejable que los padres acondicionen su casa para que sea segura para sus hijos. Otra medida preventiva es aprender reanimación cardiopulmonar y primeros auxilios para bebés y niños antes de que haya un accidente. Otros consejos para la prevención son:

  • Siempre supervise a los niños pequeños cuando estén comiendo. Asegúrese de que estén sentados cuando tengan alimento en la boca. No permita que corran o caminen mientras comen.

  • Mantenga todos los objetos pequeños que impliquen peligro de asfixia fuera del alcance de los niños. Revise debajo de sus muebles y entre los almohadones de los asientos en busca de elementos que supongan un peligro de asfixia. Por ejemplo, monedas, canicas, baterías de relojes, botones y capuchones de bolígrafos o marcadores.

  • Considere comprar un probador de piezas pequeñas para ayudar a determinar qué objetos implican un peligro de asfixia.

  • Asegúrese de que su hijo juegue con juguetes adecuados para su edad.

  • Revise los juguetes con regularidad para detectar daños.

  • Tenga en cuenta que los alimentos son responsables de más de la mitad de las obstrucciones de las vías respiratorias. Mantenga los siguientes alimentos alejados de los niños menores 4 años:

    • Perritos calientes

    • Frutos secos y semillas

    • Trozos de carne o queso

    • Uvas enteras

    • Caramelos duros o de textura pegajosa

    • Palomitas de maíz

    • Trozos de mantequilla de maní

    • Trozos de vegetales crudos

    • Goma de mascar

  • Retire los cordones ajustables de las capuchas y los cuellos de la ropa de los niños pequeños.

  • No permita que los niños lleven collares, bolsos, bufandas o ropa con cordones regulables en las áreas de juegos infantiles.

  • Ate o corte todos los cordones ajustables de las persianas y cortinas de las ventanas.

  • No cuelgue nada sobre la cuna que tenga cordones o cintas de más de 7 pulgadas.

  • No permita que los niños menores de 6 años duerman en la cama superior de las literas. Pueden estrangularse o ahogarse si se caen.

  • No permita que su hijo juegue con pufs que contengan bolitas de espuma pequeñas. Si el puf se rasga, su hijo puede inhalar las bolitas y atragantarse.

  • No permita que los niños pequeños jueguen con juguetes que disparen. Una flecha, dardo o bolita puede representar un peligro de asfixia si se dispara a la boca de un niño.

  • Recuerde descartar cualquier plástico en el que venga envuelto un juguete. Un niño pequeño puede ahogarse con un envoltorio de plástico.

Los bebés y el sueño

Los bebés deben ser recostados boca arriba en sus cunas para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante. Recostar a los bebés boca arriba también puede reducir la probabilidad de asfixia. Esto se debe a que al principio los bebés pueden tener dificultades para levantar la cabeza si están boca abajo. La cuna debe estar hecha de conformidad con los estándares de seguridad nacionales, con un colchón firme y plano. No coloque ropa de cama blanda, juguetes u otros productos blandos, almohadas ni cobertores en la cuna con un bebé.

Cómo reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante y otras muertes relacionadas con el sueño

Las siguientes son recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante y las muertes relacionadas con el sueño desde el nacimiento hasta la edad de 1 año:

  • Asegúrese de que su bebé esté vacunado. Un bebé que cuenta con todas las vacunas puede tener menos riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante.

  • Amamante a su bebé. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda darle a un bebé solo leche materna durante por lo menos 6 meses.

  • Recueste a su bebé boca arriba cada vez que duerma o tome siestas hasta que tenga 1 año. Esto puede reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, aspiración y asfixia. Nunca coloque a su bebé de costado o boca abajo para dormir o tomar siestas. Si su bebé está despierto, permita que pase tiempo boca abajo siempre que usted lo esté supervisando, para reducir las probabilidades de que su cabeza quede plana.

  • Siempre hable con el profesional de la salud de su bebé antes de elevar la cabecera de la cuna si a su bebé le han diagnosticado reflujo gastroesofágico (acidez).

  • Ofrézcale a su bebé un chupete para dormir o tomar siestas, si no lo amamanta. Si lo amamanta, retrase la introducción de un chupete hasta que la lactancia materna se haya afianzado.

  • Use un colchón firme (cubierto por una sábana bien ajustada) para evitar los huecos entre el colchón y los lados de una cuna, corralito o moisés. Esto puede reducir el riesgo de aprisionamiento, ahogo y síndrome de muerte súbita del lactante.

  • Comparta su habitación, en lugar de su cama, con su bebé. Colocar a su bebé en la cama con usted aumenta el riesgo de estrangulamiento, ahogo, aprisionamiento y síndrome de muerte súbita del lactante. No se recomienda compartir la cama en el caso de gemelos o más hermanos. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los bebés duerman en la misma habitación que sus padres, cerca de la cama de estos, pero en una cama o cuna separada adecuada para bebés. Esta disposición para dormir se recomienda, en lo posible, para el primer año del bebé, pero debería mantenerse al menos durante los primeros 6 meses.

  • No recurra a asientos para bebés, asientos para autos, carritos, portabebés y columpios para bebé para que su hijo duerma habitualmente o tome las siestas diarias. Estos pueden obstruirle las vías respiratorias o provocarle asfixia.

  • No coloque al bebé sobre un sofá o sillón para dormir. Dormir en un sofá o sillón lo expondrá a un riesgo más alto de muerte, lo que incluye el síndrome de muerte súbita del lactante.

  • No consuma drogas ilícitas ni alcohol, y no fume durante el embarazo ni después del nacimiento. Mantenga a su bebé alejado de otras personas que estén fumando y de áreas donde otras personas fumen.

  • No envuelva o abrigue en exceso a su bebé ni le cubra la cara o la cabeza. Esto evitará que tenga demasiado calor, lo que reduce el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante.

  • Asegúrese que los listones de la cuna de su bebé no tengan una separación de más de 2-3/8 pulgadas para que no quepa entre ellos.

  • No ponga ropa de cama suelta ni objetos blandos (almohadillas protectoras acolchadas, almohadas, cobertores, mantas) en la cuna o moisés de un bebé para ayudar a prevenir el ahogo, estrangulamiento, aprisionamiento o síndrome de muerte súbita del lactante.

  • No use monitores cardiorrespiratorios para uso hogareño ni dispositivos comerciales (cuñas, posicionadores y colchones especiales) para ayudar a reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante y otros tipos de muertes relacionadas con el sueño.

  • Siempre coloque las cunas, moisés y corralitos en áreas sin peligros (donde no haya cordones, cables o cortinas que cuelgan) para reducir el riesgo de estrangulamiento.

Todos tienen una historia

Ver todas las historias de los pacientes